martes, 6 de diciembre de 2016

EN EL PUENTE DE LA CONSTITUCIÓN

EN EL  PUENTE DE LA CONSTITUCIÓN


          El  mes de diciembre se presenta como un mes repleto de reflexión, que culmina al escuchar las campanadas y comerse las doce uvas de final de año. Comienza con el puente de la Constitución y de la Inmaculada y, si se hicieran encuestas entre toda la población española, de seguro que la mayoría de los ciudadanos nombrarían este puente- con arcos de muchos años de acueducto- como el puente de la Constitución. Y en este tiempo que corre más que el AVE, ya nadie se acuerda de las famosas Vísperas de la Noche de la Inmaculada, cuando en los últimos decenios del siglo XX, todavía se celebraban grandes concentraciones marianas en muchas ciudades de España. Ya no corren los tiempos en los que se juraba por la el dogma de la Inmaculada Concepción, sino que, al revés, la sociedad es mucho más laica y la confesionalidad ha mermado en calidad y cualidad atendiendo a los distintos credos que practican libremente los ciudadanos.    Sirva de ejemplo aquellas efemérides que reunían a todos lo sectores estudiantiles de la Universidad de Granada en torno a la Inmaculada del Triunfo, y que acaba como los rosarios de la Aurora, a porrazos y luchas entre la policía y los fogosos estudiantes, que aprovechaban la ocasión para protestar contra los últimos hálitos del régimen dictatorial. Hoy, la fiesta se ha hecho más oficial y ha quedado reducida a la conmemoración del Día de la Constitución en las Cortes Españolas y en los salones de las subdelegaciones del Gobierno de España. A lo más, los escolares realizan algunos dibujos dentro de sus tareas programatorias, se adelantan actos políticos para los días anteriores al seis de diciembre,  y ese espíritu que imbuyó un cambio esencial en la vida política española ha quedado como una fecha festiva y lúdica más que el reconocimiento del advenimiento de la democracia.  Con todos los defectos, desviaciones , inconcreciones, e incumplimientos que están por venir.
Y la cosa pública, sin embargo, radica en  que todo el mundo habla de la constitución: de su reforma, de su sustitución , de periodos constituyentes, de referéndum, de miles de propuestas inconcretas que ninguna levanta el afecto, el apego y el seguimiento popular. Queda reservada al alambique de la gestión política y de sus gestores, porque no hay un consenso básico entre todos los sectores de la sociedad ni  se comparte un deseo de acuerdo entre  las diferentes partes.
          Es verdad que la crisis hizo añicos muchos artículos de esta norma fundamental de convivencia, esta ley de leyes,  con las que creíamos que habíamos descubierto el bálsamo de Fierabrás. Y luego, a muchos sectores de la población se le derrumbó como un  castillo de naipes. Simplemente, al verse sin empleo, sufriendo los recortes salariales más inauditos ( ya nadie habla de los mileUristas, porque se dan con un canto de los dientes los que llegan a este salario o firman un contrato de cuarenta horas semanales), considera el articulado de la Carta Magna un simple papel mojado. Y no queda solamente en este aspecto básico, sino que se prolonga su desánimos cuando analiza su relación con la vivienda (las fuertes hipotecas, que sufre; los desahucios de sus vecinos; los ninis; los sin techo...), la pobreza, la hospitalidad de los emigrantes, la fuga de cerebros, la división territorial de España  sin visos de solidaridad y convertida en juego de intereses económicos, ...Por eso me viene a cuento unas palabras de Thomas S.Khum, un historiador de la ciencia que afirmaba: " que un cambio del paradigma científico obliga a reconstruir el discurso epistemológico para explicar las anomalías que el modelo anterior ya no es capaz de justificar. Estamos inmersos en un cambio de época en el que nuevo paradigma aún en construcción  obliga replantear las políticas y escatologías  (...) No se trata de sólo de realizar el esfuerzo hermenéutico de intentar explicarnos lo que está aconteciendo, sino  el reto escatopráxico de construir  los que queremos que acontezca. Que la historia avanza es una evidencia. Que progrese a favor de los últimos depende, entre otras cosas, de nuestras políticas y muestras escatologías".

O dicho en roman paladino, obras son amores y no buenas razones. Esta es la primera reflexión del mes último de año.  .          

EN EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN UNA PROPUESTA DE LA ADMINISTRACIÓN LOCAL DE ALCALÁ LA REAL.

Es un documento interesante, que se remonta nada menos a una acta del ayuntamiento del 25 de mayor del año 1821, sobre la división territorial del municipio, se nos ofrecen las demarcaciones y distritos de nuestro pueblo junto con su organización administrativa y política. El ayuntamiento estaba gobernado por los liberales, que por primera vez  ocuparon el poder municipal tras  muchos años de  gobierno en manos de los regidores vitalicios, incluso se iniciaba una regeneración del sistema electoral por medio de las bases que se aprobaron en la Constitución de Cádiz del 1812. A lo largo de los tres años, se observa que aparecen otros apellidos en la vida municipal como cargos públicos, incluso son muy significativos los acuerdos dimanados del Jefe Político Gobierno Político,  del Intendente Interino y de la Diputación de Jaén, que tratan de superar la España del Antiguo Régimen.

Pero, los miembros y sus obras los dejamos para otra ocasión. Ahora, nos vamos a centrar en  el acuerdo del acta.  Decía así:

El ayuntamiento considerando de  la mayor utilidad y sosiego de este vecindario el nombramiento de Alcaldes de Barrio, que celen y cuiden de los respectivos partidos, que se  les asignen, acuerda dividir el Pueblo en cinco partidos:

-Primero: de la calle Tejuela, Antigua, Écija, Antón Alcalá, Gaña, Parras, Rosa, Espinosa y Juego Pelota. Lo que hoy día sería el barrio de la Tejuela.

Segundo, Pintor , Zalamea, Pajarejos, Juan Jiménez, Utrilla, Marines, Monjas, Pastores, Fuente Nueva y Llanillo. Lo que sería barrio dl centro  y Cruces-

Tercero Capuchinos, Peste, Lecheros, Caños, Veracruz, y su callejuela, Pradillo, Caridad, Bordador y Braceros.  Lo que sería el barrio del Ayuntamiento.

Cuarto San Blas, La Cava. , Escalerillas. Pozuelo, Mazuelos, Mesones, Trinidad, Luque, Llana, Rosario y Mediano. 

Lo  que sería el barrio de san Juan.

Quinto. Real, san Francisco y su callejón. Ancha, Yedra, Llanete el Conde, Moros, Barrero, Campo, Oteros, Pedro Alba y Mesa.
Lo que sería Consolación

El resto de los distritos se correspondía con las aldeas actuales, salvo Villalobos y Las Peñas.

            Generalmente, los alcaldes de barrio eran hombres de confianza de los liberales que gobernaban el ayuntamiento con apellidos nuevos como Medina, Carrillo, Ortega, Coello frente a los tradicionales de Aranda,  Fernández de Moya, Utrilla...
            En un acto oficial se le daba la credencial y un documento con las atribuciones a las que se comprometían a cumplir.
            Era una manera de acercar la administración a los barrios, pues servían de enlace de la información municipal, de recoger las peticiones de los vecinos, tenían algunos poderes de policía, de representación del alcalde etc., lo que hoy podría ser los  tenientes de alcaldes y delegados municipales. Siempre, en el cabildo procuró que no estuviera alejado el pueblo de  su gobierno, sobre todo en los gobiernos de los liberales, y posteriormente en el periodo republicano.










lunes, 5 de diciembre de 2016

CONSTITUCIONES DE LA HERMANDAD DESL SEÑOR SAN JUAN Y DE LA LIMPIA CONCEPCIÓN



Legajo suelto,
Procedencia de la donación de Alfonso Calonje.
31 cm. por 22 cm.
Buen estado de conservación.
Museo de la Iglesia de san Juan





El presente documento contiene las constituciones de la Hermanad del Señor San Juan en la iglesia de San Juan Bautista de Alcalá la Real. Sus fundadores fueron Antón de León, Ana Rodríguez, José Pérez de Moya, Bartolomé de León, Francisco de Pineda Mesía, Hernán Pérez de Villar, Bartolomé de Valdivia y el corregidor Pedro Enríquez de Baldeolomar juntamente con sus esposas.
Curiosamente, aunque la fiesta principal radicaba en la celebración de la Degollación de san Juan Bautista en los primeros meses de agosto, no se debe olvidar el artículo quinto referido a la festividad de la Limpia Concepción.
Han de ser obligados todos los cofrades de esta cofradía a hallarse presentes a las vísperas, procesión y misa mayor del día de la Natividad del señor San Juan Baptista, llevando cera encendida si la Cofradía la tuviere, y ansí mismo se han de hallar presentes a las Vísperas y misa Mayor de la Degollación de san Juan Baptista que es el mes de agosto como queda dicho, y ansí mismo se han de hallar presentes en las fiestas, Vísperas y misa mayor de la Limpia Concepción de Nuestra Señora en el día de cada un año que se celebra esta fiesta en la dicha ermita del Señor san Juan”.
En los mismos términos se hace referencia a la unificación de ambas cofradías: “se an de escribir en el dicho libro todas las personas que quisieren ser cofrades de la dicha hermandad y cofradía el señor San Juan, los quales todos lo han de ser también de la cofradía de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, que tiene su capilla en la ermita del Señor San Juan, la cual con licencia del Señor Abad se ha de agregar con esta dicha cofradía, para que sea uno y los hermanos y cofrades tengan a su cargo el servicio de ambas”
Predominaban en esta cofradía las acciones caritativas de asistencia a los entierros y la limosna a los presos y pobres, las obras de construcción de la iglesia de San Juan “ está muy parada y techada de caña y con la decencia, la cual es razón”, la adquisición de un estandarte blanco para san Juan y la imagen de la degollación para su templo.
Por documentos relacionados con esta cofradía se sabe que estaba relacionaba con la basílica de San Juan de Letrán, donde se ganaban las indulgencias por medio de bulas papales.
El documento se encuentra en muy buen estado, con la primera página dedicada a los fundadores de la hermandad, y el siguiente texto con letra capital de oro y algunos caracteres en rojo desarrolla las treces constituciones aprobadas por el abad don Alonso de Mendoza el 16 de marzo de 1612



SE RECRUDECIERON LOS CONFLICTOS EN 1933


Pero la solución del paro no llegó a ninguna aldea que, por este tiempo, cerraba el entramado de organizaciones obreras[1]. Una de las primeras que inició el conflicto fue la aldea de Charilla, donde el veinticuatro de marzo, porque tuvo que acudir la comisión de Paro para arreglar el conflicto. Peor todavía, continuaron estos en otras aldeas: en La Rábita. la Sociedad Obrera denunció  algunas situaciones que rozaban el borde de la legalidad a la hora de pagar al tope hasta tal punto que  la situación conflictiva  llegó a prolongarse hasta el 26 de noviembre cuando se aprobaron dos actas de conciliación y se zanjó el pleito con la intervención de la Guardia Civil; en  la  Rivera Baja[2], para paliar la huelga convocada, la comisión municipal de Policía Rural tuvo que acudir por el mes de abril  obligada por el gobernador civil ante las denuncias  de los obreros; incluso, se obligó a pagar las multas por apremio ante la orden del Jurado Mixto de Martos y ocasionada por  el incumplimiento de bases, aún más, el juez de Instrucción obligó a que se cumpliera los turnos a la hora de contratación.
Un nuevo ángulo se derivó del conflicto sociolaboral, porque los ataques ya no se dirigían contra los patronos, sino con los alcaldes pedáneos de algunas aldeas, que cometían todo tipo de tropelías en la selección arbitraria de los obreros,  como aconteció en el mes de abril  en las Grageras y La Rábita donde los patronos sacaron menos obreros que los fijados por los acuerdos. Un mes después,  en Santa Ana, donde los patronos  llegaron reclamar la presencia de la Guardia Civil, pues ni el alcalde pedáneo podía poner orden en la aldea enfrentado a los socialistas ni  los patronos se sometían a las bases establecidas. Esta no fue la única queja de este mes, sino que la S. O.  La Espiga Floreciente o las aldeas de la Rábita,  Grageras, Charilla, Ribera Alta y   Ribera Baja acudieron al Gobernador Civil para denunciar la misma situación en el incumplimiento de las bases de trabajo[3].   Y curiosamente, en medio de este clima conflictivo, todavía los obreros continuaban a acercándose a Frías como valedor ante la corporación para que presentara demandas de trabajo en el laboreo forzoso. Así se lo sugería al alcalde en  mayo de 1933, planteándole denuncias y protestas porque se sacaban de la Bolsa de Trabajo a gente con yuntas en detrimento de los más menesterosos.[4].  De su prestigio y autoridad se deducía que el propio alcalde lo recibía junto con el presidente de la Casa del Pueblo Francisco García Robles. 
Además, los obreros industriales comenzaron a sensibilizarse de sus derechos laborales y comenzaron a presentar demandas a los patronos de las fábricas textiles y agropecuarias[5]. Así, el gobernador Civil obligó a la fábrica de harinas La Trinidad  a cumplir jornada laboral; en el ramo del textil, la fábrica “Santa Casilda” de Francisco Serrano recibió algunas denuncias por las representantes de las mujeres tejedoras (Esta fábrica de tejidos estaba especializada en driles, satenes, vichí y todo lo concerniente a tejidos de algodón.), También Francisco Serrano recibió denuncias en la fábrica de aceite de Fuente Álamo). Otros patronos denunciados fueron  algunos almacenistas   y  fábrica de aceite

 de  Alcalá.


[1]  Eligieron nuevas juntas la de Los Productores de la  Ribera baja (Presidente Matías Palomino Baltanás, José garcía Jiménez, Domingo Sánchez Blanco, Aquilino Moral González Domingo López, Amaro Román Francisco Esteo Anguita). El siete de marzo S.O. Los humildes del Trabajo de Charilla, Antonio Cano Díaz, Julián Pérez Ibáñez, Miguel Díaz Cano, Ezequiel Pérez García, Serapio Barrio Álvarez, Antonio González García, José Frías Cano, Antonio Cano Díaz; la S.O. Unión y defensa de Alcalá la Real con Antonio López Expósito como presidente, Esteban Aragón Gómez, Juan Fernández Álvarez, José Cano Sánchez, José López Expósito, Manuel Serrano López Bernardo Alba y José Palacio  Francisco Garrido Cano, José López Esteo, Antonio González
[2] AMAR. El día 26 de mayo se presentó el reglamento de la S.O. Los productores de la Ribera Baja. Se mantenía el Faro de la Verdad de la Rábita.

domingo, 4 de diciembre de 2016

DIARIO DEL RUTERO DE CÁSTULO Y LINARES.

Ronco y mermado de palabra, acudí con un autobús repleto de personas a las ocho y treinta de la mañana. Eran amigos, simpatizantes y compañeros de la agrupación socialista. Con lluvia viajamos y con lluvia regresamos. En El Cordobés, tomamos la torta de Charilla y el arresoli ruteño. Luego divisamos, el castillo de Baños, y volviendo por la autovía y circunvalación de Linares, casi sin darnos cuenta estábamos en Cástulo, nos esperaba el director del Museo, ( no tiene palabras para agradcer  la dedicación y la docencia de Marcelo Castro López). Presentación  audiovisual y con tres puntos, historia, arqueología y conocimiento de esta gran ciudad iberoromana, visigoda y musulmana.

Prolegómenos: Murallas, cementerio y muralla.
PRIMER punto. Cerro de la Acrópolis y Torre púnica trasformada en templo romano. Del mundo íbero, a la guerra púnica. La victoria Romana, en los textos e historia de Tito Livio.] eodem anno in Hispania uarie res gestae. nam priusquam Romani amnem Hiberum transirent, ingentes copias Hispanorum Mago et Hasdrubal fuderunt; defecissetque ab Romanis ulterior Hispania, ni P. Cornelius raptim traducto exercitu Hiberum dubiis sociorum animis in tempore aduenisset. primo ad Castrum Album—locus est insignis caede magni Hamilcaris—castra Romani habuere. arx erat munita et conuexerant ante frumentum; tamen, quia omnia circa hostium plena erant agmenque Romanum impune incursatum ab equitibus hostium fuerat et ad duo milia aut moratorum aut palantium per agros interfecta, cessere inde Romani propius pacata loca et ad montem Uictoriae castra communiuere. eo Cn. Scipio cum omnibus copiis et Hasdrubal Gisgonis filius, tertius Carthaginiensium dux, cum exercitu iusto aduenit contraque castra Romana trans fluuium omnes consedere. P. Scipio cum expeditis clam profectus ad loca circa uisenda haud fefellit hostes oppressissentque eum in patentibus campis, ni tumulum in propinquo cepisset. ibi quoque circumsessus aduentu fratris obsidione eximitur. Castulo, urbs Hispaniae ualida ac nobilis et adeo coniuncta societate Poenis ut uxor inde Hannibali esset, ad Romanos defecit. Carthaginienses Iliturgim oppugnare adorti, quia praesidium ibi Romanum erat; uidebanturque inopia maxime eum locum expugnaturi. Cn. Scipio, ut sociis praesidioque ferret opem, cum legione expedita profectus inter bina castra cum magna caede hostium urbem est ingressus et postero die eruptione aeque felici pugnauit. supra duodecim milia hominum caesa duobus proeliis; plus mille hominum captum cum sex et triginta militaribus signis. ita ab Iliturgi recessum est. Bigerra inde urbs—socia et haec Romanorum erat—a Carthaginiensibus oppugnari coepta est. eam obsidionem sine certamine adueniens Cn. Scipio soluit.
XXIV, 42

[19] Hispaniae sicut a bello Punico quietae erant, ita quasdam ciuitates propter conscientiam culpae metu magis quam fide quietas esse apparebat, quarum maxime insignes et magnitudine et noxa Iliturgi et Castulo erant. Castulo, cum prosperis rebus socii fuissent, post caesos cum exercitibus Scipiones defecerat ad Poenos: Iliturgitani prodendis qui ex illa clade ad eos perfugerant interficiendisque scelus etiam defectioni addiderant. in eos populos primo aduentu cum dubiae Hispaniae essent merito magis quam utiliter saeuitum foret: tunc iam tranquillis rebus quia tempus expetendae poenae uidebatur uenisse, accitum ab Tarracone L. Marcium cum tertia parte copiarum ad Castulonem oppugnandum mittit, ipse cum cetero exercitu quintis fere ad Iliturgin castris peruenit. clausae erant portae omniaque instructa et parata ad oppugnationem arcendam; adeo conscientia quid se meritos scirent pro indicto eis bello fuerat. hinc et hortari milites Scipio orsus est: ipsos claudendo portas indicasse Hispanos quid ut timerent meriti essent. itaque multo infestioribus animis cum eis quam cum Carthaginiensibus bellum gerendum esse; quippe cum illis prope sine ira de imperio et gloria certari, ab his perfidiae et crudelitatis et sceleris poenas expetendas. euenisse tempus quo et nefandam commilitonum necem et in semet ipsos, si eodem fuga delati forent, instructam fraudem ulciscerentur, et in omne tempus graui documento sancirent ne quis unquam Romanum ciuem militemque in ulla fortuna opportunum iniuriae duceret.
Ab hac cohortatione ducis incitati scalas electis per manipulos uiris diuidunt, partitoque exercitu ita ut parti alteri Laelius praeesset legatus, duobus simul locis ancipiti terrore urbem adgrediuntur. non dux unus aut plures principes oppidanos, sed suus ipsorum ex conscientia culpae metus ad defendendam impigre urbem hortatur. et meminerant et admonebant alios supplicium ex se non uictoriam peti: ubi quisque mortem oppeteret, id referre, utrum in pugna et in acie, ubi Mars communis et uictum saepe erigeret et adfligeret uictorem, an postmodo cremata et diruta urbe, ante ora captarum coniugum liberorumque, inter uerbera et uincula, omnia foeda atque indigna passi exspirarent. igitur non militaris modo aetas aut uiri tantum, sed feminae puerique super animi corporisque uires adsunt, pugnantibus tela ministrant, saxa in muros munientibus gerunt. non libertas solum agebatur, quae uirorum fortium tantum pectora acuit, sed ultima omnibus supplicia et foeda mors ob oculos erat. accendebantur animi et certamine laboris ac periculi atque ipso inter se conspectu. itaque tanto ardore certamen initum est ut domitor ille totius Hispaniae exercitus ab unius oppidi iuuentute saepe repulsus a muris haud satis decoro proelio trepidaret. id ubi uidit Scipio, ueritus ne uanis tot conatibus suorum et hostibus cresceret animus et segnior miles fieret, sibimet conandum ac partem periculi capessendam esse ratus increpita ignauia militum ferri scalas iubet et se ipsum si ceteri cunctentur escensurum minatur. iam subierat haud mediocri periculo moenia cum clamor undique ab sollicitis uicem imperatoris militibus sublatus, scalaeque multis simul partibus erigi coeptae; et ex altera parte Laelius institit. tum uicta oppidanorum uis deiectisque propugnatoribus occupantur muri. arx etiam ab ea parte qua inexpugnabilis uidebatur inter tumultum capta est:
[20] Transfugae Afri, qui tum inter auxilia Romana erant, et oppidanis in ea tuenda unde periculum uidebatur uersis et Romanis subeuntibus qua adire poterant, conspexerunt editissimam urbis partem, quia rupe praealta tegebatur, neque opere ullo munitam et ab defensoribus uacuam. leuium corporum homines et multa exercitatione pernicium, clauos secum ferreos portantes, qua per inaequaliter eminentia rupis poterant scandunt. sicubi nimis arduum et leue saxum occurrebat, clauos per modica interualla figentes cum uelut gradus fecissent, primi insequentes extrahentes manu, postremi subleuantes eos qui prae se irent, in summum euadunt. inde decurrunt cum clamore in urbem iam captam ab Romanis. tum uero apparuit ab ira et ab odio urbem oppugnatam esse. nemo capiendi uiuos, nemo patentibus ad direptionem omnibus praedae memor est; trucidant inermes iuxta atque armatos, feminas pariter ac uiros; usque ad infantium caedem ira crudelis peruenit. ignem deinde tectis iniciunt ac diruunt quae incendio absumi nequeunt; adeo uestigia quoque urbis exstinguere ac delere memoriam hostium sedis cordi est.
Castulonem inde Scipio exercitum ducit, quam urbem non Hispani modo conuenae sed Punici etiam exercitus ex dissipata passim fuga reliquiae tutabantur. sed aduentum Scipionis praeuenerat fama cladis Iliturgitanorum terrorque inde ac desperatio inuaserat; et in diuersis causis cum sibi quisque consultum sine alterius respectu uellet, primo tacita suspicio, deinde aperta discordia secessionem inter Carthaginienses atque Hispanos fecit. his Cerdubelus propalam deditionis auctor, Himilco Punicis auxiliaribus praeerat; quos urbemque clam fide accepta Cerdubelus Romano prodit. mitior ea uictoria fuit; nec tantundem noxae admissum erat et aliquantum irae lenierat uoluntaria deditio.
XXVIII, 20
SEGUNDO PUNTO. EL MOSAICO DE LOS AMORES. LA CAIDA DE DOMICIANO, CONDENATIO. 
PUNTO TERCERO. TRAS EL EDICTO DE MILÁN, LA CASA CRISTIANA. LA PATENA.
 Anexo.  EL EDIFICIO DEL FORO, LOS JUDÍOS.

En Linares, comentamos el león de la puerta de la muralla y la patenas y las vitrinas.
Comida en el Lechazo de Castilla. Bravo por su menú.
Por la tarde, visita al mundo delas minas en la Estación de Madrid, el mundo taurino en el coso de la Margarita (1866), la calle de las cuatro puertas, iglesia de san Francisco (no pudimos el retablo alcalaíno del Rosario), ni el Museo Lagartijo ni omer los dulces típicos de Linares. Pero al llegar almuseo, entramos en la iglesia de Santa María, su retablo











































plateresco, el Lolo, Padre Poveda, la futura basílica ( renacentista y gótica), la plaza del ayuntamiento y la Casa de la Munición sin olvidar el Pósito.
Buena ruta. 


LITOGRAFÍA DE INMACULADA CONCEPCIÓN

DEVOCIONES MARIANAS DE ALCALÁ LA REAL EN LAS LITOGRAFÍAS EL MUSEO DE SAN JUAN



INMACULADA CONCEPCIÓN

En este año, celebramos el CL aniversario de la declaración del dogma de la Inmaculada Concepción por el Papa, su imagen no sólo se plasmó en la escultura, imaginería y pintura, sino que su estudio también alcanzó la devoción popular a través de la litografía. Técnica que, se impuso al grabado y otro tipo de estampaciones a finales del siglo XIX, porque facilitaba su distribución en los hogares y era muy apetecida por los hermanos mayores, para, con su plancha inicial, poder cambiar cada año al hermano mayor de turno y, así, plasmar su memoria y recuerdo entre los devotos y miembros de la Hermandad. Esto, sin olvidar, por el arraigo que el culto familiar tenían estos cuadros.
La litografía de esta advocación mariana se encontraba en la comarca. alcalaína y procede de la iglesia o ermita de la Pedriza, por cierto, cuando ejercía ya como parroquia de Alcalá la Real, Puede datarse, a finales del siglo XIX o principios del siglo XX, Las dimensiones son las típicas de los cuadros de hogar, pues tiene aproximadamente el tamaño de medio folio (30 centímetros por 20), que es la que más abunda en las casas familiares de los devotos.
Nos manifiesta que ya existía una hermandad como organizadora de los cultos y fiesta de la Inmaculada Concepción en este partido del campo de Cantera Blanca. También aparecen los nombres de los cargos directivos más frecuentes: el hermano mayor, en este caso, Pedro Pasadas Entrena y el depositario Manuel Torres Aranda.
La Virgen aparece encerrada en un marco con doble línea, -una de mayor repinte-, y con un fondo amarillo y envuelto en la parte central entre nubes. La Inmaculada Concepción ocupa la parte central sobre un dibujo de peana sencillo, a sus pies dos medias lunas; una invertida y otra con las estrellas. La imagen está orlada con un arco ojival de flores que se extiende hasta la peana y, a su vez, se ve envuelta en un resplandor. Su manto se presenta de color oscuro negro( el original debió ser azul), matizado con estrellas y debajo de él, la túnica blanca. Nos muestra imagen bellísima, coronada con doble cuerpo y remate de cruz. A pesar de la ingenuidad de la litografía resalta los rasgos estéticos de la cara, el equilibrio de su dibujo y la ponderación de su cuerpo.
Debió ser una imagen procedente de un antiguo convento o iglesia como el de San Francisco o de la propia Iglesia de San Juan, donde se veneraban unas imágenes similares y fue llevada a la aldea por algún labriego o hacendado devoto.
La leyenda: INMACULADA CONCEPCIÓN. Que se venera en la Iglesia Parroquial de la PEDRIZA. Diócesis y Obispado de Jaén. Se litografío siendo hermano mayor d. Pedro Pasadas Entrenas y D. Manuel Torres Aranda. ,
Se litografió en los talleres de F.Casado, situados en Bibrambla.








sábado, 3 de diciembre de 2016

ACUERDO DE LA CIUDAD PARA CELEBRAR LA FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN


ACUERDO DE LA CIUDAD PARA CELEBRAR LA FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Escribano de cabildo de Alcalá la Real.
Acta de cabildo de uno de septiembre de 1615.
Papel, con cubiertas de pergamino, y sellos reales de Felipe III.
310 mm. 230 mm.
AMAR. Caja A 23.
Por esta acta de cabildo de uno de septiembre de 1615, se declaraba la fiesta patronal de la Inmaculada Concepción cuyas cláusulas del juramento en el acuerdo del cabildo municipal de la ciudad eran las siguientes:
La ciudad habiendo píamente considerado y conferido y tratado la gran devoción que hay en esta ciudad a la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora, y confesando como confiesa esta ciudad por sí y en nombre de todos los caballeros, los regidores y jurados y los de esta ciudad, ser concebida sin mancha ni mácula de pecado original, que a ello perderían las vidas, si fuere menester, acuerda que se haga la Fiesta a la Limpia y Pura Concepción de la Virgen Nuestra Señora, en su día perpetuamente para siempre jamás, cada año, en su día, vísperas y misa; y se convide predicador para este día; y que en las suertes que en esta ciudad se eche suerte particular para esta fiesta, echándolo, como se echa para la Fiesta del Santísimo Sacramento. Y lo que se gastare en ella ha de ser de los propios, y, faltando de los propios de esta ciudad, los regidores, jurados y caballeros”. La fiesta venía acompañada de corridas de toros y luminarias nocturnas consistentes en hogueras y colocación de hachas que se encendían en varios puntos de la Mota: las torres de las murallas, Casas de Cabildo y la torre del Homenaje. También, en las Vísperas, se complementaba con un desfile de caballeros en forma de cuadrillas con sus vestiduras y armaduras, denominado “Máscara”. La fiesta religiosa consistía en la celebración de la función de iglesia o misa solemne, con la presencia de los dos cabildos en el altar mayor.