domingo, 9 de diciembre de 2018

DIARIO DEL RUTERO POR VILLALOBOS

Nos juntamos unos cuarenta ruteros en Huerta de Capuchinos. En varios coches, emprendimos la ruta hacia Villalobos. A la salida de esta aldea, con dirección a Ana Ramos,  dejamos los coches. Nos puso a nuestra disposición Manuel García, un plano muy buen ilustrado con todos los cortijos que existían  o divisaríamos en el entorno de la ruta, proseguimos entre tierras con programas de retención de erosión dejando atrás el la aldea siguiendo el camino que nos dirigía a  Ana Ramos, contemplando Los Cierzos, pero, divisado este cortijo desde la lejanía, en la Cruz de Palo, viramos  hacia  el cortijo de Veneroso. entre nuevos olivares contemplamos Alcalá la Real, primero el barrio de San Marcos, y tras subir a la cima, bajamos a la era de este cortijo, donde los ruteros de Villalobos nos ilustraron de su maestro Jaime de los años sesenta del sigo pasado, la fiesta de la aldea, y contemplamos los restos del cortijo destruido. Por él pasa la colada de Agreda ( algunos la llaman Agria), que partía desde la Peña del Yeso, y a través de cortijos como La Garrapatilla, se adentraba por estas tierras en dirección de Íllora. Pudimos distinguir que ha sido roturado su trayecto en varios lugares, a pesar de ser una ruta milenaria y  clasificada de interés ganadero,  bajos unos metros para contemplar Cañada Honda, lugar de lavadero de una concentracion de cortijos que se fue despoblando desde los años sesenta. El Camello, con su monte mediterráneo nos contempla sobre nuestra presencia.  





Girando hacia el sur , nos dirigimos por el camino de Agreda entre olivares, donde pudimos divisar muchos cortijos, escuchar las leyendas del chozón de  Juan García Dios, y los dioses, de nuevo contemplamos Ana Ramos, entre los relatos de las cruces, que recordaban antiguos litigios entre campesinos. Desde  los Corrrales hasta Gavilán, tierras de cereal convertidas en su mayor parte de olivar; y, en el horizonte se divisaba Alcalá entre las aldeas de la Pedriza y Santa Ana, vistas maravillosas para posar, y dejamos a nuestra izquierda, los antiguos terrenos de propios del  cortijo del Allozarejo entre encinares, el arroyo de Ana Ramos, un estanque y algunas canalizaciones de cequia. El tramo final, entre el arroyo del Palancares y el mundo mediterráneo, donde esperaba que nos saludara una jabalina, matrona con la que había soñado en las noches anteriores. Entre restos de cequias pasadas, el río, y el margen que sube hacia el Llano de los Muchachos, la antigua vecina Irene Cuenca nos ilustró sobre los cortijos y tierras que rodean  en  el entorno de la carretera local. También, comentamos entre vegas, la pesca del cangrejo, la presa,







































el puente y el topónimo de la aldea de Villalobos, que alude a la familia de los Villalobos, cuyo miembro Luis de Villalobos tenía un cortijo, desde se extendió el núcleo de hábitat concentrado de la aldea. Dimos las gracias a Manuel García  por su desvelo en  raportarnos el ambiente rural de los años sesenta, el paisaje agrario cerealista, la convivencias enre los pequeños cortijos que formaron la roturación ultima alcalaína entre el Camello, Cañada Honda, Venoroso y camino de Agreda, las roturaciones de  principios y finales  de siglo XX, la migración y el desamparo de estos emigrantes con las crisis industriales, el pescadero Visera, el maestro Jaime, el ambiente de Veneroso( al que añadí su nombre proveniente de un italiano que fue regidor alcalaíno y marchó a Granada dejando este cortijo como memoria para fundar una escuela secundaria), y , sobre todo, nos hizo más placentero el caminar acompañado por su esposa, su madre y su cuñado Mateo, que nos prepararon esta ruta tan agradable en medio de un día azul, que parecía acercarnos a un microclima especial que nos describió Manuel por Cañada Honda.
MUCHAS GRACIAS A LOS VECINOS DE VILLALOBOS QUE NOS ACOMPAÑARON , MATEO Y  , SOBRE TODO, A MANUEL GARCÍA.

DARRO EN LA SEMANA DEL JAÉN DE HOY

JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ DARRO


En las Jornadas montañesinas  celebradas recientemente en Alcalá la Real,  acudieron muchos tratadistas e investigadores de la obra del famoso imaginero Martínez Montañés, pero, al mismo tiempo, artistas y personalidades del mundo cultural andaluz. Entre ellos destacó la presencia del famoso pintor José Manuel Sánchez Darro, natural de la ciudad de la Mota. Posteriormente, desde  su adolescencia, se afincó  en Granada, donde ha desarrollado toda su trayectoria artística y se ha convertido en un exponente universal en los distintos campos del arte, desde la pintura a la escultura pasando por el grabado o, diseño.  Tuvimos la suerte de compartir con él parte del recorrido de la Magnífica Exposición del Aula Magna de san José de Capuchinos, porque, con su saber, imbuye a su entorno en  una serie de reflexiones muy importantes  para el conocimiento de su obra. Ante la presencia de las obras expuestas, Darro reconoció sus fuentes artísticas, en las que su paisano Montañés comparte con todos los  artistas y movimientos clásicos ese manantial de donde adquirió su formación:  desde el mundo grecorromano hasta Leonardo da Vinci, sin olvidar  los clásicos Velázquez o  Durero, y los movimientos culturales importante del mundo contemporáneo, desde  Goya hasta Picasso  del siglo XX, e






n la primera sala, dedicada al paso de infancia de Juan Martínez por tierras alcalaínas,   comentó una curiosa anécdota delante de  aquella pila plateresca, donde fueron bautizados. Y la ilustró con el día de su bautizo, en el que su padre, Rafael Sánchez Valenzuela escuchó los augurios del párroco don José Luis Cuevas Motos, de que las mismas aguas del Lisipo español estaba recibiendo su hijo en­ esta pila de la iglesia de las Angustias pronosticando y anunciando que destacaría como un famoso artista. Ya, en los primeros años de su vida, también coincidió con la trayectoria vital del Dios de la Madera, para encontrar el primer maestro del mundo pictórico en el liceo alcalaíno Alfonso XI, donde impartía su docencia el pintor sevillano Diego Ruiz Cortés, un maestro que llegó a ser su amigo. Un  profesional que le imbuyó el afecto por el mundo del arte junto con otros futuros  pintores naturales de Alcalá como Manuel Martínez Vela o Ricardo Bellido, compartiendo momentos de aprendizaje  cuando el resto de los niños  se dedicaban al  juego. No es de extrañar que su primer cuadro respondiera a una obra sugerida por su padre, un encuadre de la Mota con la iglesia de San Antón, que siempre recuerda en su visita a su tierra natal.            Ante la escultura de Pablo de Rojas, como el maestro de Martínez Montañés, marchó a Granada, y amplió los estudios en la Escuela de Bellas Artes de Granada de la mano de los profesores Juan Manuel Brazán (pintura), Miguel Moreno (escultura) y Julio Espadafor (grabado).  A partir de sus primeros pasos de pintor, varios hitos concurren en su vida artística. Desde sus primeros contactos con  el mundo de las universidades  americanas hasta la creación del  Grupo ZEN-DA con el artista japonés Zenitani, realizando  exposiciones en tierras japonesas, su presencia artística  se multiplica junto con su labor y docencia en  encuentros, bienales, publicaciones, congresos nacionales e internacionales.

Como pintor y escultor creador de Esculturas del Equipo 8.8, junto al arquitecto Alejandro Muñoz, ha participado en numerosas exposiciones, individuales y colectivas y ha sido invitado como ponente en las universidades de Harvard, Delaware, Columbia y Puerto Rico. Darro  experimenta muchos  campos del arte como el diseño y se ve inmerso en una  referente cultural que se encuentra en muchos espacios urbanos y de otra índole. Pasa de las etapas figurativas  hasta  abstracción. Y nos viene a nuestra mente aquel cartel anunciador de una celosía de la Mezquita de Córdoba con motivo de la presentación de la Ruta del Califato en el Legado Andalusí por los años ochenta del siglo pasado.
En su nueva etapa que versa sobre la geometría fractal y topológica, la Alhambra y los estudios de Rafael Pérez Gómez, se interrelacionan e imprimen un sello indeleble a su obra, de experimentación, creatividad y de respuestas sensoriales y cognitivas, donde el espectador se acerca a este estímulo intelectual dentro del placer mental.  Quedaron diversos hitos, como la estatua de Fernando de los Ríos, o los premios a los investigadores del Consejo Social de la Universidad de Granada (con ese estímulo poético del texto literario). Pues Darro se coaliga con la poesía, y lo ha realizado con los textos famosos de escritores poetas como, Juan de la Cruz, Rilke, García Lorca, Juan de Loxa y, sobre todo, con Elena Martín Vivaldi, con la que compartió el Hermanamiento Poético entre ella y la puertorriqueña Julia de Burgos, e, incluso les ilustró el libro de este acontecimiento. Por eso, no es de extrañar que la poeta granadina lo calificara como el pintor poeta. En este artista, se hacen patentes estas palabras alusivas a su creatividad,  investigación, emotividad y  sensibilidad, cuando se sueñan atmósferas se crean mundos infinitos y fascinantes, las realidades toman otra forma, las formas adquieren otras dimensiones y el arte se transforma en una obra que nace del corazón. El artista es una manifestación de emociones, donde la creación es el lenguaje; la expresión se suelta en múltiples vibraciones, técnicas y temáticas que delimitan un estilo propio, una firma que hace reconocer lo imaginario por medio de la obra del autor.En la actualidad, con reminiscencias de nuestra tierra jiennense, la propuesta creativa para la campaña  “Always Segureño” se muestra  fiel testimonio como Darro aplica la geometría a sus obras  dentro de ese intento de  despertar al espectador  la falta de conciencia sobre la rivalidad entre la naturaleza y la sociedad contemporánea”.  Son patentes la huella nazarí,  el surrealismo, la geometría, y el universalismo de relacionar al hombre con lo transcendente dejan huella en esta obra.
 Y el próximo año, recordando una etapa viajera por la India, se encontrará en Nueva Delhi, con una aportación muy sugerente, dentro de su estilo creativo e investigador, donde la abstracción geométrica estará vigente en distintos espacios configurados por delicadas geometrías, hilo conductor que articulará el espacio cifrado, y unirán a través del éter viajero las fortalezas rojas de India con la Alhambra. La melancolía, los textos de poemas y párrafos de autores contemporáneos, reminiscencias de diseño con tinte de la red de Indra, el canon del trisquel de la Puerta del Vino, los modelos cristalográficos alhambreños del ilustre matemático Rafael Pérez Gómez, entre otros, contribuirán a este proyecto expositivo y a su afán de incluir nuevos desarrollos geométricos, donde ha dibujado un nuevo tipo de teselación del plano pentagonal que es primicia mundial.
 Y todo enmarcado, en aquel dicho que publicó Horacio en su tratamiento poético y del arte, Ut pictura poesis (traducida «como la pintura así es la poesía», o «la poesía como la pintura»), muy cercana a la que debió imitar de otro poeta griego Simónides de Ceos cuando decía que la poesía es pintura que habla, y la pintura poesía muda. No en este caso,  ya que Darro, con su deseo de interrelacionar estos dos mundo los aúna , que siempre alcanzaron  una valoración superior en el mundo de las artes.

 

jueves, 6 de diciembre de 2018

ENFRAILES, VIUDOS

VIUDOS

Ana del Castillo (1588), viuda pobre residente en la cortijada de Frailes, tenía un hijo menor  de 18 años jornalero llamado Bernardo Vivía en su casa propia, compuesta de portal, cocina, cuarto y cámara, de diez varas de frente por tres y media de fondo, lindera por la parte alta con casa de Juan Crespo,y, por la baja, con María Gutiérrez.  Podría ganar 55 reales.  No sabía firmar y lo hizo José Hinojosa a 12 de marzo de 1751. 
Ana Ventura Peñalver ( 1592). pobre tenía un hijo jornalero mayor de 18 años. Vivía de arrendamiento en Frailes y no sabía firmar y lo hizo Hinojosa a 21 de marzo de 1751.
Ana Josefa Solana (1594) pobre, tenía dos hijos mayores de 18 años jornaleros, uno soldado. No sabía firmar y lo hacía Hinojosa a 22 de marzo de 1752. 
Ana de Torres ( 1604). pobre tenía un hijo menor y una hija menor.
Clara Hipólita Romero ( (1609) tenía dos hijos menores de 18 años.
Flora Garrido (1622), pobre, tenía una hija.
Felipa Robles (1627), sola.
Francisca Ortiz ( 1660), tenía un hijo entrado de 18 años, jornalero, otro menor y dos hijas.
Isabel Ana de Abril (1664), pobre, tenía una hija.
Isabel de la Peña (1665), pobre. 
Ysabel de Molina (1666) pobre, tenía dos hijos menores.
Ysabel del Alba (1667),
Juan de Cortes (1675), tenía un hijo menor y una hija.
Juana Ramírez (1709), pobre, tenía un hijo jornalero, mayor de 18 años, y  y otro menor.
Maríía Gutiérrez ( 1711) , tenía un hijo de 18 años, jornalero y tres hijas.
Mariana de Abril (1721), viuda, tenía un hijo mayor de 18 años, jornalero del campo. M
Mariana de Abril (1723) tenía un hijo de 18 años jornalero, que no trabajaba  por estar quebrado y otro menor. 
Mariana Garrido (1725), tenía tres hijos jornaleros mayores de edad. 
Sebastiana de Cuenca (1741)

DONCELLA

María de Cortes ( 1719), doncella,  tenía  tres hijos mayores de 18 años, jornaleros y una hermana.

LABRADOR

Andrés de Campo (1589), jornalero viudo. Se le clasifica como pujarero, de 47 años. A una legua, vivia  en su casa propia de la cortijada de Frailes,  de 12 varas de largo por cuatro de ancho, compuesta de cuarto primero, segundo, cocina, dos cámaras,  tinado y su correspondiente corral , lindera por la parte alta con casa de Antonio Moyano, y, por lo bajo, con esquina (55 reales).  Disponia de dos vacas,  3 puercas de cría, dos lechonas, 12 cabras , una jumenta y un jumento. No sabía firmar y lo hacía Antonio Gutierrez a 21 de marzo de 1752.
Andrés Gallardo (1591)  pujarero jornalero, de 43 años, casado con Ana de Alba, tenía un hijo mayor de 18 años, Alfonso jornalero, otro menor Clemente (10 años), y dos hijas. Vivía en su casa de la cortijada de Frailes, de  9 varas de fretne por cuatro de fondo, compuesta por , portal, cocina, , cuarto , cámaras, caballeriza, y pajar y su corral, lindera con casas de Patricio Gago,  y de Francisco Mudarra. (66 reales) Disponía de 2 vacas, un buey, un lechón  y una jumenta.  No sabía firmar y lo hizo Gutiérrez a  3 de febrero de 1752. 
Alfonso Váquez (1595), pujarero jornalero, de 48 años, casado con Juana de Molina, tenía un hijo menor Francisco (5 años) y tres hijas. Moraba en su casa propia de la cortijada de Frailes,  compuesta de un cuarto, cámara, cocina y portal lindera por lo alta con casa de don Diego Molina, y por lo bajo con el camino real, de 10 varas de largo por seis de fondo.  (cinco ducados).  Tenía en arrendamiento, una huerta de siete fanegas, propia de doña Inés Miranda,  que pagaba 283 reales, planrada de  trigo, habas,  una noguera,  y 12 ciruelos con 7 encinas y quejigos. Disponía de 8 cerdos, 2 vacas y un jumento,  No sabía firmar y lo hacía Gutiérrez 23 de octubre de 1751. 
Antonio Martín de Moya,  (1599)jornalero, de edad 60 años, casado con Marina Castillo y tenía unmozo sirviente jornalero que ganaba 9 eurois. Vivía en su casa de teja de la cortijada de FGrailes de  10 varas de frente por cinco de fondo, , compuesta de cuarto primero, cocina, cámara y su correspondiente corral,  (110 reales), lindera por la parte alta con tierras  doña Bernarda de Miranda, y, por la baja, con  María Hidalgo.  Disponía de una choza de retma de site varas de frente por dos de fondo. Y una una pieza de tierra de regadío con el agua que baja del nacimiento en el sitio de la presa, lindera con tierras del castillero don Alfonso de Aranad, camino real que se dirigía a la Sierra,  tierras de don Bartolomé Martín y de María Cortes, cargada con un censo de 100 ducados con cuatro fanegas que poseían Bartolomé Martín y María de Cortes, a favor de don Alnso de Pineda ( 11 reales de vellón). Disponía de una vaca, un buey, 3 cerdos, 4 lechones, 7 lechonas y una jumenta. No sabía firmar y lo hacía Hinojosa a 12 de febrero de 1752. 
Cristóbal Ruiz Cortecero (1611), jornalero, soltero, tenía a su madre,  y un hermano jornalero mayor de 18 años, dos sirvientes gañanes y cuatro ganaderos.
Esteban de Cuenca ( 1620), viudo, jornalero, tenía una hija y un sirviente jornalero.
Francisco López de Castilla (1621), jornalero, casado, tenía un sirviente, jornalero.
 Francisca Gutiérrez (1642) , tenía un hijo mayor de 18 años, jornalero, y una hija.
FRancisco Romero (1648), jornalero, casado, tenía tres hijos m,enores, un gañán y un sirviente ganadero.
Florencio Jiménez (1654), jornalero,m casado, tenía dos hijos menores y una hija.
Gerónimo de los Santos (1662), tenía un hijo mayor de 18 años, jornaleros, tres menores y tres hijas. 
Juan Bautista Ávila, el mayor (1684), mayor de 60 años, casado, tenía un hijo myor de 18 años, que trabajaba en la misma labor, un gañán y un sirviente ganadero.
Jacinto de Anguita (1685), jornaelto tenía un hijo mayor de 18 años labrador, y cuatro hijas.
Juan García , jornalero (1688), tenía un hijo menor y dos hijas.
Juan Garrido (1699), jornalero, tenía un hijo jornalero mayor de 18 años, y dos menores.
Juan Bernado Mudarra (1710), jornalero, de 60 años, casado, tenía un nietoi menor, dos mozos de soldada, un gañán y  otro ganadero.

JORNALERO

Antonio Elbira (1590), casado con Ana de Ortega, tenía tres hijos menores y cuatro hijas.De 43 años, vivía en su casa propia  de la cortijada de Frailes,  a una legua de Alcalá la Real, compuesta de cocina, , cuarto,  y cámaras.  Con un corral cercado de piedras, que se regaba, cuando bajaba agua del río de Navasequilla la Alta,  por no tener riego en propiedad,  de 25 parras, una higuera y árbiles frutales, 8 varas de frente por cuatro de fondo. (4 ducados).  Lindera con casas de Andrés Gallardo por parte alta, y por la baja con las Fernando Mudarra (88 reales). Disponía de una lechona, no sabía firmar y lo hacía  Andrés Felix  de la Guardia a 12 de marzo de 1751. 
Alfonso de Anguita (1593), casado con Matea Mudarra, tenía una hija. Moraba en una casa arrendada de la cortijada de Frailes, a una legua de la ciudad, de 28 años, disponía de una puerca. No sabía firmar  y lo hacía Francisco Manuel a 20 de marzo de 1750. 
Alfonso Jiménez (1596). casado con Águeda de Arias, tenía un hijo menor Alfonso  y una hija. De 25 años, moraba en su casa de retama de la cortijada de Frailes, a una legua de Alcalá, compuesta de cocina, cámaras y corral, de diez varas de frente por cuatro de fondo,  (tres ducados), lindera por todos lados con terrenos de propios, , disponía de una jumenta y un lechón. No sabía firmar y lo hizo Guardia a 7 de febrero de 1752. 
Alfonso Aceituno (1597)  jornalero de 45 años, casado con María de la Peña tenía un hijo menor Luís de 5 años. Vivía en su casa de retama de la cortijada de Frailes,  compuesta de cuarto bajo,  cámaras, y, a un lado de la casa, una caballeriza conjunto, de 11 varas de frente y cuatro de fondo.  (4 ducados y medio) lindera con csas de María de Abril por la parte alta; y, por la baja,  con tierras de propios, sobre la que estaban fundada. Disponía de una jumenta, una puerca de cría, dos lechones y una lechona. No sabía firmar y lo hizo Guardia a 24 de  de marzo de 1752. 
Antonio Moriano (1598), de 50 años, casado con Salvadora de la Rosa, tenía dos hijos, Juan  de 15 años, y Miguel de 10 años. 
Vivía  en su casa de la cortijda de Frailes, compuesta de cuarto en bajo, y cocina,  con sus cámaras y su corral, a una legua de Alcalá, con diez ciruelos, diez guindos,  y una parra,  de trece varas de frente por ocho de fondo (6 ducados). Lindera por la parte alta con Patricia Gago,y, por la baja con Francisca García. Poseía en propiedad una haza de cinco fanegas y media de segunda calidad, linderas con tierras de don Gabriel de Miranda (E), con el río de los Linarejos (O y S), y tierras de propios (N). Disponía de dos puercas de cría, seis cerdos gordos y una jumenta, una vaca y un buey. No sabía firmar y lo hacía Guradia a 29 de enero de 1752. 
Antonio Martín de Castilla, (1600) mere,  casado con María de Alba, tenía dos hijos menores y dos hijas.  No sabía firmar y lo hizo Honojosa a 6 de abril de 1752. 
Andrés Martín ,(1601), tenía dos hijos menores y dos hijas.Casado con María de la Paz, residia en la cortijada de Frailes y disponía de una lechona. No sabía firmar y lo hizo  Guardia 13 demarzo de 1752.
Andrés Moyano, (1606), casado, tenía un hijo menor.
Cristóbal de Ortega ( 1612), casado, tenía dos hijos menores y una hija.
Cristóbal de Arias (1613), casado, tenía dos hijos menores.
Diego Escobar (1615), mere, casado.
Diego Sánchez (1616) mere, casado, tenía una hija.
Diego Pérez (1617), viudo, tenía tres hijos menores y unahija.
Esteban Leon Álvarez (1619),  mere, casado,  tenía un hijo menor.
Francisco de Mesa (162º1), mere, casado, tenía un hijo menor.
Francisco Jiménez (1625), casado, mere, tenía tres hijos menores.
Francisco Campillos (1626)  mere, casado.
FRancisco Gómez (1634), casado, tenía una hija.
Francisco Garcúa Castonva (1633), mere, casado, tenía un hijo menor y una hija.
Francisco Valentín (1635), jornalero, viudo, tenía un hijo menor.
Francisco Caravias (1637), casado, tenía un hijo mayor, de 18 años, jornalero y tres menores.
Fernando Mudarra (1638), casado, mere, tenía dos hijos de 18 años, jornaleros, tres menores, y dos hijas.
Francisco Aguilar, casado, (1639) tenía un hijo mayor de 18 años jornalero y tres hijas.
Francisco Baeza (1640), casado.
Francisco Martín (1641), mere, casado, tenía una hija.
Francisco Vázquez (1643), casado, tenía dos hijos.
Felipe Gómez (1644), casado, tenía un hijo menor y dos hijas.
Juan Vázquez (1644), casado tenía una hija.
Francisco de la Cruz Romero (1646), casado, tenía un hijo menor y una cuñada.
F
Florencio de Arias ( 1650), casado.
Félix de Ojeda (1656), casado, tenía un hijo menor y una hija.
Francisco Castilla (1658), ( casado,m tenía dos hijos menores.
Gerónimo Peñalver (1661), casado, mere, tenía un hijo menor.
José Manuel Peñalver (1669), de estado mancebo.
Joé Ballartas (1670), casado, mere.
Juan Gerónimo Gutiérrez (1673), mere, casado, tenía un hijo menor.
Juan Jiménez Guelte, (1674), casado, tenía dos hijos.
Juan Esteban Álvarez (1676), casado,  tenía una hija menor.
Juan Gutiérreez Guardiola (1677), casado, tenía dos hijas.
Juan Castilla (1679), casado, tenía un hijo menor..
Juan Manuel Hinojosa (1680), mere, casado, tenía dos hijas.
.José Mudarra el mayor (1681), mere, mayor de 18 años, casado.
Joaquín de Molina (1683), casado.
Juan Pablo Gario (1687), casado, tenía una hija.
Juan de Estedo (1689), casado, tenía dos hijos menores y dos hijas.
José de Estedo (1690), mere, casado, tenía un hijo menor y una hija.
Juan Bautista Vázquez (1691), casado, mere, tenía un hijo mayor de 18 años jornalero y tres hijas.
Jacinto Alfonbso de la Rosa (1693), casado, tenía un hijo entrado de 18 años, jornalero, dos menores y una hija.
José Ochando (1694), casado, tenía un hijo menor y una hija.
José Romero (1695), casado y tenía tres hijas.
Juan Román (1697), casado, tenía un hijo menor.
Juan de Anguita (1698), mere, tenía un hijo menor y una hija, casado.
Juan Ballartas (1700), casado, tenía un hijo menor y dos hijas.
Juan Antonio Barrero (1701), casado, tenía un hijo menor y una hija.
Juan Crespo (1704), casado, tenía dos hijos menores, dos hijas y una cuñada.
Juan Lirón (1705), mere, casado, tenía un hijo mayor de 18 años jornalero, otro menor y dos hijas.
Juan Martín (1707), de 60 años, tenía un hijo jornalero mayor de 18 años, soldado miliciano y dos hijas, viudo.
Juan García Ruiz (1711), casado, tenía un hijo menor y tres hijas.
Luís García (1712), casado, tenía un hijo llamado  Gabriel de 18 años, soldado miliciano, jornalero, otro menor y tres hijas.
Luís Romero e (1713),  mayor de 60 años, casado, tenía un hijo mayor de 18 años, miliciano, que trabajaba en el campo.
Matías Romero (1715), casado,  mere.
Manuel Martín de la Cruz (1720),  tenía un hijo menor y dos hijas , casado.
Pedro  de Escobar, (1727)  mere, viudo.
Pedro Romero (1728), casado,mere, tenía una parienta pobre.
Pedro Rosales (1729), casado, tenía un hijo menor de 18 años, jornalero, cuatro menores y dos hijas.
Pedro García Zarco (1730),, casado.
Pedro Gómez (1731), tenía cuatro hijos menores y una hija.
Pedro Estedo (1732), casado, mere, tenía un hijo menor y cuatro hijas. 
Pedro Palomino (1733), , mere, viudo, con dos hijas.
Pedro Madrigal (1735), casado, mere, tenía dos hijos menores y una hija.
Pedro Hidalgo (1735), casado, tenía tres hijos menores y dos hijas.
Pedro Garrido el menor (1736), casado, tenía tres hijos menores.
Pedro de Quesada ((1737), casado, tenía cuatro hijos menores y una hija.
Pedro Garrido el mayor (1738), casado, mere, tenía tres mayores de 18 años jornaleros.
 Sebastián de Cuenca (1741),soltero.
Sebastián de Campos (1743), mere, casado , tenia una hija.
Tomás Martín (1744);, mere, casado, tenía una hija menor.
Tomás Aceituno (1745) , viudo, tenía un hijo menor y su madre.
Tomás Palomino (1747) mere, casado, tenía tres hijos menores y dos hijas.


GANADERO


Manuel del Castillo (1722), ganadero, casado, tenía un hijo menor. 
Francisco Moyano (1647), jornalero ganadero, mayor de 60 años, viudo,.
PASTOR

José Castilla (1682),  soltero, tenía un hermano mayor de 18 años, que no trabajaba por ser inocente.
Marcos Pérez (1724), soltero,  tenía un hermano mayor de 18 años, jornalero, y una hermana. 
Tomás Moyano (1746).  casado,m tenía un hijo menor, una hija y un pariente menor.
PEGUJARERO

Alfonso de Quesada ( 1601), casadocon María Miranda.De 54 ños, tenía una hija. Poseía u casa propia de la cortijada de Frailes proindivisa de Félix Romero, en la calle Juan Jiménez, de 14 varas de frente por ocho de fondo, compuesta de segund tercero cuartos, cocina, caballeriza, y con su correspondiente corral  (10 ducados). lindera dcon el corral de don Juan Cedillo, presbítero, y, por lo bajo, casa de doña Margariyta Guardua, monja trinitaria,  (con uncenso de 60 ducvados a favor del monasterio trinitario). Tenía 164 colmenas enn la villa de Chinchón, . Disponía de una jumenta, no sabía firmar y lo hizo Gutiérrez a 8 de febrero de 1752.
Bartolomé Romero (1607), jornalero, casado.
Bartolomé Moyano (1608). jornalero, casado tenía una hija.
Carlos Serrano ( 1610), tenía dos hijos menores y tres hijas.
Diego de Cuenca (1614). casado, tenía un hijo mayor jornalero, de 18 años.
Fausto Pérez (1624), casado, tenía dos hijos menores y dos hijas.
Francisco de Aguilar (1628), casado, tenía un hijo mayor, de 18 años, jornalero, y dos menores.
FRancisco García (1629), casado, mere, tenía dos hijos menores y una cuñada.
Francisco García Extremera ( 1630), viudo, tenía un hijo menor.
Francisco Escobar (/1631), casado.
Francisco Martín de Rosales (1636), casado, tenía un hijo jornalero mayor de 18 años, otro menor y una hija.
Félix Romero (1651), jornalero, casado, tenía cuatro hijos menores y tres hijas.
Francisco Antonio Romero ( 1652), jornalero, casado, tenía tres hijos menores y dos hijas.
Francisco Mudarra (1652), jornalero, casado, tenía un hijo jornalero mayor de 18 años, una hija, un sobrino menor y una sobrina.
Francisco Barrero (1655), jornalero, casado, tenía un hijo de 18 años jornalero y dos hijas.
Francisco Barrero (1655), jornalero, casado, tenía un hijo jornaelto mayor de 18 años, otro hijo menor y dos hijas.
Francisco Garrido, el mayor (1657), jornalero, casado, tenía tres hijos mayores de 10 años jornaleros.
Francisco Cano Mudarra (1659), casado, tenía un hijo menor y una hija.
José Márquiez Ibarra (1668),  pujarero y estanquero de tabaco, casado, tenía un sobrino menor.
Juan Ruanao (1671), casado,m tenía dos hijos menores y tres hijas.
Juan Martín de Arias ( 1672), jornalero, soltero, y tenía una hermana.
Juan Bautista Ávila (1686), jornalero, casado, tenía dos hijas. 
José Mudarra (1696), el menor, casado, tenía un hijo menor y una hija.
Juan Manuel de Cuenca (1706), jornalero, casado tenía un hijo menor.
Manuel León Álvarez (1716),  jornalero, casado, tenía cuatro hijos y dos hijas.
Patricio Gago, casado tenía un hijo menor. 
Pedro Alejandro Vázquez casado tenía un hijo menor (1739). 
Pedro Vázquez ( 17640),  casado,m tenía de 18 años jornalero.


OTROS OFICIOS

Antonio Torres ( 1603), batanero, de 60 años, casado con Francisca Ruiz, , mno tenía hijos,mantenía a sus sobrinos José de Torres, de 14 años,  y una moza.  Vivía en su casa con su batán, del sitio de Frailes,  que deistaba a una legua de la ciudad de Frailes,  compuesta de su portal, canballeriza, pajar, cocina, cuarto segundo, y en el otro cuarto que sirve de cámaras,  de 14 vars de frente `por  cuatro de fondo,  ( seis ducados). lindera con huerta de los herederos del granadino don Pêdro Castro, por la parte alta, y por la baja, con el camino que se dirigía a Frailes.  (10 ducados). 
El batán, si se alquilara, ganaría diez ducados, , por el momento se sacaban 200 reales. Tenía la csa un corral que se regaba con el agua del Nacimiento, con 10 parras, un olivo, una noguera, y tres higueras. Sobre casa y bat´na se cargaba un censo de  de 600 reales que se pagaba al convento de Nuestro Padre Francisco de la Observancia (18 reales anuales). 
Poseía unaa meoria de secanao de 3 fanegas en e Monte el ey, de sembradura de secano de tercera calidad,  lindra con tierras de don Juan de Alcalá,  con camino que se dirigía a Charilla,  tierras de don Eladio Serrano  y de don José Isidro. gravada con seis misas de limosna en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Disponía de dos jumenta,s una lechona, un lechón y 7 colmenas. Sabía firmar y lo hizo a 25 de enero de 1752.
Alfomso Quinto Valverde (1605), jornalero, casado, tenía un hijo menor y una hija.
Diego Manuel Jiménez (1618), aladrero, casado, tenía cuatro hijos menores y dos hijas.
Francisco Cortes Casellano (1632), maestro de herrero, soltero,  tenía dos hermanos.
Francisco Manuel de Torres, maestro de cardador ( 1649), casado, tenía un hijo menor y una hija.
Gabriel Gómez (1663)  maestro de zapatero, casado, tenía dos hijas y un aprendiz.
Juan Jacinto Gutiérrez (1678), zapatero oficial, casad, tenía una hija.
Juan Barrera (1703), molinero,casado tenía un hijo menor y un sirviente.
Juan José del Muro (1708), maestro de barbero, casado, tenía tres hijos menores.
María Garrido (1717), aceitera, tenía una hija.
Marcos de Moya (1718), teniente de escuadra de las Milicias, , jornalero, mancebo,  solo.
Tomás de Ibáñez, maestro de sastre ( 1748), mayor de 60 años, casado tenía un nieto mayor de 18 años que trabajaba en el mismo oficio.

TRAS LA MOTA, EL ARRABAL NUEVO


Un nuevo documento nos ilustra de la expansión de la ciudad fortificada al salir de su amurallamiento. Ante el mismo notario Francisco Ordóñez, a primeros de septiembre de 1539, siendo testigos, el montefrieño Gerónimo García y los alcaláinos Rodrigo de Aranda y  Francisco de Cabrera, se firmó un contrato de censo de 1.200 maravedíes entre  Gonzalo de Cabrera y el sastre  Íñigo de Narvaez, pagaderos al años siguiente en dos pagas por San Juan .  Nos referimos a la zona que se regula entre el entorno de la calle de las Entrepuertas, la Puerta del Arrabal, la calle Caba y la carrera vieja. Se refiere a las condiciones del  censo  por las que  Íñigo Narvaez  es el beneficiario del censo y Gonzalo de Cabrera es el portador , y el primero lo recibe un prestamo  y lo avala sobre unas propiedades de bienes inmubles ( en esta ocasión, unas casas). Y, son muy interesantes sus  ubicaciones. Pero veamos el párrafo:

"el dicho censo cargo e impongo sobre tres pares de casas que yo tengo en la calle de Los Mesones de esta ciudad, todas juntas con las que salen a la parte e la calle alta  alta e alindan con los tres pares de casas con casas de Andrés García de Olmo y con casas de Ambrosio Hernández e, por dos partes con dos calles reales,  herrero, una la que desciende a la calle de los Mesones, e la otra que desciene a la Calle Caba, por la parte alta. E sobre otras otras casas que yo tengo bajola Puerta del Arrabal, linde con las casas de los herederos Hernán Martínez de Urraca López, e casas de herederos de  Bento de Osuna, difunto, e la calle Real".

CONCLUSIONES

-Este espacio urbano se encuadra en el terreno actual ajardinado entre la muralla que baja de la Puerta del Arrabal, la calle  Real, escalinata de los Jardines de la Mota. Existia una calle alta, por encima de los Mesones que descendía de la de arriba, y otra que se dirigía a la calle Caba. Junto a la Puerta del Arrabal, existían varias casas, que desparecerian con la construcción del Pósito Real. 
-Muestra  que los propietarios son miembros de la élite conquistadora  por los apellidos de los Cabrera y Narváez. Y los vecinos suelen ser de los oficios contaminantes como  los odreros, los mesoneros y algunos sastres. 
-Señala que en el tercer decenio la urbanización se ha realizado.