viernes, 24 de noviembre de 2017

LA CALLE REAL. EN ALCALÁ LA REAL INFORMACIÓN.



DESDE LA MOTA, LA CALLE REAL EN LOS AÑOS SESENTA. 


Como, en el cuerpo humano, la columna vertebral se convierte en su eje para la articulación y el movimiento de las personas, así  algunas calles radiales de las ciudades  son emblemáticas por su naturaleza y situación. En tiempos de los griegos y romanos, constituyeron las ciudades a partir de dos ejes perpendiculares, la cardo y la decumana: la primera con orientación  norte/sur, y la segunda este/ oeste. Este esquema de planificación urbanística, basado en los asentamientos castrales de las legiones romanas, engendraba una retícula de calles paralelas y perpendiculares a  estos dos viales de tal manera que la ciudad se desarrollaba armónica y socialmente por distintos distritos, arrabales, cuarteles y barrios.  Tras la conquista de la ciudad de la Alhambra y  el reino nazarí, cuando la ciudad fortificada de la Mota y sus barrios concéntricos se encontraban en torno a este cerro,  los reyes permitieron  que la población bajara del recinto fortificado y se asentara en el valle y llano. Algunos indicadores urbanísticos  y naturales  debieron primar a la hora de establecer la nueva planificación urbana. Lo tenían claro con el eje del antiguo camino, denominado Llanillo, que marcaba  la dirección de las antiguas cardos, desde el norte (la Tejuela) hasta la fuente de los Álamos. Esta se convertía en una auténtica gran vía, el paso de los caminantes, comerciantes, y traficantes desde tierras de la campiña, Córdoba y Jaén hacia Granada. Por otra parte, desde la Mota, partía otro eje radial  que  parecía como si permitiera bajar escalonadamente a los pobladores de la ciudad fortificada. Le dieron un nombre, que ya se encontraba dentro del recinto militar, calle Real (pues llegaron a concurrir dos calles reales  entre las murallas). Era la auténtica decumana, desde donde  se dinamizaba toda la trama urbana de la ciudad.
               En esta calle, a principios del siglo XVI, sus casas se erigieron en las primeras mansiones de los hidalgos que renegaban de los fríos y de las incomodidades de la Mota, o  los comerciantes infringieron las ordenanzas trasladando sus tiendas desde las plazas de la Mota hasta el Llanillo. No es de extrañar que oficiales, artistas, escribanos, miembros de los cabildos y el sector terciario  se avecindara en sus edificios de modo que los construyeron con nobles fachadas, que actualmente jalonan a lo largo de su recorrido. También, los nuevos pobladores, los hacendados  y los laboriosos labriegos abrieron bodegas para los vinos y  casas de cámaras para la reserva cerealística... En esta calle, se ubicaron, en diversos momentos de la historia, varios almacenes como los pósitos municipales o de las rentas decimales eclesiásticas, mesones, tabernas,  las carnicerías de la ciudad, varios templos y conventos, e, incluso hubo momentos en el que se trasladó el ayuntamiento de Alcalá la Real,  y  las casas del corregidor. La majestuosidad de esta calle se demuestra por la anchura del vial y la longitud de su trazado. Fue una calle hidalga  hasta el siglo XX, que sufrió primero los embates de las partes llanas y, actualmente, de las nuevas urbanizaciones de los barrios alejados del casco histórico. La calle de la familia delos Sardos y  donde nacieron  Pablo de Rojas  y Juan Martínez Montañés, es otro  síntoma claro de su hidalguía y de su rico pasado.
Es verdad que sufrió las dentelladas del desarrollismo de los años sesenta, como la casa del Pecado,  y  se resiente actualmente en los últimos años con la ruina de casas y el abandono de algunas mansiones. Pero, también es el momento de su  renovación, restauración y rehabilitación. Se encuentra en el tiempo oportuno   de aportar nuevas alternativas de vivienda y de alojamiento que  no deje morir una calle con excelentes condiciones: amplitud de su vial a lo largo de su trazado, cercanía a nuevos edificios públicos (la Uned, Casa Pineda, Guardería, Sindicatos, templos, ayuntamiento…), posibilidad de reconversión de zonas turísticas, y de adaptación  de las calles secundarias en zonas de servicio o verdes.

Y, sobre todo, es una tarjeta de la visita turística a la fortaleza de la Mota, que puede ser rejuvenecida con la  restauración de las fachadas modernistas, renacentista, o de ámbito regional, ya de piedra o blanca cal,  y, sobre todo, clama con la rehabilitación  de sus casas adaptándose a los nuevos tiempos con nuevos  modos de vida.  A lo largo del trayecto, esfuerzos públicos, como los URBAN,  y de particulares se han llevado a cabo, el reto consiste en no dejar que se nos caiga un legajo muy importante de la historia de Alcalá la Real, que se extiende desde  el compás de Consolación hasta las antiguas Monjas Altas.  Sin olvidar el trayecto que enlazaba con la fortaleza, el EDUSI es un oportunidad que no debía dejarse escapar  y  convertirse en un proyecto colectivo  de todos los agentes sociales y políticos de la ciudad de la Mota. Como el cuerpo humano, todos sus miembros son importantes en el armónico funcionamiento. 

jueves, 23 de noviembre de 2017

LA PLAZA DEL AYUNTMIENTO











LAS PLAZAS DE LOS PUEBLOS  sirven de núcleo de concentración y , en torno a  ellas  se estructura la ciudad. En la ciudad de la Mota, se encontraba en la parte sur del cerro, encerrada entre murallas( la del Gabán, las tiendas y corredores, la torre de la Cárcel, casa de corregidor, edificios particulares de hidalgos, el hospital de los Monteses y las dependencias eclesiales de la  sacristía capillas del claustro , e iglesia abacial y Casas de Cabildo). Se puede escribir miles de historias acontecidas en esta plaza desde las luchas de las banderías entre los Aranda, los Gadeas o Montesinos  hasta la celebración de las corridas de toros, pasando por las fastuosas y bullangueras celebración del Corpus o el asesinato del corregidor Santa Cruz. El aspecto comercial  predominaba sobre todos los demás, e, incluso, prolongaba la plaza  de la Mota a la Baja a través de la Escaleruela. Y desde el Cañuto hasta las Entrepuertas. Y cuando se bajaron los vecinos hasta la calle Real. Pero, esta plaza dejó de palpitar definitivamente en el segundo decenio del siglo XVIII, para trasladarse al final de esta calle, donde se estableció el ayuntamiento en una casa alquilada de los Tapia, donde estuvo ubicada hasta en 1736, que tuvo el último traslado en la parcela n actual, la del Catastro de la Ensenada, plaza de abastos, de sorteo de los quintos, de carocas del Corpus, de toros, de comedias y de concentración de jornaleros y pobres de solemnidad pidiendo o exigiendo pan en as crisis de subsistencia. Y ,cómo no , plaza de fiestas y veladas para proclamar a los reyes o celebrar paces, tratados y acuerdos. Hasta el siglo XIX, que amplió sus funciones. 
En la plaza del Catastro, abundaban los vecinos con establecimientos abiertos, del sector de servicios, el terciario.  También, ocupaban casa algunos jornaleros. Unos compartiendo su trabajo a jornal con otros oficios como Alfonso Bellido (1043), que tenía abierta una taberna, con la que mantenía a su mujer e hijo menor; distinto es el caso de Bartolomé de Arjona (1044) jornalero meramente, mancebo que tenía un hermano menor de 18 que no trabaja por ser morante y estar baldado, y además una hermana.   
Famoso fue el boticario de carrera  e hidalgo don Alfonso García Briz (1042) , que se asistía en su botica con un oficial, un mancebo, y su familia estaba formado por su mujer , tres hijos y una criada.
Las zapaterías que eran frecuentes en las calles colaterales también se abría al espacio abierto de la plaza. Diego Benito Martínez (1045), era maestro zapatero, casado con cuatro hijos, uno de ellos aprendiz de su oficio y cuatro hijas. Ya tenía que arreglar zapatos para salir a flote, menos mal que todo el pueblo pasaba por su zapatería para comprar las verduras y frutas en la plaza. 
Como en la Mota, en la plaza se abrieron barberías. Francisco Díaz de Arjona regentaba una (1046), casado con su mujer completaba con un oficial de zapateria al que mantenía. Cercano vivía otro oficial de barberia Francisco José Palomino (1047) sin hijos.
Llegar a la plaza era encontrarse con los productos que uno no podía conseguir de su trabajo en el campo y necesitaba para la comida, el vestido y el mantenimiento de su vivienda. Pedro Martín Cabrera ( 1052) abría al público una tienda de sastrería por ser su oficio, al mismo tiempo que compartía con la de especería u quinquillería. Estaba casado sin hijos y una sirvienta- Los Martín estuvieron y están en la plaza. Mi bisabuela Antonio Martín Huertes regentaba con su madre Eloísa Martín una tienda de aguardenteria por la parte izquierda de la zona del bar Regio antes de la Guerra Civil. Pero los Martín de la saga de los Aguardenteros todavía mantienen la pequeña tienda en la que era la visita primera de muchos trabajadores al amanecer para abastecerse de la rica manzanilla, licor o aguardiente. 
Como acontecía en los años recientes, probablemente por dejarle una casa o algún que otra de las dependencias municipales se encontraba en la plaza los conserjes u ordenanzas.  Juan Manuel González ejercía de ministro ordinario) así se les llamaban o ministril) (1048) casado con un hijo y una hija.
Las panaderías no faltaban, porque el pan era el alimento básico de las familias. Juan Serrano de Briones era ahechado y panadero, este oficio estaba muy ligado a la política municipal, porque se recurría a ellos en los momentos de crisis de subsistencia ( carestía, fríos, sequías y nevadas),  Briones estaba casado con tres hijos (1049). Y no podían faltar en la plaza los más renombrados hidalgos. Don José de Estrada y Manrique, (1050) alcaide del Castillo y de la fortaleza. Una institución honoraria, pero de importancia protocolaria.  Regidor perpetuo y caballero hijodalgo notorio de sangre, casado con tres hijos mayores de 18 años, otro menor, una hija, dos criadas y cuatro mozos sirvientes. Mañana abundaremos su biografía. 
Don Luís Luís Iñiguez de Valdeosera ( 1051) era hidalgo por oficio, escribano del cabildo y de rentas ( uno de los dos junto con don Victoriano Martínez Acevedo). No le quedaba a la zaga en familia: casado con su mujer, dos hijas, un cuñado, una parienta, dos sirvientes y una criada.
Este es apunte de una plaza, que vivió tiempos históricos, de cambios políticos, reivindicaciones sonadas, celebraciones y conmemoraciones, recibimientos a autoridades y devociones, palpó el pulso de conspiraciones, y disfrutó de la vida cotidiana Se llamó del Ayuntamiento, Cosntitución , Vieja, de Queipo de Llano y ...nada menos que del Arcipreste de Hita. Pero siempre abrazó a todos con el nombre de Plaza del Ayuntamiento, con su fuente, desaparecida, sus tenderetes de los hortelanos del Castillo, sus postes para colocar la torre de  los primeros teléfonos o de la luz, el cinerama...Mañana desgranaremos las biografías de sus personajes. Como el que preside desde los años cincuenta Juan Martínez Montañés. Entre las fachadas de las Casas de Cabildo y  las Casas de Enfrente, encerrada siempre entre casas de hidalgos o de la burguesía alcalaína, visitada por su mesones, sus tiendas de bebidas, y de expendedurías de todo tipo, recuerda a los franceses Laloya y  Batmala, a los advenedizos prieguenses Serrano y del Mármol, se viste de toga y de púrpura política, militar en las comandancias de la guerra civil, religiosa honrando con la medalla de hora a la alcaldesa de las Mercedes, juega al teatro en los años setenta y a los reyes magos en Navidad.    .

martes, 21 de noviembre de 2017

UN SORCHANTE EN LA CALLE DEL BORDADOR.

BUFETE  DE SORCHANTE
  Otro hidalgo don Felipe Monte Lezcano (998), más por su oficio de escribano de cabildo que por su linaje , que también lo era. Le ganaba 2.200 reales  por su ejercicio al ser arrendado a la Real Hacienda. Lo era público y de número de la ciudad (998) Viudo, convivía con su hijo, clérigo y capellán , mayor de 18 años, y otros dos con otro hijo ( nieto, que eran cuatro, todos mayores de edad formaban el bufete de pluma. Y otro menor y dos hijas.Poseía una memoria de una  huerta en propiedad, fundada por doña Beatriz de Valdivia, de cinco fanegas y cinco celemines y medio( tres de regadío en el Arroyo de las Parras que se riegan con el agua de la presa; una noguera  que ocupa un celemín, de árboles frutales celemín y un cuartillo, todas  tierras de segunda calidad) dos fanegas y nueve celemines y tres cuartillos de hortaliza y sembradura ( a mitad de segunda y tercera calidad). Linderas con tierra del castillero don José de Aranda (E), convento trinitario(O),  huerta de don Juan de Arjona (N) y camino que va a Alcaudete ( S). También poseía  dos fanegas de la misma memoria y fundadora en la cañada de los Frangollos ( una fanega de viña y otra de secano de dos cosechas de trigo y cebada en cinco años). Lindera con el camino que va a las Lagunas(E), tierra de de María Antonia Logroño (O), viña de los beneficiados de la iglesia de San Pedro (S) del Castillo. La memoria obligaba a cuatro misas con una limosna de ocho reales en dicha iglesia. Poseía un censo a favor de 5.400 maravedíes sobre una casa situada en el Pilarej situado en lo alto de la calle de las Parras, que llaman de las Tórtolas ( por un vecino de apellido Fulano de las Tórtolas), la que poseía Juan de Arroyo, vecino de Moclín, rentará 4.6 reales. 

Don Juan Mateo de Valladares (1002) era hidalgo y sorchantre de la parroquia de Santo Domingo Silos ( qué pena que este oficio se extinguió´ño con Juan de De Dios por los años sesenta del siglo pasado, su canto y armonio retumbaban ceremoniosamente en los entierros). , era viudo y le cuidaba su hija y una nieta.
Otro hidalgo muy importante fue don Manuel de Lastres, caballero de la Orden de Calatrava, alférez mayor con un hijo mayor de 18 años, otros dos menores y una hija, un criado mayor, tres de librea y dos criadas.
Don Juan Mateo de Valladares (1002) era hidalgo y sorchantre de la parroquia de Santo Domingo Silos ( qué pena que este oficio se extinguió con Juan de De Dios por los años sesenta del siglo pasado, su canto y armonio retumbaban ceremoniosamente en los entierros) Por renta recibía 16 fanegas de trigo que alcanzaba la suma de  288 reales a 18 reales/fanega, y de obvenciones unas 440 ( lo  que sumaba 838 reales anuales). , era viudo y le cuidaba su hija y una nieta. Para conocer su oficio hay que partir del chantre o capiscol " El chantre o capiscol, dentro de la Iglesia católica, es el nombre de una dignidad eclesiástica dada dentro de algunos cabildos de colegiatas. Es un cargo que designaba al maestro cantor o del coro en los templos principales, especialmente en las catedrales. En algunos lugares, este término hacía igualmente referencia al sochantre que regía el coro gobernando el canto llano.
Este cargo también existía dentro de algunos monasterios, encargándose además de organizar las procesiones de los clérigos y conservar los libros en ausencia de bibliotecario.1​ Debía vestir con capa e indumentaria especial y portar la batuta o bastón cantoral de maestro durante el cumplimiento de sus funciones. Su equivalente en las sinagogas sería el Hazzán.
Esta dignidad eclesial está en desuso.


Taburete de chantre
El nombre chantre proviene del francés «chanteur», que se traduciría como «cantor». La primera aparición del término en castellano está recogida en la Primera de las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio​
Chantre tanto quiere decir como cantor, et pertenesce á su oficio de comenzar los responsos, et los himnos et los otros cantos que hobieren á cantar también en las procesiones que fecieren como en el coro».

Por lo que respecta al Sochantre

El Sochantre (proviene de "So" debajo y "Chantre") sería el siguiente cargo por debajo del Chantre y este último sería el responsable de elegirle, nombrarle y remunerarle. En ocasiones también es nombrado como Chochantre.
Además de como auxiliar del Chantre, solía encargarse de la enseñanza del canto a niños y capellanes.

Origen de la dignidad Los canonistas no convienen acerca de su origen. Unos la confunden con la de primiciero y otros presumen que el capiscol era antiguamente un individuo del cabildo que cuidaba de los ornamentos y vestidos sacerdotales y de los ministros del altar, según la opinión de los benedictinos.

San Gregorio el Grande le atribuye una especie de jurisdicción en el coro a fin de velar para que se guarde la mayor decencia en el servicio divino. También parece que tenía derecho de imponer penas a los clérigos que cometían alguna falta y denunciarlos al obispo si no mudaban de conducta. Como el derecho que tienen las dignidades se arregla por la costumbre particular de los cabildos, no se pueden determinar exactamente los diversos privilegios que gozan los capiscoles en las iglesias donde los hay. Varios canonistas afirman que sus funciones eran en lo antiguo las de colectar los impuestos personales, pero en el día de hoy ya no existen semejantes atribuciones en ellos.
Curiosamente, en Alcalá no era el director del coro, a lo más una pequeña  capilla de música que cantaba en las iglesias, más bien, en mis tiempos,  era el músico y cantor de las ceremonias religiosas, (de tipo funerario / entierro y misas) y así lo conocimos sin vinculo con el coro ni  con las horas divinas ni otras imposiciones. Su voz de bajo y con su capa española negra le daban un porte becheriano y despertaba las golondrinas de las iglesias con su rasgadora voz cimentado por los muchos oficios cantados. Muchas anécdotas se le aludían a sus cantos en un latín eclesiástico deformado, al que cada uno le asignaba una nueva versión. De ad portas inferi, se pasaba aporta, infeliz  los Cinco duros, cinco duros esos sí que son seguros.

LA FAMILIA DE LOS LASTRES Y LOS PRIMEROS RECREATIVOS DE ALCALÁ EN LA CALLE BORDADOR


Otro hidalgo muy importante fue don Manuel de Lastres, caballero de la Orden de Calatrava, alférez mayor con un hijo mayor de 18 años,otros dos menores y una hija, un criado mayor, tres de librea y dos criadas. Su cargo de alférez mayor de la ciudad le daba el privilegio de tener voz y voto en el cabildo como regidor  y ocupaba parte de fiel ejecutor, un cargo que se creó en tiempos de Felipe II, por lo que cobraba 88 reales en ayuda de su casa. Estaba gravado con un censo de 500 ducados a favor del convento trinitario que recibía 165 anuales. Se  conserva su casa en la calle Bordador, restaurada y que conocimos con tres cuartos en bajo, caballeriza,  corral, dos salas, tres dormitorios en alto y cámaras, 18 varas de frente por 23 de fondo. Poseía otra accesoria compuesta de una caballeriza, con un cuarto y corral, doce varas de frente  y cuatro de fondo, lindera con  la granadina doña Mariana de Ortega, y por lo bajo  con casas de Josefa Hinojosa (rentaría 495 reales)- gravada con  una memoria de misas en el convento caùchonpos a un real/misa. Y otra casa que le sirve de cochera , con un pajar de cuatro varas de frente por  diez de fondo, lindera por lo alto con el interesado y por lo bajo con casas de doña Mariana de ortega (44 reales). Y otra casa en la calle Llana, compuesta de dos cuartos, cocina y portal de cuatro varas por seis de fondo, linda por la parte baja con casas de don Antonio Márquez y por lo alto  esquina de la calle Llana y dicha dicha cochera ( arrendada 88 reales) Gravada con un censo de 224  ducados a favor del patronato de don Pedro Fernández de Alcaraz, al que se le pagan 72 reales. 
Poseía un solar en calle Braceros, lindero con casas de Francisca Rivera por lo alto, y por lo bajo  de Teresa  Caños.  También poseía  tres fanegas y seis celemines en Monte el Rey, lindera con viña de Manuel López Cabrera (E), camino que va a al Monte (0). digo a camino levante con camino que va al dicho sitio que va a Charilla, con tierras de don Juan de Alcalá(n y S), y con tierras de Damián Colomera (N) que produce sembradura de tercera ( una fanega) y cuarta calidad ( resto). Gravada con 12 misas en la memoria del capitán Rodrigo de Clavijo en el convento franciscano de la Observancia al que paga 24 reales. En Valcargado, poseía una fanega neve de sembradura   de dos cosechas en seis años y tres celemines de viña. Lindera con viña de María López Cabrera (E), camino que va a Montefrío (O), viñas de el p`presbítero granadino don Francisco Pertusa (N),  y don Francisco  de Ureña, presbítero del lugar de la Poza. La calle recibió el nombre de un miembro de su familia que participó en la batalla de la Guerra de Independecia. 
En la plaza estaban as viudas Isabel Gutiérrez, con un hijo mayor de 18 años, oficial de zapatero. Nos extraña este oficio en la plaza que proligferaron hasta el siglo XX, entre ellas las del Victor Hinojosa gozó de fama en los años treinta del siglo XX,.O María Ventura , cañamonera (1004) ,que vendía a la gente este producto para los animales junto con su tienda de vino o taberna por menor y procedente de varios cosecheros, solía tener una renta de 200 reales.  Y  María López (1005) con un hijo mayor de 18 año, con tres hijos menores y cinco hijas. Esta familia se mantenía con la panadería que regentaba y le daba una renta de 700 reales. 
 Ignacio López como cochero servía en el transporte, y estaba casado con dos hijas. ( 1001). 
Nicolás Gómez pujarero, casado con tres hijos menores, las dos hembras y dos mozos sirvientes.( 1006)
 Poseía una casa en la calle Ancha, compuesta de cuarto segundo, cámaras, caballeriza, corral y cocina, de 18 varas de frente por ocho de fondo, lindera con Marcos de Ureña por lo alto, y por lo bajo con Bartolomé Ortiz (110 reales le rentaría). pertenecía a la memoria del hidalgo don Luís López Montijano. A este también pertenecía una casa de campo en las Pilillas, distante una legua de la ciudad, compuesto de dos cuartos, cámaras, tinado , le rentaba 66 reales,. Estaba rodeada de 140 fanegas de sembradura, lindera con el camino que va a Granada (E), tierras de propios de la ciudad /O N, y S), con 96 pies derechos de encina , seis de monte y el resto 11 1 fanegas ( 1o de primera calidad, 50 de segunda,  y 59  tercera calidad y 20 inútiles).  Otra casa de campo en el Arroyo de las Parras  a una legua , conc cocina y tinado  ( rentaba 44 reales) , rodeada de 190 fanegas , linderas con tierras del convento trinitario (E), de los propios (O), doña Antonia Baena (N), y tierras del presbítero don Francisco Pérez ,vecino del Castillo(S). Con 12 pies de encina que ocupan una fanega,  tres celemines con 24 árboles frutales y 148 fanegas  y nueve celemines de sembradura (  30 de segunda calidad,  40 de tercera 7y 86s de cuarta y cuarenta inútiles).  Poseía otro cortijo  en dicho vínculo en las Caserías y Cañada Honda.   A un cuarto de legua, compuesto de habitación, tinado, cocina y cámaras, le gana 44 reales. rodeado de  7 fanegas de tres cosechas en cinco años, lindera con el camino que va a Baena (E), tierras de doña Clara Caracuel lojeña(O) y camino que va a Priego (S). De segunda calidad. S  
Finca
fanegas
SITIO
LINDERO ESTE
LINDERO OESTE
LINDERO NORTE
LINDERO
SUR
renta
CORTIJO
A UNA LEGUA
DE LAS CASERÍAS Y CAÑADA HONDA




44
FINCA A
7 DE TERCERA CALIDAD
IDEM
CAMINO A BAENA
 Lojeña doña Catarina Caracuel
CAMINO A BAENA
 CAMINO A PRIEGO
 SEGUNDA CALIDAD
FINCA B
9 FANEGAS
IDEM
Doña Clara Caracuel
Tierras de vecino de Palma don Alonso Ruiz
Camino a Baena
Tierras de Diego de Ortega
Ídem
Finca c
16 fanegas
Ídem
Camino a Baena
Granadina doña Francisca de Molina
 Tierras de  este cortijo
Propios
De tercera y cuarta calidad
 Finca d
7 fanegas
idem
Camino a Baena
Propios
Francisca Molina
Molina
Tercera calidad
Finca e
11 fanegas
idem
Camino a Baena
Tierras del cortijo
Ídem
Idem
Tercera calidad
Finca f
26
Cuesta de los Caldereros
Camino a Alcaudete
 propios
Tierras de este propietario
Arroyo de la Alfábila
Tercera calidad


MEMORIA  DE UNA MISA REZADA EN LA IGLESIA MAYOR TODOS LOS DOMINGOS Y DÍAS FRESTIVOS  CON 83 REALES DE LA MEMORIA CON LIMOSNA DE  166 REALES A FAVOR DE CONVENTO TRINITARIO CON NUEVE REALES
CORTIJO
LEGUA Y MEDIA
JUNTAS




HABITACIÓN, COCINA Y CABALLERIZA
10 REALES
FINCA
30 FANEGAS
JUNTAS
GRANADINA CATALINA DE SOTOMAYOR
CAR
TU
JOS
84 ENCINAS Y QUEJIGOS EN 7 FANEGAS. 13 DE SEMBRAURA DE  SEGUNDA  Y TERCERA CALIDAD
Finca b
1 fanea y tres celemines
FUENTE DE LA SALUD
Camino que va al Castillo
Camino a villa de Alcaudete
Tierras de doña Francisca de Tapia
Tierras de Francisco Castillo Colomo
HABAS TRIGO Y GARBANZOS CONTINUOS ANUALES
 MEMORIA DE UNA MISA CANTADA EN LA PARROQUIA DE SANTO DOMINGO DE SILOS QUE FUNDÓ DOÑA MARÍA DE MOLINA CON TRES REALES DE LIMOSNA

Con tantas tierras de labor disponía de dos caballos para ello, y de comer ocho cerdos, dos hembras,, y seis cabras, total 84 reales. 


Y el maestro platero Pedro León Moledro, casado con un hermano de mas de 18 años, que le ayudaba como oficial y un soltero menor. (1007) con el que obtenía 1.650 reales. También poseía una mesa de trucos en 150 reales. Esta mesa del juego* rectangular, de tamaño y longitud que no se ajustan a una norma fija, con un borde alto alrededor del tablero*. Éste se cubre con un paño verde, y está horadado en los ángulos y en el centro de los lados más largos por troneras, en las que se introducen unas bolas, en general de marfil, que se impulsan con mazos, o con tacos o martillejos; los primeros están documentados en España desde el último tercio del siglo XVI, y los segundos desde fines del XVII. En uno de los extremos figura un aro de hierro o "argolla", por el que los jugadores han de hacer pasar las bolas desde el lado opuesto; si se colaban en las troneras se perdía lo ganado. En 1570 se habla de una mesa de trucos con dos pares de juegos, de lo que se deduce que este mueble comportaba varias posibilidades de uso. En los siglos XVII y XVIII hay una variante del juego que exige troneras en arco, tablillas forradas a trechos y, en un extremo, barra y bolillos. En ocasiones, si se sobremonta con un tablero puede servir de mesa de comer*. Covarrubias indica que es de origen italiano. Sin embargo estos juegos proceden de Francia o de Inglaterra, donde se mencionan desde el siglo XV. El juego de la argolla es semejante al billard à blousses francés, que es la modalidad de billar más antigua que se conoce. Hoy se denomina billar inglés. Como es lógico, los primeros recreativos tuvieron lugar en la plaza municipal de Alcalá la Real.





lunes, 20 de noviembre de 2017

SEGUNDA PARTE DE LA CALLE DEL BORDADOR


El primer vecino nombrado por el Catastro fue Andrés Atero ( 995),maestro de primeras letras,  de 60 años de edad, casado con su mujer e hija. Debía pasar más hambre que un maestro escuela porque no declara ni siquiera individualmente.
El panadero no podía faltar en este lugar tan céntrico . Bernardo Villén ( 996) abría su tienda de pan propia de don Juan de Villalta ( familia enraizada con el cabildo municipal),  y solía debía alimentarse el solo con los ingresos de 200 reales..
Entre las hidalgas doña Catalina de Pineda y Briones (997), doncella con dos criadas. Entre las hidalgas doña Catalina de Pineda y Briones (997), doncella con dos criadas. Poseía una casa en la calle de San Francisco, lindera con el camino y servidera que se dirigía a la ermita de San Sebastián, y por bajo, casa de   Andrés de Torres, con 8varas de frente y 20 de fondo.( Rentaría 66 reales). Gravada con una memoria de dos misas en el convento dominico del Rosario además poseías una casa de campo, cortijo del barranco del Postigo, distante a una legua de Alcalá, compuesto de una cocina, y dos cámaras, nueve varas de frente y siete de fondo ( rentaría 55 reales), rodeado de una pieza de tierra y una vega  de 28 fanegas, de tres cosechas de trigo y cebada en cinco años , lindera con tierras don Bartolomé Rco (O), doña Ana de la Peña (E), camino real que va a Alcaudete (N) y el camino que va de Puertollano (S)  Oras dos fanegas y seis celemines en el mismo sitio con dos cosechas en cinco años, linderas con tierras de don Diego de Moya (E),, con el camino que va a Priego (O) convento dominico de la Encarnación (N), y tierras de don Diego de (S). Otras tres fanegas en el mismo sitio, dos cosechas de escaña y yeros en seis años, lindera al camino de Priego (E), tierras de don Bartolomé del Río (O y N) y tierras de Don Diego de Moya (S)  También dos aranzadas de viña en la Fuente la Negra, linderas con viñas de Vicente Martín ( mi antepasado)(E), la granadina doña Baltasara de Sotomayor (O), don Gabriel de Aranda (N), de segunda calidad. Otras dos aranzadas en el referido sitio, linderas con doña Batasara de Sotomayor(E) y al N ( con tierras de la imagen de Nuestra Señora de las Mercedes. 
Nueve fanegas de tierra de secano  (5 fanegas de  dos cosechas en cinco años) , viña ( una fanega y nueve celemines )y el resto de . todo de tercera calidad, lindero con el cortijo de la Celada (E, N y s) de don Juan de Villalta. Alamedas laboraba en Charilla.  Además , a estos dos cortijo se le añadía en forma de vínculo 30 fanegas en el cortijo de Bajacar. Linderas con tierras del mismo cortijo (E) y con tierras de don Juan Cedillo, presbítero, (O y AS) y con la fábrica de la Iglesia Mayor (S). Tiene 18 pies de encina  y quejigo ( una fanega y seis celemines), nueve fanegas y seis celemines inútiles, y 19 fanegas 8 doce de tercera calidad y siete de cuarta)    
  Otro hidalgo don Felipe Monte Lezcano, más por su oficio de escribano de cabildo que por su linaje , que también lo era. Lo eera público y de número de la ciudad (998) Viudo, convivía con su hijo, clérigo y capellán , mayor de 18 años, y otros dos con otro hijo ( nieto, que eran cuatro, todos mayores de edad formaban el bufete de pluma. Y otro menor y dos hijas. Don Juan Mateo de Valladares (1002) era hidalgo y sorchantre de la parroquia de Santo Domingo Silos ( qué pena que este oficio se extinguió´ño con Juan de De Dios por los años sesenta del siglo pasado, su canto y armonio retumbaban ceremoniosamente en los entierros). , era viudo y le cuidaba su hija y una nieta.
Otro hidalgo muy importante fue don Manuel de Lastres, caballero de la Orden de Calatrava, alférez mayor con un hijo mayor de 18 años, otros dos menores y una hija, un criado mayor, tres de librea y dos criadas.
No faltaban las solteras. Francisca de Frías sin familia(999)  Poseía una casa en esta calle, compuesta de portal, tres cuartos,, cocina, cámaras caballeriza y corral, de siete varas de frente por siete varas y media, lindera con casas del presbítero don José Cubero, y por la baja casas de don Juan Ignacio Navarro capellán, ( rentaría 99 reales)  gravada con dos censos ( uno de 825 reales a favor de doña balastara de Sotomayor, vecina de granada,  ( 24 reales anuales) y  de 266 reales a favor del jienense don Fernando de Carvajal ( 8.9 reales) 
  


domingo, 19 de noviembre de 2017

DIARIO DEL RUTERO POR LAS NOGUERUELAS Y EL SALOBRAR.

Nos juntamos más de cincuenta ruteros en Huerta de Capuchinos.Nos dirigimos hacia Santa Ana, pasamos por las obras de la rotonda. Y le comentamos a los acompañantes la veracidad de la noticia de las trincheras recién descubiertas de la Guerra Civil. Luego nos fuimos hacia el Polígono Industrial del Chaparral ( recuerdos de aquellos primeros pasos, con la primera granja de PROMI, posteriormente  la de la de Selección Caprina, promovida por la Diputación; el minipolígono de casi los años noventa, hecho realidad con casi 300 trabajadores en la calle lle
 na de empresas). Luego nos dirigimos al camino del Cortijo de León. Saludos a Andrés Canovaca, ex alcalde pedáneo y amigo, a Miguel Ortega guía emérito con su bota de vino Cepa de Veinte Novias Para hacernos más llevadera la ruta, por eso de "con pan y vino se hace el camino". Nos iba a ratificar los buenos augurios de los preparativos de los días anteriores en coche con él y con Paco Palomino.

 Entre olivos, nos detuvimos, y explicamos las tierras de la familia del abad Moya, su legado de una fundación de becas y con estas tierras, su apoyo al Hospital de la ciudad, su conversión en bienes de beneficencia, los arrendadores ( un particular y el intento de la colectividad de Unión y Defensa de Santa Ana), los colonos del franquismo y la compra en tiempos de estas tierras en tiempos del exalcalde Manuel León. 



 Adentrándonos en tierras cercanas al arroyo de las Nogueruelas, se otean los primeros álamos, quejigos y fresnos, así como vegetación de arbustos, antiguas viñas y huertas, con algún estanque. De allí pasando el arroyuelo sin agua, caminamos para atravesar el arroyo del Salobral. Breves disquisiciones lingüísticas. Primero entre Nogueruelas o Noveruelas, simplemente un vulgarismo la primera procedente de una metátesis entre la labial por la gutural, propia del vulgo, y lo mismo la segunda,  de Salobral por Salograr en este caso a la inversa. 


 Nos dirigimos al cortijo León, una antigua mansión que se adentraba por un camino y en ruinas se vislumbra su antigua fábrica de aceite recogida a principios de siglo XX. Mateo Barrio nos ilustra de la conversión de las Nogueruelas de ser tierras comunales, de propios y de particulares a través de los procedimientos de la roturación de tierras y las diversas fases de las desamortizaciones y concesión definitiva de tierras ( Carlos IV, Fernando VI e Isabel II). Sus propietarios y la concentración de parcelas otorgadas, compradas o asumidas  por la familia León y González.Peripecias y desenlaces.. El cortijo con sus estanques y sus dependencias. Miguel  nos ilustraba sobre la Fuente de aguas ferruginosas para curar enfermedades. 






 Volvimos sobre lo andado por el camino del Salobral, bellos parajes, desgraciadamente sin agua, caminos que enlazaban con otros hacia Frailes, en los laterales cortijos, casas de campo, amarillentos árboles y verde arbusto, la fuente de los Cazadores, el cortijo de don Cristóbal,  nos vigila la Granja porcina, el cortijo de los Ruiz de la Fuente  el cortijo de los Feos y la curva hacia el cortijo de Veinte Novias, con la Peña del Fraile, la Martina y la Hijuela y la Cueva del Moro. Comentamos entre Miguel y el cronista rutero la cueva de la hipotética Venus. 





















 Al subir la Cuesta, nos mira y remira la Martina  a nuestras espaldas y nos desviamos hacia la fuente de Veinte Novias, bonito paraje, con su cortijo ( el labriego que había ligado con 20 novias), y algún que otro viñedo. Y foto de grupo. Reanudamos el camino y por la carretera vieja de Santa Ana a Frailes, pasamos por la perrera, oteamos la torre de Charilla, Charilla, la Celada, los Tajos, el Portillo Cerrado hasta llegar a la realenga perdida que tuvimos que recorrer entre campo por haber sido roturada con los nuevos tractores. 



























Llegamos al polígono industrial, llamada de voluntarios para el Banco de Alimentos. Y ofrecimos libros. 
A Miguel le dimos las gracias por el vino y su labor de adalid, también por las labores de intendencia  a  Paco Palomino y a Andrés. Buena mañana...y nos quedamos mirando las huellas de las trincheras de la Fábrica de Aceite convertida en cuartel, primero del Batallón Español Virgen de la Cabeza y , luego, de los cuerpos de Infantería.