lunes, 28 de julio de 2014

HACIA LA FIESTA DE LA VIRGEN DE LAS MERCE3DES. EL 15 DE AGOSTO. (i)


 
 
 
DE FIESTA CABALLERESCA A FIESTA INSTITUCIONAL. 

 

            En el siglo XVII, no sólo se institucionaliza la fiesta en el ámbito municipal sino también, poco a poco, la imagen renacentista de la Virgen de las Mercedes  pasa a ocupar el privilegio de darle el  nombre de  fiestas de la Virgen de las Mercedes  gracias a  una advocación que había calado sumamente  en el pueblo alcalaíno. Ya no serán las fiestas de agosto o de la Asunción, son las fiestas de Nuestra Señora de las Mercedes”porque la ciudad tiene una devoción especial a la Virgen de las Mercedes”. . Primero, se declara, a demás de fiesta religiosa,  fiesta oficial del cabildo, se nombran comisarios delegados del ayuntamiento en los que recaía la organización festiva y la coordinación con el cabildo eclesiástico de la Iglesia Abacial, y  se fija una partida anual para el gasto de las fiestas inmemoriales; después, en el mismo tiempo, se institucionaliza el culto de la Virgen con la creación de una esclavitud de devotos o hermandad, a la que se nombran  hermano mayor, mayordomo y hermanos. También, de este tiempo surge cantidad de relatos que aluden a los milagros atribuidos a la Virgen de las Mercedes, cuyos cuadros  colgaban en el altar privilegiado de la Mota.

Pero, poco a  poco, la función caballeresca deja paso a la escenificación de la fiesta. El pregón de fiestas con el desfile de los  caballeros declarando la fiesta, se reduce, primero a la luminaria y mascarada del sábado con los atabales y chirimías proclamando las fiestas por las calles de la ciudad,  al repique de campanas y a la invitación del cabildo a las horas de vísperas  en la Iglesia Abacial, así como el traslado del pendón de la ciudad en las ceremonias religiosas. La función de Iglesia del  quince de Agosto se acrecienta con capilla de Música y sermón a cargo de ilustres sacerdotes de las catedrales de Granada, Jaén y Guadix o de los monasterios de  Andalucía; la procesión  acaba con fuegos artificiales. Y, en torno a la fecha, se organizan corridas de toros en la plaza de la Mota distribuyendo asientos en los edificios oficiales para el  ayuntamiento y ofreciendo un pequeño refrigero a invitados y dejando al pueblo el sitial tras las vallas de madera y, también  se  programan campañas de teatro en el Corral de Comedias de la Veracruz. .Incluso, imitando al Corpus hubo años en que se levantó un tablado en la Plaza Alta de la Mota, donde se hizo una representación y se alzó el pendón conmemorando la conquista de la ciudad.

 

 

            Para los orígenes de la festividad del día de la Virgen de las Mercedes,  siempre se ha ponderado el equilibrio que se estableció entre las connotaciones de la celebración religiosa de aquel día dedicado a Nuestra Señora de la Asunción y la coincidencia con la toma de la ciudad. A ello, se añadió  que, poco a poco, la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, y su imagen correspondiente, ocuparon el lugar central de dicha celebración con el paso del tiempo. A veces, se ha aportado la  documentación sobre el origen de dicho día, sobre la cofradía o esclavitud y otros puntos referentes a la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes.  Cono muestra de la clave del cambio de Fiesta de la Asunción vamos  a relatar varios cabildos relacionados  con  la festividad de los años comprendidos entre 1614 y 1618:

            El ayuntamiento celebró varios cabildos, en los que se puso de manifiesto la celebración de dicho día, sin embargo difiere con  la interpretación de que aquel día fuera de la Virgen de las Mercedes por aquella fecha. A los textos nos remitimos.

 

 

1º.- Cabildo de15 de julio de 1614:

“Don  Juan de Figueroa Aranda  dixo que esta ciudad tuvo muchos años costumbre de celebrar la Asunción de Nuestra Señora, ansi por la grandeza de la festividad de aquel día averse ganado en él.. Suplica a la ciudad que , en continuación de la dicha fiesta y servicio de  Nuestra Señora,  acuerde se hagan fiestas.

            La ciudad acuerda  que los toros que tienen obligación de dar los cortadores y menuderos de esta ciudad y su villa del Castillo se corran el día siguiente a la dicha fiesta , que es a 16 de agosto primero,  y para esto se  le notifique  a los contadores y a los menuderos  tengan encerrados los dichos toros, como tienen obligación,   y que el mayordomo de los propios dé lo necesario para el gasto de encerrar  las calles y toril, por cédula de los comisarios que don Juan de Figueroa y don Pedro de Sotomayor regidores a quien esta ciudad tiene nombrados para ello  ya ansimismo se nombró a Martín Cantarero jurado. Para ello

            La ciudad acuerda que las de los corredores de esta ciudad y de este cabildo se repartan en la forma que se acostumbra repartiéndolas por los caballeros regidores y jurados, y,  los que sobraren, se den a los caballeros de esta ciudad que pareciere a los comisarios y en este punto se levantó la ciudad.

2. Hubo problemas , por contradicción  de l regidor don Francisco de Góngora , y,  ante el empeño y adeudamiento de la ciudad con sus acreedores,  en el cabildo   18 de julio de 1614, la ciudad le contradice


“de conformidad que propuso se hiciesen las fiestas y corriesen los dichos toros lo acordó con  particular gusto así por la grandeza de la festividad como conservar la costumbre de hazer la fiesta por ser el día en que esta ciudad se ganó  y que aunque se hiciera una gran demostración de gasto le parecía a la ciudad le era poco particularmente que los toros que ha mandado se corran ,  no sean renta de propios , sino en caso de que la ciudad acuerde que no se corran  por  que los cortadores y menuderos de esta ciudad y su villa del castillo  sí lo han dado y danlos para el efecto de correrse y que la ciudad cada año  alegre su vecinos en haciendo fiesta como siempre l o ha hecho  y si alguna han dejado de hazerlo l a sido  por parecer no aver lo ocasión  de más e que es costumbre en todas las ciudades principales del reino a quien esta siempre ha imitado  y es justo que lo haga demás de que el gasto no  es considerable respeto de que los muchos menuderos  y porque solo han de barrar las calles y hazer el toril  por quenta de la ciudad  y así aquerda que se cumpla  en el cabildo del quinde julio  y se cite a la ciudad por si pareciere hacer mayor fiesta.

3. se Hizo pero se dilató por motivos ajenos de que no daban el mayordomo el dinero.

 

Cabildo del cuatro de agosto de 1614

 

Don Juan de Aranda Figueroa y don Pedro de Sotomayor regidores dixeron que esta ciudad nombró por comisario para las fiestas que acordó que se hiciesen en 17 de este presente mes  de agosto que hasta  hoy tiene fechas todas las diligencias e necesarias como aber hecho  notificar a los cortadores y menuderos  de esta ciudad y su villa  de l Castillo tengan encerrados los toros  que tienen obligación de dar  para el dicho día de las fiestas y con pablos fernández albañil de esta ciudad tiene concertado  a destajo errar las calles de la plaza y hacer  el toril de mampuesto chaparrada con yeso por lambas partes para otras ocasiones en 190 reales , acuerdo que ella ciudad hico para el mayordomo de lo necesario  para el gasto de dichas fiestas  y dice que tiene un quarto en su poder ni donde para dar a tiempo d empezar el toril y otras casas que son necesarias que de no dar l el dinero no se podrán hacer. Que le mayordomo lo de y si no se venda trigo

 

Cabildo de ocho de agosto de 1614.

 

Don Juan de aranda Figueroa regidor dixo que  ha hecho ver los corredores de esta ciudad que se a han de repartir el día de la fiesta de que tiene acordado  ya a declarado  por los alarifes  para que estén con seguridad la gente que a ellos a de venir y es menester apuntalar los  y también es necesario  garrochas para los toros que la ciudad acuerde lo que fuere servido

La ciudad acuerda que se reparen los dichos corredores y se traygan las garrochas que fueren menester  y en quanto repartir las ventanas se comete a los caballeros comisarios para que la repartan en la forma que les pareciere y que la fiesta de toros se APRA el lunes el diez y ocho del presente mes.

 

Cabildo del 13 de agosto de 1612

El corregidor solicitó ira Jaén a lafiesta del quince de agosto que es de la SantaBeróncia


 

-En 1615, figura al margen

Sobre la fiesta que se ha de hazer a Nuestra Señora de las Mercedes, libran 100 reales que se escriba en la tabla que la ciudad  baya ene ella.

 

La ciudad, que por que está en loable  costumbre   de celebrar la Asunción de Nuestra Señora, que es el quince de agosto  por ser el día que se ganó la mota y fortaleza de esta y aqunue la manifestación  de la solemnidad de esta día y  fiesta  la ciudad quiera gastar una gran suma  y por estar empeñada porque no se pierda tan buena obra  que se de  para ella cien reales los que  los dé el ,mayordomo al licenciado alonso Méndez  beneficiado de la iglesia mayor a cuyo cargo esta  la dicha fiesta   y se acuerda que esta se escriba en la tabla de las fiestas de esta ciudad a la que baya por ciudad  y anis  se cite y se lleben los banco. ciudad ansi por la grandeça de la festividad de aquel día averse ganado en el. Suplica a la ciudad que en continuación de la dicha fiesta y servicio de  Nuestra Señora acuerde se agan fiestas.

 

9 DE JULIO  DE 1618, CABILDO

 

La ciudad dijo que tiene deboción  particular de  hazer  fiesta  a Nuestra Señora de las mercedes el día de Nuestra señora de Agosto  y por que tan buena obra  es justo que vaya adelante  y se zelebre  como conviene se nombró por comisarios  Della a don  Juan de Requerda  y Pedro Vazquez Messía regidores y manda que el mayordomo de propos en quemta  se de libranza les de y entregue  200 reales  para el gaste qie en ella se ha de hazer

 

Curiosamente, en este año Alonso Méndez de Contreras,  aparecía como   mayordomo, prioste y hermano mayor de la esclavitud de Nuestra Señora de las Mercedes

 

 


 

 

 

 

domingo, 27 de julio de 2014

SANTA ANA. IMAGEN Y POÉSÍA. 1914.


 

 Desde la Fuente se escucha
el sonido de campanas,
 
la salida ya  anuncian
de Nuestra Abuela Santa Ana.




 y me quedo pensativo,
 ¿esta mi mente aplanada?
 Si es el día de mi niña, 
 de primer nombre, Ana.


...En las tierras marineras
al fondo del cabo Gata,
una niña te sonríe
y se te cae la baba,
es tu sobrina y mi nieta,
nació en la madrugada
de los calores de julio,
cuando resecan las parvas
.,

 Ha tocado el clarín,
y suena la marcha real,
 te bendice san Joaquín,
viste de capa real.




No tarde la Abuela en salir,
y pasear con el abuelo,
sin cesar de bendecir
al congregado pueblo-

 
 
 
 
 
 
 
 Camina paso marcado,
a hombros de costaleros,
y el perfume de sus nardos
se enreda entre los rezos.

 
 
 
 
 En la vieja alameda,
antaño  solar  romero,
la música de nuevas bandas
entona himnos rocieros.
 
 


Y camina lentamente,
hacia la plaza, señera,
como un barco en  tierra
al remo humano de vela.




La dirige  el timonel,
capataz por estas tierras,
tintinean las campanas
tras la llamada primera..





Un vitor de costaleros
retumba en las riberas
adentrándose entre calles,
antaño sendas y veredas,
y en el Comendador resuena
la voz del viejo Pineda,
"un privilegio , Señora",
para la tierra  santanera.
 










sábado, 26 de julio de 2014

EN EL DÍA DE SANTA ANA, SUS PRIMEROS PASOS DE COFRADÍA


EL HERMANO MAYOR ALONSO DE SOLÍS

 

En 1559 contrató la cofradía de Nuestra Señora de  Santa Ana con Pedro Sardo, el Viejo, que era el padre de Pablo de Rojas una imagen de Nuestra Señora de Gracia. Consistía en una hechura  de bulto y su tabernáculo ( con siete de cuartas de alto, unos 4.45 mts- con un serafín encarnado  a los pies y una media luna plateada, y con policromía de plateado y carmesí para la saya, de blanco y esgrafiado del velo , corona, cinto y manto dorados. En palabras de Lázaro Gila “sería una versión más del tema de la Inmaculada por el serafín y luna a sus pies[1]. En 1560, era hermano mayor Alonso de Solía, casado con Catalina de Porras.  Durante su etapa la iglesia  de Santa Ana se vio enriquecida por una imagen de Nuestra Señora de Gracia. Durante la realización de la imagen acontecieron varios percances, por los que la cofradía llegó a tener ciertas deudas con el pintor de la obra de tal modo que la cofradía  fue alcanzada  en 15.000 mil maravedíes.

Venía esta deuda motivada por unas  cuentas de hermanos mayores anteriores. Entre 1559 y 1560 fue hermano mayor Alonso de Solís, que estaba casado con  Catalina de Porras. Este prioste fue el que hizo el primer contrato en el primero año  y  asumió el alcance derivado por no pagar a plazo en 1560-.Pro debió tener algunos problemas económicos y hubo que rectificar el contrato  hasta tal punto que firmó un nuevo contrato en 28 de julio de 1560 por que se comprometía a pagar quince mil maravedíes a la  cofradía de Santa Ana. El motivo no era otro sino que este prioste  se había visto alcanzado en las cuentas y era deudor con la cofradía. Con unas  nuevas cláusulas, se fijaba en un año la terminación de la obra y   se saldaba  la cuenta que la cofradía había contraído con  el pintor Pedro Sardo, al que le denomina con este oficio. Y el contrato, además, fijaba varios plazos: uno,  consistente en la paga de  la mitad del presupuesto, exactamente cuando Pedro Sardo acabara la  hechura de dicha obra, y otro, una año después de acabada la obra. Fueron testigo de este compromiso Antón de Martos, y Melchor López de Atencia, hijo de Hernán López de Atencia ante el escribano Alonso Sánchez.

A partir de 1560, son muchos los vecinos de Alcalá que son cofrades de Nuestra Abuela Santa Ana, junto con las cofradías de la Limpia Concepción , Cabeza. Antiguo de la Santa Veracruz. Reciben los oficios de la cofradía con el acompañamiento del estandarte y antorchas durante  su entierro, al mismo tiempo que la cofradía les dedica una misa.



[1] GILA MEDINA. Lázaro. Arte y artistas en el Renacimiento  en torno a la Real Abadía de Alcalá la Real. Recoge el contrato del legajo del AHPJ. 45.91. Folio 217-217 vª.

 

viernes, 25 de julio de 2014

DESDE EL MIRADOR DE LA TORRE DE LA DEHESILLA


DESDE EL MIRADOR DE LA TORRE DE LA DEHESILLA

 

Resulta arduo subir desde la carretera de Villalobos hasta los repetidores de telefonía y encaminarse por el camino de la loma de la  Torre de la Dehesilla. Una vez traspasado el camino de las Solanas, parece más cómodo el caminar y la vista se extiende a derecha e izquierda entre olivares y algún que otro encinar. Te atrae, poco a poco,  esta  torre gótica, atalaya esbelta y coqueta como si fuera una dama de un caballero homiciano. Al llegar a sus pies, resuenan los mensajes transmitidos de recuas de playeros, las avanzadillas de moriscos de Íllora y el paso de afectados de las pestes y epidemias. Como si fuera la parte superior de una cabeza humana, por el sitio  que mira a la ciudad de la Mota, se divide en suertes de cuatro a seis fanegas, que parecen conquistadas a un monte bajo, antaño de encinas y matorral, y hoy de olivo picual; en su parte baja, abunda el cereal y algún que otro huerto  sustituyendo los suelos linderos de un extenso descansadero de animales y una era colectiva y comunal. Actualmente,  una población dispersa de segunda residencia en torno a la variante viaria de índole nacional ha sustituido aquel corral de los animales preparados  para las carnicerías públicas  y  para  la doma de caballos y yeguas.

            En la Ddehesilla se escenifica el paso de la ganadería a la agricultura entre los vecinos de Alcalá la Real. Y se asiste a la puesta en escena de los primeros pasos de la industrialización comarcalPues, se topa uno, sin darse cuenta, con el rótulo de la calle Industria, que responde a los  primeros asentamientos del sector secundario que, por los años cincuenta del siglo pasado,  modernizaron  la ciudad de la Sierra Sur tras el adelanto  de la industrias agroalimentarias de principios de siglo XX. Cercanos  al Llano de las Aves Frías, se yerguen dos hitos de la historia económica de Alcalá la Real, dos formas de entender la economía, la del modelo empresarial  y  la del cooperativista. A saber, Condepols y la Cooperativa Metalúrgica de San José Artesano. Ambas han resistido reestructuraciones, reflotaciones,  recortes,  crisis, crack,   y una historia difícil  de batallas ganadas a los banqueros, a los accionistas, a las tentaciones de los socios y, sobre todo, al mundo financiero y del capital, que no valora el humanismo de sus productores frente a  la ganancia anónima del dinero.  Son un ejemplo de resistencia obrera y de testimonio de  quijotes productores  que han sobrevivido  a planes provinciales y han superado los embates y envites del mercado. Han extendido sus productos a los rincones más lejanos de nuestra tierra, en el mundo y en muchas ciudades españolas. Han sabido adaptarse además a los tiempos más penosos: la primera cambió de las redes y de  las  maromas de la pesca marítima a  las  enormes sacas de contenedores pasando por los fardos y otros productos derivados del polipropileno; la segunda creó un equipo excepcional de trabajadores expertos en el tratamiento del metal, rejería,  aluminio y calderería reclamados en muchas obras y servicios.

Desde la Dehesilla, se asoma la nueva ciudad que se ensanchó hacia el Sur, prolongándose  a extramuros, en las afueras del casco histórico. A expensas del sector de servicios, el cerrico de Vilches recogió el cementerio de la ciudad fortificada de la Mota;  entre la Cruz de los Muladares y  la cruz de los Blanquitos,  nacieron los barrios de la Tinta, la Quinta, Belén, San José Obrero, Iberoamérica, Salvador, Cuesta del Cambrón  y  el Camino del Cementerio Nuevo. En este solar urbano, se experimentaron los diferentes planes de promoción de la vivienda (desde las protegidas a la libre competencia), y, recogieron  los sudores de su trabajo de muchos emigrantes  en tierras europeas.

Desde la Dehesilla, se divisa una ciudad en progreso,  que vació muchas casas del  recinto histórico artístico, encerrando las cruces de los antiguos caminos como un canto de cisne de una sociedad tradicional  que se escapa de las manos en el siglo veintiuno. Frente a la piedra y mole de las torres históricas del fondo,  se levantan la cal y la negra pizarra de la torre de la nueva parroquia del Salvador, sobresale el tejado del silo ya abandonado y que cambió su uso agrario por el de consumo del ocio; duerme la Mota  todas las tarde en los tejados y terrazas del Campero. Si es de noche y verano, el bulevar ha fijado sus servicios junto al Centro de Salud y Deporte, la Piscina Cubierta Municipal, un destello de arquitectura moderna en su fachada, interiores y empleo de materiales modernos.
En pocos minutos, se ha bajado de la tranquila cumbre de la torre al bullicioso llano, y se ha pasado del sector primario al de servicios, y, en estos tiempos, sin dejar huella el secundario, ya que la silueta urbana  no se interrumpe con las numerosas grúas de años pasados.       

 

 

 

 

 

 


 


 

EL DÍA DE SANTIAGO EN ALCLAÁ LA REAL DEDICADO A TODOS LOS SANTIAGOS.


LA FIESTA DE SANTIAGO

 

 

-Se llevó a cabo a finales del siglo XVI y competía con la de San Juan, exponiendo los actos organizados a la oportunidad climatológica  del momento y participando de las mismas actividades caballerescas para el fomento de la milicia local y la ganadería de caballos, yeguas  y potros.

-Como actividad religiosa, vísperas, misa y procesión que salía por la puerta de la Iglesia se dirigía a la Plaza y volvía por la otra con acompañamiento de toda la clerecía, beneficiados y capellanes de Santa María y Santo Domingo, recorría todas las calles limpias en derredor de la calle de los Méndez de Sotomayor, Palacio Abacial y Calancha.

  -Como actividad  fundamental era el juego de cañas y toros. En 1572, el gasto de 25.030 maravedíes nos da muestra de la importante cantidad con la que se afrontaron los regocijos de la fiesta.

Solía alzarse el pendón de la ciudad  en este día.

-Los toros eran la otra actividad  en la que competían las cuadrillas de cuatro en cuatro de caballeros-alcalaínos y forasteros- en la Plaza Alta de la Mota, algo así como la corrida de los Rejones de nuestros tiempos. Tan sólo se solía contratar a un joven del pueblo que toreaba los novillos a capeo, lo que daba lugar a accidentes de corneo. El protocolo de las ventanas de la Plaza Alta y de las ventanas de los Corredores  jugaba un gran papel a la hora de repartirse el sitio para asistir a la fiesta  entre autoridades y oficiales. Chirimías y atabales alegraban el acontecimiento y a veces debían contratarse a ciudades importantes como Granada. Pagaban los menuderos y carniceros de la ciudad la mitad de los toros, unos cuatro, y el resto lo hacía el ayuntamiento. Los toros procedían de ganaderías de la zona y tenían nombres curiosos como Gamboa en referencia a un regidor del cabildo municipal.

-En la iglesia Mayor abacial se encargó una imagen de Santiago a finales de siglo imitando a la de Granada, con Santiago montando a caballo para celebrar la fiesta de una manera religiosa, incluso dio nombre a una capilla del testero.

El pago del voto de Santiago  se mantuvo  hasta muy avanzado el tiempo ( XIX) y algunos vecinos que eran  caballeros de Santiago nos muestran en la ciudad la importancia de este santo en Alcalá la Real.

La fiesta decayó a mediados de siglo XVIII hasta el punto que hubo que recordar su celebración pòr la Corona, como aconteció en 1643.