jueves, 29 de enero de 2015

LUIS ABRIL Y LEÓN , UN DIPUTADO ALCALAÍNO UNE LAZOS CON ANTEQUERA.




LUIS ABRIL Y LEÓN
Alcalá por Romero de Torres

            En la primera etapa de participación política, comprendida entre 1876 y  1886, por la circunscripción de Jaén, se destacó Luis Abril y León, hijo primogénito de  Gregorio Abril, Nació en Alcalá la Real, el 21 de junio de 1846. Se doctoró en Derecho por la Universidad de Granada. Ocupó el sillón de   diputado  provincial  en 1875, y por el mes de abril fue recibido por el rey Alfonso XIII en audiencia privada, donde le manifestó  la lealtad de la ciudad de Alcalá la Real.
            En primer lugar, el año 1876, fue votado diputado a Cortes con el respaldo de   8.643  votantes entre 11,419 electores, ya  que era el único  candidato que le correspondía, por última vez, al  distrito de Alcalá la Real, que desapareció con la Constitución aprobada en dicho año. Se mantuvo  en este cargo hasta   finales de 1878.
            En las elecciones de 20 de abril de 1879, Luis de Abril fue elegido dentro del distrito de Jaén,  con el apoyo de 2.561 entre 2.888 electores y se mantuvo como diputado hasta  junio de 1881. .Dentro de la línea conservadora, fue sseguidor  del político antequerano Francisco  Romero Robledo, con el  que compartió la militancia entre los detractores del régimen republicano, en su acercamiento  político  a Cánovas del  Castillo y  en su  idea de lograr la restauración borbónica.  Participaba, por lo tanto, de la red de influencias de los partidos en  la vida  nacional para conseguir proyectos de la vida local teniendo en cuenta que Francisco Romero  fue elegido diputado hasta las elecciones de 1898 y ocupó el cargo de  ministro de Gobernación en tres ocasiones: entre  1874 y e1885 en los  que presidió  el gobierno nacional Cánovas  del Castillo o, en los momentos,  lo compartió con Soler. En palabras de Guardia Castellano “comenzó muy joven su carrera política, alternando con su padre e imitándolo en el fervoroso  deseo de ser útil a esta ciudad natal  y servir a sus queridos paisanos por quienes sentía un amor vehemente; por quienes todo lo arriesgaba, y de los que llegó a ser un tiempo querido y reverenciado(…) su alma hidalga y generosa supo corresponder a esta representación  dedicando todas sus actividades y todos sus prestigios al servicio del pueblo, logrando completar las obras de carreteras alcanzadas por su señor padre”.
. Se centró su labor en política en los temas de las carreteras y de los ferrocarriles, sobre todo, la línea de Vadollano a Cartagena y la de Puente Genil a Linares,  pidiendo el enlace de Alcalá la Real con Moreda y haciéndose eco de la unión del ferrocarril desde Martos, por Alcaudete, Alcalá y Granada. Pero este tipo de política no impedía que se aunaran esfuerzos entre liberales y conservadores   y, en 1879, gobernando los conservadores, un claro síntoma de ellos fue la llegada de los liberales Joaquín Ruiz Jiménez y don Antonio de Gregorio, ambos miembros destacados de la Real Sociedad de Amigos del País de Jaén para informar y pedir apoyo de los hombres emprendedores de Alcalá en proyectos fundamentales de la provincia de Jaén: el ferrocarril de Espeluy-Jaén, que intentaba enlazar  desde esta última a Alcalá, y la creación del Banco de Positos y Ahorros de Jaén. En dicha reunión, acudieron conservadores como el exdiputado Gregorio Abril, que hizo valer sus gestiones sobre el primer asunto, su hijo Luis,  Pedro Camy, los liberales Francisco Batmala, Pedro Utrilla, Bernardo Sánchez Molina, José Vinuesa, Agustín Sánchez Molero, el juez José Salas Castillo, el masón Miguel Ruiz Matas y otros personajes como Valeriano Castillo, José Retamero, José María del Mármol .Aquella reunión no alcanzó los resultado apetecidos, pero  Ruiz Jiménez “ con elevado estilo, correcta frase y lúcidos conceptos, llenó de su contenido altamente satisfactorio que le granjeó los plácemes de todos los concurrentes”.   
Si estos eran los personajes que lideraban la provincia dentro de la circunscripción alcalaína, a finales del año 1874, extinta la república y, de nuevo,  el gobierno local en manos de los conservadores, se  colearon  atisbos del movimiento republicano. Pues todavía en el pueblo “algunos mal avenidos con el actual orden han propalado noticias alarmantes, con intención de turbar la tranquilidad pública”. Y aún más hubo algunos altercados, con un motín entre jornaleros y pescaderos de la plaza ante el abuso de los precios y de las pesas del pescado al ser controlados por los fieles de pesos y medidas.  Que se interpretó por las autoridades” en este momento que cunden con rapidez las noticias alarmantes que vierten mal intencionados y descontentos sobre resultados de las sublevaciones carlistas y republicanas, porque atraviesa la Nación y arma algún pueblo de la provincia”.
 En 1881, al ser elegidos los tres liberales (José Martínez Campos, oriundo de La Guardia y natural de La Habana, era yerno del general Serrano.; Antonio Ferrer, natural de Mancha Real y  médico militar; y  el gaditano Teodoro Robles), el pueblo de Alcalá perdió la representación en Cortes y no tuvo diputado de origen alcalaíno por la circunscripción de Jaén perdiendo peso político. En abril de 1884, de nuevo Luis Abril y León fue elegido como diputado conservador junto con los también conservadores José Bonilla y Forcada obteniendo  2.992 votos  y se mantuvo como diputado hasta  marzo de 1886.


Familia Romero 
Por aquel tiempo, Bonilla era el jefe del partido conservador de Jaén; como doctor en Derecho, funcionario de la Diputación Provincial de Jaén, llegó a ostentar cargos de diputado,  y presidente de la entidad ; por su parte,  el otro diputado fue  José Gutiérrez de la Vega que era  un poeta sevillano del arte venatorio, muy moderado y defensor a ultranza del partido conservador
Sin embargo, tras la muerte de Alfonso XII se había acordado entre Sagasta y Cánovas en  el Pacto del Prado la cesión del poder a los liberales, lo  que provocó la  ruptura de Francisco Romero  con Cánovas y el acercamiento al general López Domínguez con quien formó en 1886 el Partido Liberal-Reformista  En 1886, de nuevo no hubo representante alcalaíno en las Cortes porque sólo correspondió una acta de diputado a un conservador, el constitucionalista Juan Guerrero Segura, natural de  La Carolina,  y entró, por los liberales, en la política un miembro del distrito natural de Alcaudete Juan Montilla junto con el Miguel de la Guardia y Coherencia, un republicano radical que se pasó al partido liberal de Sagasta, como ocurrió en muchos liberales de la comarca . Montilla obtuvo el acta junto con Miguel de la Guardia, (estudió abogacía en Granada, y fue diputado por Guadix, Granada y Las Palmas. También obtuvo la dirección de Correos y Telégrafos;  pertenecía al partido liberal, por el partido democrático en su ala izquierdista; encuadrado con Emilio Castelar). El diputado de la Miguel  Guardia Coherencia fue profesor de la Universidad de Granada, Director del ministerio de Justicia y Gracia, y senador vitalicio por Granada y gobernador civil de Sevilla.

Por última vez, de la mano de Romero Robledo,  Luis Abril volvió a  las Cortes en este  último decenio del siglo XIX, cuando  su jefe  retornó  a las filas del Partido Conservador iniciando una nueva etapa en la que ocupó las carteras ministeriales de Ultramar, entre  1891 y 1892 y  el de de Gracia y Justicia, en 1895  en ambos casos bajo la presidencia de Cánovas.







miércoles, 28 de enero de 2015

FOTOS DE ESPEJO Y LA VIDA PARALAMENTARIA CON LOS LIBERALES DEL SIGLO XIX















A la vida parlamentaria, hay que añadir las ocho veces que fue elegido diputado provincial. Con motivo de la revolución del 1868 y de A la vida parlamentaria, hay que añadir las ocho veces que fue elegido diputado provincial. Con motivo de la  revolución del 1868 y deque no llegaran a producirse enfrentamientos ni desórdenes en la ciudad donde era muy respetado, cosa que no ocurrió en otras ciudades. Y, en este tiempo, se respetó la alternancia de los liberales, aunque hubo ciertos problemas y algunos momentos difíciles porque nuevos vecinos se integraron en el cuerpo político de las clases populares y de la nueva burguesías enfrentados ideológicamente a los conservadores. 
             Sin embargo, entre sus detractores, que también los hubo  en el ámbito provincial, se decía de este diputado lo siguiente: “Nadie le reconocería sólo por su nombre, porque su cara más que de primavera es de invierno. No hemos oído el metal de su voz para juzgarlo; pero no carece de ingenio cuando en tiempos tan calamitosos ha logrado que le hagan tesorero de provincia con 24.000 reales”. No  era este el parecer de Guardia Castellano, que comenta que en el entorno de la Corte tuvo la fortuna de asistir a las bodas de Isabel II y de la infanta doña Isabel con el conde Girgenti y se ganó el sobrenombre de “El Andaluz de oro” por su gracejo y ameno y chispeante decir de su lengua andaluza.



                                   LOS LIBERALES

En 1863, fue elegido por el distrito de  Alcalá la Real Diego Borrajo de la Bandera, un magistrado nacido en Granada, y dos años después, un alto influyente de la corte de Isabel II, Manuel García Barzanallana, marques del último apellido y natural de Madrid.  En 1866, se dividió electoralmente  la provincia de Jaén en dos secciones, una la de Jaén, y otra la de Baeza. No  hubo representación alcalaína alguna.  Fue una elección censataria, pues el elegible debía pagar 200 escudos, aunque permitía la entrada a académicos, eclesiásticos profesionales y miembros del ejército, y los electores tenían que pagar un tributo. En 1867, de nuevo alcanzó el escaño Gregorio Abril y Ávila, que obtuvo 2.187 votos.
Corrieron aires negativos para los liberales, pues, en un informe del juez del momento,  el liberal Antonio José de Luque, se presenciaba esta situación política:
Hombre honrado, imparcial, inteligente, siendo escudo de muchas personas  contra quienes se intentaba molestarles con cuestiones judiciales injustas.muestra de su severidad de su principio, sentimientos e ideales liberales, lo que produjo a la caída del  Partido Unión Liberal, en aquella época , le formaron por los fieles del jefe del Partido Moderado de Alcalá un expediente  para inhabitarle de su carrera, llegando la pasión y el rencor, hasta el punto de querer mancillar suponiéndole vicios que no tenía, cuando era un modelo de esposo, y de honradez, honrado, inteligente y probidad”.
Los conservadores camparon a sus anchas. En estos años los que habían combatido las medidas desamortizadoras, se aprovecharon para ampliar sus terrenos en  la zona del Camello y la Camuña, se llegó a un estado de desgobierno tal en la rotura e invasión de veredas y terrenos de dominio público que “con menosprecio de las autoridades y en completa desobediencia de la leyes han roturado, y, aún más las siguen rompiendo en perjuicio de las ganaderías , de la agricultura, y aún de la propiedad particular  se les concedieron pasajes para la entrada por sitios públicos en el Paseo” y esto les obligó a poner orden  y deslindar muchos terrenos. Vanos intentos que no llegaran a su término, porque no había voluntad política de llevarla a cabo.
No obstante, fueron  años importantes en medidas de salubridad pública y en obras públicas. Se propuso un nuevo Hospital en la calle Rosario, redactado por el arquitecto municipal, se construyó el cementerio de la Mota, exterior a la Iglesia Abacial y la construcción de la nueva carretera de Alcalá -. Alcaudete desde las Ventas del Carrizal a la Cuesta de San Antonio y se amplió la cuidad por el Cerro de las Cruces.

                               

 



            TRAS LA REPÚBLICA

            El año 1874 va a significar un cambio de rumbo en la política nacional importante, con el inicio del período de la Restauración que se mantendrá hasta el año 1923. Son pocos los motivos de conflicto entre los  partidos conservador y liberal, los cuales  se van turnando en la vida del gobierno nacional, y cono si se tratara de una movimiento similar, repercutía inmediatamente en la vida municipal, sin embargo la presencia del grupo republicano fue  más testimonial que efectiva en la vida alcalaína. Pues era un sistema que basaba el desarrollo económico  en l








            TRAS LA REPÚBLICA

            El año 1874 va a significar un cambio de rumbo en la política nacional importante, con el inicio del período de la Restauración que se mantendrá hasta el año 1923. Son pocos los motivos de conflicto entre los  partidos conservador y liberal, los cuales  se van turnando en la vida del gobierno nacional, y cono si se tratara de una movimiento similar, repercutía inmediatamente en la vida municipal, sin embargo la presencia del grupo republicano fue  más testimonial que efectiva en la vida alcalaína. Pues era un sistema que basaba el desarrollo económico  en la alianza entre industriales, financieros y latifundistas y se plasmaba en una práctica electoral formalmente democrática, basada en el turnismo   de los dos grupos. Este modo de representación nacional, venía repartido a lo largo de toda la geografía nacional y  en cada provincia se evidenciaba un pacto implícito entre el predominio de uno de los dos partidos en cada momento electoral. En la comarca de la Sierra Sur, el predominio era clara y evidente de los conservadores, que estaban encabezados por la familia Abril, y, dejaban el poder  a los liberales, representados  por las familias de Benavides, Ramírez y Alejandro Serrano Coello, cuando el partido liberal triunfaba en el ámbito nacional. Era  un pacto de alternancia, que falseaba la verdadera representación y funcionan mecánicamente como si se tratara de las manillas de un reloj. En este tiempo, los conservadores (con el nombre de moderados), tuvieron de alcaldes a  Rafael Abril y León (1874-76), a Gregorio de la Torre Gómez Urda, y, al farmacéutico Pedro Rodríguez, que le sustituyó en muchas ocasiones. Sus órganos directivos los dirigían el escribano Felipe Núñez, Bernardo  y Fernando Montijano, Pedro Nolasco Castillo.Muñoz, Juan de Dios de Luna, Francisco de Paula Belbel y el notario Alejandro Moutón, así como los concejales Rafael de Caldas, Pedro Rodríguez, Vicente García Taheño, José Martínez Hinojosa. Ramón Sánchez Santaolaya,  Fernando de Tapia, Juan Casanova, Florencio Quintero, Felipe Bolívar, Francisco de Córdoba Torres, Faustino González, Pedro Ríos, Francisco Bolívar Chica, Aquilino Sánchez Molero, administrador de consumos. Luis Fernández Guardia. Julián Muñoz Maestre, Francisco González Robles, Joaquín del Espino Aranda, Nicolás López Salado, Manuel Murcia Atero, Faustino González Aguilera,  Rodrigo Castillo Gámez y Feliz Martínez García. Todo ellos eran miembros del partido moderado y pugnaron desde los primeros momentos en la proclamación real de Alfonso XII de Borbón.
Y los liberales tuvieron como alcaldes Buenaventura Sánchez Cañete, Alejandro Serrano Coello y Blas Ramírez. Por la Unión Liberal  fueron miembros los jueces José Antonio de Luque y Pedro María Escobar; formaban la junta de liberales junto  José Salazar Castillo, Francisco de Asís Romero, Juan Benavides Estrada, José María  y Manuel Benavides Santaolaya  y Francisco Santaolaya. Matías Bolívar Juan Nepomuceno Sánchez, Antonio Díaz Fernández,  registrador, Miguel Serrano Coello, estanquero  y  Domingo Benavides Santaolaya, jefe de  correos. Manuel Mármol, Bernardo Sánchez Molina, Lucas Molina, Vicente García Taheño,  y José Oria entre otros.

Poca diferencia existió entre  los dos estratos de los dos partidos en el ámbito provincial, ya que ambos líderes proceden del sector rural, principalmente el conservador. Pues, algunos miembros  de estos partidos fueron  a veces incluidos dentro de los hacendados contribuyentes  más poderosos de la provincia; sin embargo, los labradores y rentistas menos poderosos pertenecían al sector liberal. Sin embargo el sistema, aunque quisiera abrirse, limitaba la participación total del sufragio universal  al  poder votar solamente los que tuvieran más de veinticinco años y rentas de contribución rústica de veinticinco pesetas y cincuenta pesetas de contribución industrial, produciendo inmediatamente la ausencia de un gran número de abstenciones en una zona tan deprimida como las de la Sierra Sur. En nuestro distrito muchas veces aconteció que se proclamaron los candidatos ya anteriormente pactados entre los partidos, fruto de los acuerdos que daban una mayoría a los conservadores frente a los liberales, en una proporción dos  o tres conservadores y un liberal o ninguno.

martes, 27 de enero de 2015

Der diputado a Senador, Gregorio Abril


         
            GREGORIO ABRIL ÁVILA

LEGISLATURA
TIPO
VOTOS
%
PROPUESTA
15/10/1943
 al
 10 /7/1544
Circunscripción
Provincial
4.806
60.78
Ninguna
4/10/1944
al
6/12/1846
Circunscripción provincial
7.990
82.76
Ninguna
6/7 /12/1846
al
1/8/10/1850
Distrito de Alcalá 258
135
99,26
Ninguna
7/8/X/1850
al
10/V/1851
Distrito de Alcalá 317
174
100
Ninguna
1/6/1851
al
7/XII/1852
Distrito 317
115
100
Ninguna
1/3/1853
al
8//4/1853
Distrito 364
181
100
Ninguna
9/5/1857 al
1/10/1858
Distrito 332
153
100
Ninguna
11-3-1867
al
9-X//1868
Distrito ampliado de Jaén nº.1 de los dos que había
 1.187
99.,35ºº
Ninguna
1867
Senador vitalicio electo por Jaén



1877
Senador vitalicio
112

Gran Cruz de Isabel la Católica
1879
Senador vitalicio
80





            TERCERA PARTE DE GREGORIO ABRIL COMO SENADOR



            Fue nombrado senador vitalicio en 14 de diciembre de 1867 de acuerdo con lo que establecía la  Constitución de 1844, ya que estaba comprendido entre los máximos contribuyentes y haber sido diputado de Cortes.     En este mismo año fue nombrado por la reina Isabel II senador vitalicio, cosa que no pudo ejercer ante la llegada de la Junta revolucionaria; pero no llegó a disfrutarlos, pues el triunfo del general Serrano en el puente de Alcolea sobre los moderados llevó al poder a los revolucionarios, que primero declararon el sufragio universal, libertad de cultos y enseñanza, reunión y asociación, e imprenta, autonomía municipal y provincial;  y  después convocaron Cortes Constituyentes de la  proclamación de  la Gloriosa en 1868. Su vida  parlamentaria culminó con la elección de senador de acuerdo con la nueva  constitución, y tras el Sexenio Revolucionario y la Primera República, y de nuevo,   obtuvo el cargo de senador  en 1877 (tuvo 112 entre 162 electores comprendidos entre los máximos contribuyentes) junto al marqués de la Merced  y en 1879 junto con  Ignacio Sabater y el Marqués de la Merced (con 80 votos entre 157).

                        OPINIÓN DE GUARDIA CASTELLANO

            Antonio Guardia Castellano,  cronista de los primeros años del siglo XX y miembro del partido conservador, hizo el siguiente panegírico de su persona, así como hombre  de su postura política conservadora  tanto en su labor de político activo como en situación de retiro y consejo: jefe indiscutible del partido moderado en los pueblos de Alcalá y su distrito, manteniendo una íntima amistad con Narváez, primero, y con Cánovas luego, luchando siempre ardorosamente en defensa de los principios por estos sustentados en pro del orden y de las instituciones, resistiendo con valor y entereza los tiempos crueles borrascosos de la Revolución, la Regencia y la República, sin desertar un punto de su puesto de honor, erguido en medio de los bajos fondos de la política, inconmovible como una roca, atento a las necesidades y problemas momentáneos de nuestro pueblo, que como nadie conocía, logrando con la influencia moral de su sano nombre patriota, dominar la situación en los momentos difíciles de la orgía republicana, apaciguando a los unos, aconsejando a los otros y llevando a la conciencia de todos los patriotas nociones del deber ciudadano. Debido a sus consejos y a sus prestigios, no tuvo que lamentar nuestro pueblo las nefastas consecuencias de aquel periodo luctuoso de demagógica francachela, que aún recuerda con horror la mayoría de los pueblos de la PenínsulaCon motivo de la  revolución del 1868 y de
             Sin embargo, entre sus detractores, que también los hubo  en el ámbito provincial, se decía de este diputado lo siguiente: “Nadie le reconocería sólo por su nombre, porque su cara más que de primavera es de invierno. No hemos oído el metal de su voz para juzgarlo; pero no carece de ingenio cuando en tiempos tan calamitosos ha logrado que le hagan tesorero de provincia con 24.000 reales”. No  era este el parecer de Guardia Castellano, que comenta que en el entorno de la Corte tuvo la fortuna de asistir a las bodas de Isabel II y de la infanta doña Isabel con el conde Girgenti y se ganó el sobrenombre de “El Andaluz de oro” por su gracejo y ameno y chispeante decir de su lengua andaluza.
       

GREGORIO ABRIL , SENADOR EN SU ÚLTIMA ETAPA

GREGORIO ABRIL ÁVILA

LEGISLATURA
TIPO
VOTOS
%
PROPUESTA
15/10/1943
 al
 10 /7/1544
Circunscripción
Provincial
4.806
60.78
Ninguna
4/10/1944
al
6/12/1846
Circunscripción provincial
7.990
82.76
Ninguna
6/7 /12/1846
al
1/8/10/1850
Distrito de Alcalá 258
135
99,26
Ninguna
7/8/X/1850
al
10/V/1851
Distrito de Alcalá 317
174
100
Ninguna
1/6/1851
al
7/XII/1852
Distrito 317
115
100
Ninguna
1/3/1853
al
8//4/1853
Distrito 364
181
100
Ninguna
9/5/1857 al
1/10/1858
Distrito 332
153
100
Ninguna
11-3-1867
al
9-X//1868
Distrito ampliado de Jaén nº.1 de los dos que había
 1.187
99.,35ºº
Ninguna
1867
Senador vitalicio electo por Jaén



1877
Senador vitalicio
112

Gran Cruz de Isabel la Católica
1879
Senador vitalicio
80





            TERCERA PARTE DE GREGORIO ABRIL COMO SENADOR



            Fue nombrado senador vitalicio en 14 de diciembre de 1867 de acuerdo con lo que establecía la  Constitución de 1844, ya que estaba comprendido entre los máximos contribuyentes y haber sido diputado de Cortes.     En este mismo año fue nombrado por la reina Isabel II senador vitalicio, cosa que no pudo ejercer ante la llegada de la Junta revolucionaria; pero no llegó a disfrutarlos, pues el triunfo del general Serrano en el puente de Alcolea sobre los moderados llevó al poder a los revolucionarios, que primero declararon el sufragio universal, libertad de cultos y enseñanza, reunión y asociación, e imprenta, autonomía municipal y provincial;  y  después convocaron Cortes Constituyentes de la  proclamación de  la Gloriosa en 1868. Su vida  parlamentaria culminó con la elección de senador de acuerdo con la nueva  constitución, y tras el Sexenio Revolucionario y la Primera República, y de nuevo,   obtuvo el cargo de senador  en 1877 (tuvo 112 entre 162 electores comprendidos entre los máximos contribuyentes) junto al marqués de la Merced  y en 1879 junto con  Ignacio Sabater y el Marqués de la Merced (con 80 votos entre 157).

                        OPINIÓN DE GUARDIA CASTELLANO

            Antonio Guardia Castellano,  cronista de los primeros años del siglo XX y miembro del partido conservador, hizo el siguiente panegírico de su persona, así como hombre  de su postura política conservadora  tanto en su labor de político activo como en situación de retiro y consejo: jefe indiscutible del partido moderado en los pueblos de Alcalá y su distrito, manteniendo una íntima amistad con Narváez, primero, y con Cánovas luego, luchando siempre ardorosamente en defensa de los principios por estos sustentados en pro del orden y de las instituciones, resistiendo con valor y entereza los tiempos crueles borrascosos de la Revolución, la Regencia y la República, sin desertar un punto de su puesto de honor, erguido en medio de los bajos fondos de la política, inconmovible como una roca, atento a las necesidades y problemas momentáneos de nuestro pueblo, que como nadie conocía, logrando con la influencia moral de su sano nombre patriota, dominar la situación en los momentos difíciles de la orgía republicana, apaciguando a los unos, aconsejando a los otros y llevando a la conciencia de todos los patriotas nociones del deber ciudadano. Debido a sus consejos y a sus prestigios, no tuvo que lamentar nuestro pueblo las nefastas consecuencias de aquel periodo luctuoso de demagógica francachela, que aún recuerda con horror la mayoría de los pueblos de la Península.



























domingo, 25 de enero de 2015

DIARIO II DEL RUTERO POR CASTRO DEL RÍO Y ESPEJO

RUTA FINAL DEL CALIFATO CASTRO Y ESPEJO
Hoy, a las  nueve de la  mañana de 5 ENERO 2015. nos subimos en la calle Figueras  en el autobús de C ontreras  y con chofer Rafael Heredia para emprender la ruta de la Tercera Semana de Enero. Era la Ruta ECOCOSTUMBRISTA. POR CASTRO DEL RÍO Y ESPEJO Inmediatamente, nos encomendamos a la Madre Naturaleza y San Cristóbal para acabar con buen éxito la RUTA DEL CALIFATO. Comentamos en el trayecto entre Alcalá y Castro las próximas rutas de Murcia y Cartagena, las Luminarias de la Candelaria y el Camino de Santiago.
Unas breves pinceladas sobre la ruta, el camino mozárabe, el camino de entrada de las tropa castellanas y, por Luque, nos fijamos en los bunker  de la Guerra Civil. Al divisar Torreparedones por Baena, comentaros sobre recientes excavaciones y Centro de Interpretación. A punto de llegar a  Castro, comentario sobre el río Guadajoz, Víboras y San Juan( que es lo mismo). 
Castro del Río es una villa situada al sureste de la provincia de Córdoba, en la campiña. Dista 42 kilómetros de la capital y tiene una altitud de 236 metros sobre el nivel del mar. La superficie de su término municipal es de 218,8 kilómetros cuadrados, y su población es de 8.083 habitantes.
Enclavado su término en la campiña,  or su localización sur-oriental participa junto con Espejo y Baena de una caracterización geográfica muy específica, hasta el punto de poder hablar, como una subcomarca de la periferia meridional campiñesa. La originalidad le viene de la presencia en la zona sur del término, de formaciones bien distintas a las del conjunto campiñés.
Llegamos a las diez, al pie de autobús, nuestro pestiño alcaláino, y los guías Antonio y Manolo de Salsum esperándonos. En el Museo del Olivo, visitamos su bodegas, su maquinaria de finales del siglo XIX  y , volvimos a montarnos en el autobús, para pasar por la calle de los antiguos Molinos. Hicimos un recorrido panorámico por las calles de Castro, oteamos ermita de la Salud, Jesús Nazareno, monumento a la silla de enea, vados del Guadajoz, y desayuno casi molinero. 
Nos adentramos por el barrio histórico de “La Villa” de Castro del Río, con primera parada en  el Ayuntamiento ( antiguo palacio de los duques levantado en la horadación de la mulla), Carnicerías,  Capilla San Acisclo y Santa Victoria ( iglesia desacralizada transformada en museo), en un precioso laberinto de calles de trama urbana de influencia musulmana (arcos , puertas de murallas, callejones sin salida, estrechos callejones, portones de hidalgos, ..).hasta llegar al Reñidero de Gallos ( maravillosa casona  con corrales tradicionales, donde nos esperaban la sociedad deportiva preparando una actividad dominguera de pureza de raza, y, donde el presidente  nos ilustró del coso de la pelea de gallos, actividades de peso, control y ausencia de apuestas, y otros aspectos que entusiasmaron a los rutistas). 



Por entre el recinto amurallado y castillo-fortaleza, visitamos el Pósito Municipal con el museo del Centro de Interpretación de la Madera del Olivo y  Museo de usos y costumbres. Proseguimos  por calles estrechas y puertas como el Agujero hasta varios  miradores del Guadajoz, oteando la zona de sus famosas  huertas, peculios de olivares, montañas de la Subbética, Ahillo, la Pandera, Sierras de Cabra; también,  contemplamos el   Triunfo de San Rafael, la antigua fortaleza de  Castro ( las marcas de sillarejo almohade, cristiano...). 

Por una estrecha calle llegamos a   La Imprenta “La Gutemberg” nos llevó a  1929 con las buenas maneras de un geológo reconvertido en impresor. Nuevas vistas , homenaje a  Carlos Castilla del Pino, antiguo hospital y  prisión de Cervantes como recaudador de impuestos por eso  de "con la Iglesia hemos topado". Foto ante la Parroquia de la Asunción , desmentimos antigua mezquita y el minarete. Bella obra de Hernán Ruiz desgastada por la piedra calcárea. 
Y, al final del día, visita guiada a la fábrica de bacalao ALBACOR SL, donde contemplamos secaderos, congeladores, sitios de obraduría, tiendas  y otros departamentos donde adruirimos ricos  bacalaos 
Por fin , a las 14:30,  y hasta  las 17:00 Almuerzo en Restaurante Los Arcos o Salones Soricaria con ensalada, sopas, revuelto de verduras, chuletas de cerdo, pescado, arroz con leche entre vinos de la tierra y cerveza.

A las  17:30, llegamos a Espejo. Espejo es una villa situada al suroeste de la provincia de Córdoba, en la comarca de la Campiña. Dista 33 kilómetros de la capital y tiene una altitud de 418 metros sobre el nivel del mar. Sus habitantes suman 5.157 (1990). Contemplamos y experimentamos lo siguiente:
Dominando el escalonado caserío, desde lo más alto de la villa, se emplaza la imponente mole del castillo, origen de la población medieval que fundara Pay Arias a comienzos del s.XIV. Su recinto es deforma cuadrangular y lleva cuatro torres en sus esquinas. En el centro se sitúa la torre del Homenaje. Un torreón más, el del Caballero, hace de avanzada entre el baluarte principal y la parroquia. Desde aquí descienden empinadas cuestas que llegan a la plaza principal. En esas calles se localizan importantes casas señoriales, fundamentalmente de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Visitamos la iglesia parroquial " 

La de San Bartolomé contiene joyas artísticas de incalculable valor: el retablo de San Andrés, en el altar mayor, de Pedro Romana, fechado en el 1504, y más de medio centenar de piezas de plata expuestas en el reciente museo de orfebrería. El retablo citado es una pieza señera del gótico cordobés. Se trata de una iglesia gotico-mudéjar de tres naves que, sin crucero, conectan con sus respectivas cabeceras de testero recto, respondiendo por tanto a un plan muy cordobés y frecuente en los templos parroquiales de la época.

 La iglesia y el bello retablo de San Andrés de Pedro de la Romana explicados por su simpático párroco, una joya de iglesia y arte gótico. Luego, subimos a las mansiones del Duque de Osuna, a su  Castillo, de bellas vistas, anclado en su interior con un mobiliario del siglo XIX. Y finalmente, tras contemplar la iglesia del Cristo de Buen Amor y Carmen, vuelta feliz a nuestra ciudad. 

Un abrazo a los guías de Castro  y a todos los rutistas, invitándolos para la noche de la Candelaria. 

,