miércoles, 4 de mayo de 2016

EL CONDE DE TORREPALMA(1704-1706)




No nacido en Jaén, pero relacionado con la capital del SANTO REINO. 
Don Alonso  de Verdugo Albornoz Alcando y Sotomayor, perteneciente a tierras sevillanas, ejerció el corregimiento en la ciudad de Jaén antes de su llegada a Alcalá  la Real, que aconteció  el 21 de enero de 1704. En la capital del Santo Reino, se vió implicado en 1694 en un proceso por haber vendido trigo y cebada de la tercia, perteneciente al rey. El asunto le obligó a ser desterrado a Madrid y en el año 1695 volvió a la capital jienense, defendido por el cabildo y absuelto de sus culpas. En el año 1696, el regidor don Alonso de Viedma, en palabras del profesor Coronas, manifestaba:

la política que había llevado llevado el corregidor Marqués de Palomares; son seis folios en el libro de actas en los que se detallan las obras públicas realizadas en el tiempo de su mandato (conducción de aguas, reparos de fuentes, camino, empedrado de calles, arreglo de muralla....)excelente administración de arbitrios y pósitos, eficacia de las levas de soldados, evitando abuso y fugas, seguridad en los caminos persiguiendo a los gitanos y otros hombres de mala vida.....en ningún tiempo se logró más felididad y en cincuenta años no hubo mejor gobierno
  

Permaneció en el cargo hasta el 11 de abril de 1687. Era capitán perpetuo de la Nobleza de Carmona.  Fue también caballero de la Orden de Alcántara y señor de Gor y Latente, marqués de Palomares, conde de Torrepalama  y estuvo casado con Isabel del Castillo y Lasso del Castillo, de quien  nació el famoso literato conocido por el nombre de Conde de Torrepalma, en atención al título heredado de su padre. Fueron sus alcaldes mayores los abogados Nicolás Antonio de Arjona y Clemente Jesús del Rincón. No fue un corregimiento libre de problemas económicos, pues se vio implicado en varias acusaciones que se prolongaron en diversos pleitos tras su marcha de la ciudad. No obstante, se acabaron las obras de la Carcel Real de la Tejuela.
Acabó el corregimiento alcaláino el 13 de diciembre de 1706. Fue corregidor en Granada durante el periodo comprendido entre 1706 y 1707.


martes, 3 de mayo de 2016

LA FIESTA DE LA CRUZ EN ALCALÁ LA REAL .CAPELLANÍAS DE SANTA MARÍA LA MAYOR.










          lA FIESTA DE LA CRUZ  se celebra en la iglesia católica  en dos fechas del calendario cristiano: el tres de mayo conmemorando la Invención de la Cruz o su descubrimiento por Santa Elena;  y el primer domingo de septiembre, celebrando la Exaltación de la Cruz.


          Por eso, no es de extrañar que se crearan memorias, fundaciones  y jubileos de misas en las dos parroquias para las dos fiestas. La d e Santa María la Mayor tenía siguientes.

- Memoria de Alonso de Aranda Bolaños se fundó en 1589/y, se celebraba una misa cantada de la cruz en todos los miércoles del año. Para pagarla el patrono daba una renta de vida de 6.000 maravedíes: 2 aranzadas de viña torrontés en Acamuña ( lindero con viñas de Miguel Molina y Hernán López Gigante), viña de Guadalcotón (l. con viñas de Alonso del Pozo  y Lucas López Montijano),y haza de cuatro fanegas 

-Memoria de  Martín de la Fuente; se celebraba una  Misa rezada del oficio de la Cruz. Y se cargaba sobre una haza de 8 fanegas en Chaparralejo, linde con Hernán Núñez de Jaén. Pagaba Lucas Hernández Torrevejano.


-Memoria de María de Pareja. se decía  Una misa y vigilia llana del día de la Cruz
en el mes de mayo. Se daban  70 ms a los beneficiados sobre un Palacio con su cámara que está en la Mota, linde con casas del prior Alonso de Aranda, que de presente son de Cristóbal de Frías. Paga el doctor Gamboa





- Memoria de María Hernández;  Se celebraba en la Fiesta de la exaltación de la cruz; se cargaba sobre  una  aranzada y  media de viña en Valcargado, linde viña de Xil López y Diego Hernández


-Memoria de Francisco Monte;  se celebraba en la fiesta de la exaltación de la cruz; se cargaban  Cuatro reales y cera sobre unas casas que son en la Puerta Nueva, linde de casas de Alonso Contador y casas del jurado Juan de Aranda y las dos calles reales. La casa junto a Pedro de Armijo posee Francisco Mazuelos Monte

- Memoria de Damián francés. Esta memoria ante Gutierre de Burgos 16-1-1559; se celebraba una misa de la cruz en treinta viernes ; se cargaba sobre 40.000 ms que dejó sobre un censo que se impusieron sobre unas casas  en la Cava que quedaron  de Bartolomé López Montijano. Sucedió Catalina Rodríguez su mujer que posee la dicha casa.







Memoria de Cristóbal de la Cruz; se fundó  ante Alonso de castro 25 de septiembre de 1570; se celebraban   Diez misas de la cruz; se pagaban diez  reales y cera sobre cinco cuartas de viña de torrontés, todos vidueños que son en la Saetilla del Carmen , linde de viñas de Francisco Mazuelo y camino

lunes, 2 de mayo de 2016

DIARIO DEL RUTERO POR MAJADILLAS, GUADALCOTÓN, CUESTA DEL ABOGADO, LLANOS DE CHARILLA Y MONTIJANA Y CHARILLA

En la víspera de la Invención de la Cruz, llevamos a cabo setenta ruteros de Huerta de Capuchinos una ruta, moteada de cruces a lo largo del recorrido. Nos acompañaron dos charilleros de pro, el alcalde pedáneo Paco y Cristóbal. La primera que nos encontramos en el punto de concentración, en la propia plaza de la aldea, abierta a cuatro calles y jalonada por el pilar de los años treinta del siglo XX, el lavadero, la fuente, la escuela y antigua iglesia de san Miguel, parroquial  de Nuestra Señora  del Rosario. En el templo, se anunciaba la cruz por diversos puntos de su fachada y espadaña. 
Por una calle colateral, nos dirigimos a la carretera de la Joya, camino del Cementerio, y viramos pronto hacia el arroyo de Juan Castillo  el solar del antiguo cementerio, vigilados por la torre musulmana. .comentario sobre el cementerio  neutro y el origen púnico de las torres.
Al alcanzar un rellano, que nos conducía hacia el Guadalcotón, nos detuvimos para explicar el entorno desde la Dehesa de Potros hasta el Charre por el norte y el sur de Majadillas y Roahuevos. Entorno de olivar, que se  plantó sobre los antiguos viñedos con chozones de sus  guardadores, y, si nos remontamos a tiempos de conquista y  edad moderna,  tierras de de ganadería lanar y caprina. Una disertación sobre las dehesas de fomento de cabaña caballar para ganadería militar , la dehesa de potros y de yeguas ( giesa por estos entornos), la casa del potrero, la división de parcelas, otras dehesas de la comarca, los cortijos del siglo pasado, el de Contreras, el punto limpio, y una exhaustiva contemplación del frente republicano, la tierra de nadie,  los puestos de ametralladoras, empalizadas, en Charre, Dehesa, Acamuña, Ángel , Portillo Alcalá, las escaramuzas d finales de  1936 y principios de 1927....
Bajamos por el el arroyo, entre sombras de grandes árboles, quejigos, nogueras, álamos negros y muchos zarzales,por  tierra de arrañal hasta llegar al río Gudalcotón, por donde seguimos la ribera hasta el punto de la estación elevadora del agua del Robledo, de donde salía un caño  enorme de  agua este arroyuelo. Vuelta atrás, y ribera arriba, explicamos el origen de río Guadalcotón, las tierras de la Fuente del Gato, las tierras de mis abuelos y el vino que tiene Caroca/ que ni es blanco ni tinto/ pero endulza la boca/. hasta dar con el paraje de las Vegas del Guadalcotón y el camino de cruce al Castillo por el cortijo de la Nava,  Nos bordeaban muchas canteras a cielo abierto cerradas  y con la huella de haber sido utilizadas en la calzada de las carreteras locales y comarcales. Incluso, una fábrica de grava se encontraba en algún  que otro paraje. 
Al llegar a la carrera provincial de Charilla, topamos con el paraje de la Cruz del Abogado, en un montículo Cristóbal comentó a la historia de dos  muertos del cortijo de Balazos ,al pasar la zona de nadie en una noche de octubre de 1936, y también, el levantamiento de la cruz por los fusilados en septiembre de 1936, rememorando la huida de dos de ellos y su encierro en varios cortijos hasta pasar a tierras del general Queipo de Llano. 
Subimos la cuesta del Abogado, entre olivares,  hasta dar con el camino de Alcalá a Charilla y , a pocos pasos del recorrido, comentamos la calzada romana y, en la Cruz de las Viñas , la historia de los migueletes que fueron matados por los propios presos que conducían a las cárceles de Alcalá desde el Robledo a principios del siglo XX.  
Bajamos hasta el arroyo de Charilla, no sin antes parar y tomar un vaso de bon vino terreno ofrecido gentilmente por Pepe Vega  y  contemplar los intentos de restaurar la antiguas viñas torrontesas para recuperar los vinos autóctonos a manos de Eusebio, hermano de Cristóbal.
Por la carretera  asfaltada que venía de Santa Ana, caminamos entre huertas contemplando por un lado en el horizonte el Sotillo, Cerro Berlango, Palote y asomando la Martina;  más cerca Charilla y .  varias vías de acceso empinadas como la de las minas de plata, exploradas por Tintín a principios del siglo XX; por otro lado los Tajos de Charilla jalonados por  alfombras de olivares .  Al llegar al camino que nos introducía a los Llanos de Charilla, comentamos  la torre y la batalla de la Boca de Charilla, la falla tectónica, y la leyenda de María Solís. Pasamos por tierras del guía y subimos la cuesta hasta la Montijana;  sentada para  explicar el auge olivarero a principios del siglo XX, con cuatro almazaras controladas por los hacendados del lugar, la propia fuente, y Charilla, la aldea más importante del siglo XIX, con la primera escuela, estanco, ermita, tierra de Flora y Ben Jakán, el primer movimiento republicano, industria olivarera, cuartel de la Guardia Civil, movimiento social... Cristóbal elevó su población a la alcalaína. No tanto, le dije, que se había sobrepasado en el chorreón del lechero. 
Ya no había mas fuerzas, nos dirigimos al Centro Social, comida de convivencia excelentemente preparada por Javier  y  compañero, al mismo tiempo que ofrecida por las hijas de los dueños, Todos felices, comentarios de nuevas rutas. Y fuimos felices.