domingo, 20 de abril de 2014

DOMINGO DE RESURRECCION DEL AYER Y DEL HOY.


DOMINGO DE RESURRECIÓN ENTRE EL AYER Y EL HOY

PASCUA DE RESURRECCIÓN

Comenzaba el Triduo Pascual con tres días.

Desde que se instituyó  la  Abadía, se llenaban las iglesias, porque muchos cristianos cumplían con el deber de comulgar al menos una vez en el año por Pascua de Resurrección.

Era una fiesta movible de la Abadía. Pero muy solemne. Por eso, Se abrían sus puertas de par en par. Tocaban las campanas a gloria.

Se preparaba con sumo cuidado

Se cantaban con toda la solemnidad las horas divinas por los beneficiados desde la Vísperas del Sábado de Gloria hasta las segundas vísperas de  este domingo. Se hacían exequias fúnebres también con toda la solemnidad, en caso de que las hubiere.

Era obligatorio que acudieran a la Misa Mayor  todos los beneficiados, capellanes, curas, y demás servidores eclesiásticos. También lo hacía por orden las cofradías y el pueblo. Se colocaban en la parte alta del coro el cabildo eclesiástico de la Abadía, fuera del coro, el cabildo municipal y las cofradías siguiendo el orden de mayor antigüedad hasta nueva creación: Antigua, Caridad, Veracruz, Santa Ana,  Cabeza, Soledad,. Dulce Nombre de Jesús,  y Oración en el Huerto.

Al finalizar la misa se hacía una procesión claustral en amaneciendo desde el altar mayor por los claustros de la Iglesia Mayor hasta la capilla del Deán donde se llevaba el Santísimo y se cantaba Regina Coeli , laetare, Aleluia. .   Luego, se volvía al Sagrario y en el altar el sacerdote que llevaba el Santísimo decía la Oración “ Solita quae sumus…”.Luego, encerraba a este en el Sagrario. Acudían los beneficiados de la iglesia de Santo Domingo, lego se hizo en Consolación.

Lo mismo acontecía el Lunes de Pascua.

Desde tiempo del abad Moya, se extendió la costumbre a todas las iglesias y conventos de la ciudad por sus claustros tras maitines y laúdes..


La actual procesión del resucitado se lleva a cabo desde 2002. Completar con programa.









 

sábado, 19 de abril de 2014

EL SABADO SANTO DE AYER Y HOY. EL SALMO DOMINUS DEUS SALUTIS.

 
EL SALMO  88 PREPARA PARA EL SABADO DE GLORIA
 





 




viernes, 18 de abril de 2014

el viernes santo . del ayer y del hoy.


VIERNES SANTO

                                                                                                            

 

El Viernes Santo ha sido el día procesional por excelencia. La Noche de las Tinieblas y la Adoración de la Cruz convocaban a todos los miembros del cabildo municipal a la Iglesia Mayor abacial para  la ceremonia, que provocó muchos litigios entre los cabildos municipal y eclesiástico  por el hecho de llevar la  espada y el  bastín del corregidor, Los Maitines cambiaban la hora.  

 

Por la  Mañana, El Dulce Nombre de Jesús desde 1597  en la procesión de los Nazarenos. Muy comentada en registros anteriores.

 

Por la Tarde y Noche. El Santo Entierro y la Compañía de  los Soldados. La Soledad era  la compañía de Los Hidalgos, que tuvo muchos conflictos  con la autoridad porque salía de noche y se producían altercados públicos debido a l uso de las caretas por los sayones, judíos y tropa de la ciudad. El Paso de la Soledad  del Convento de San Francisco también se acompañaba de un gallardete de dicha imagen[1] y el de San Juan con su un gallardete  en la procesión que salía con motivo del Entierro de Cristo en el Viernes Santo por la tarde.[2]

En el siglo XX, se mantenía el Entierro de Cristo con su urna de crista y salía de la ermita de las Cruces. Se convirtió en la procesión oficial, a la que acudía el cabildo municipal.
A partir de 1949, se desarrolló el Viernes Santo:
-Mañana, como se venía haciendo desde tiempo inmemorial, simplemente que cambiaron las cuarillas por hermandades.
Por la larde, procesión del Cristo de la SALUD Y VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS.

En algún Tiempo Sábado Santo, procesiónm general del Santo Entierro con la prdsencia de todas las cofradías e imágenes de Santo Entierro y Soledad. Por los años setentas, cambió la pr4ocesión a Viernes Santo pr la noche a las once o doce.
-
Em la iglesia se mantuvieron los Oficios de Maitnines en las Vísperas como Nochede Tinieblas.

 




[1] AHPJ. Legajo 5371. Folio 20. Felipe Montes Lezcano. Concierto entre el Convento de San Francisco y hermandad del gallardete y la de la imagen de Nuestra Señora de la Soledad. Eran cincuenta y tres hermanos, de los cuales tres iban con el gallardete, el resto, vestidos con túnicas negras y disfrutaban de las hachas,, misas y enterramientos acostumbrados.
[2] AHPJ. Legajo 5369, Folio 334. Manuel Monte lezcano. 16 de Septiembre de 164O. Concierto entre el Convento de Nuestro Señor San Francisco, la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y los cuarenta y los hermanos del Gallardete del Señor San Juan.

jueves, 17 de abril de 2014

jueves santos. entre el ayer y el hoy. la cofradía de la la Veracruz y los monumentos.


JUEVES SANTO
 
 
El triduo Pascual comienza con el día de Jueves Santo desde tiempos inmemorial en nuestros territorios de la Abadía.
Era una costumbre que se fijó hasta 1895, la obligación  del ayuntamiento en pleno con su alcalde de asistir a la Ceremonia del Jueves Santo. Recibir la comunión tras el clero, luego la hermandad del Santísimo Sacramento y  el pueblo. A continuación se fijaba la visita estacional de los monumentos, comenzando por Consolación, Rosario,  Trinidad, Angustias y Encarnación. Al alcalde se le entregaba una llave del Sagrario y al teniente de alcalde de los otros lugares.  

 
LA MÁS ANTIGUA COFRADÍA DE SEMANA SANTA. LA SANTA VERACRUZ.
La Cofradía de la Santa Veracruz
 


 Se conserva la  bula  de su  fundación del año 155O así como  las primeras actas de Cofradías y un Libro de Inventario y Cabildos. Pero los datos más fidedignos los vamos a recoger en forma de resumen de la declaración que hace su hermano mayor Antón de Alcalá el diecinueve de marzo de 1568, ante el corregidor don Gómez de Messía. Estas son las respuestas a las preguntas emitidas por la cédula de Felipe II:"que podrá aver diez y ocho años poco más o menos que, a pedimento de algunos vecinos de esta ciudad e con licencia  e autoridad del Reverendísimo don Juan de Ávila, abad que fue de esta abadía, se compró ciertos sitios de casas e solares para el efecto de hacer  y edificar  en ello una iglesia y Hospital de la advocación de la Santa Veracruz e cofradía de disciplinantes, e ansí, desde dicho tiempo, se comenzó a edificar e se a ido aumentándose la dicha con  la ayuda e limosnas de los fieles cristianos,. e de los hermanos que han entrado en la dicha cofradía, de tal manera que siempre ha ido aumentándose la dicha obra e devoción  y está hecha e fundada una iglesia a donde de ordinario se dice e celebra misa,  e, para ello, tiene sus ornamentos e todos recaudos  e se entierra en la dicha iglesia muchas personas, por estar como está bendecida  por el obispo con autoridad e licencia del prelado e se le guarda inmunidad e privilegio  que a las demás iglesias,  e parece que la costa que tuvo las casas e solares que se compraron , aunque  de parte de ello se impuso censo se ha redimido sino  es diez mil mrs. que le restan  por redimir,  e todo o demás  que ha tenido de costa los edificios de la dicha iglesia y hospital  y ornamentos  y recaudos para celebrar misa ,imagen, e crucifijo que se saca en la procesión del Jueves Santo y en las demás ordinarias. Todos se han hecho  e comprado e de las entradas de hermanos, e lo que parece que de presente tiene el dicho Hospital e cofradía de mandas que an hecho algunas personas e lo siguiente.( con lo que se comprueba el año de su fundación en el año 1550, una cofradía que erigió iglesia y hospital con la ayuda de los hermanos y su procesión penitencial de disciplinantes el Jueves Santo con la imagen de un Crucificado).
 
-Que podrá haber doce o más años poco más o menos que un Juan Romero , vecino de esta ciudad mandó ciertos bienes al dicho hospital  e cofradía  de la Santa Vera Cruz e que estos se vendieron  y de su valor se compraron  treinta fanegas de tierra en la Fuente el Soto, término de esta ciudad, las cuales con autoridad del prelado de esta abadía se dieron a censo perpetuo a Miguel Sánchez Godoy y paga en cada un año doce fanegas  de trigo e se dicen por el ánima del dicho Juan Romero doze misas en el dicho Hospital".
Fue el primer donante y a éste otros bienes se le añadieron: una media casa de Juan Durete en el arrabal, otra media casa en el arrabal Nuevo de Pedro Sánchez Talamón, cuatro fanegas de Diego Hernández Anguita en el arroyo Alamoso. Junto con los enterramientos, limosnas y cuotas de entradas de hermanos, se juntaban unos cien ducados, que, en su mayoría se gastaban  en los cultos y misas de hermanos y en los gastos de hospital para los más Pobres y en el año 1667 en una capilla y sus ornamentos. [1]  
Son muy importantes sus primeros cabildos que nos ilustran de la vida , bienes  y  objetos cofrades ( dos arcas para la Cofradía y el Hospital,  una cruz de madera, obra del pintor Rodrigo de Figueroa que doró y pintó, los ocho cetros del mismo pintor y las crucetas de las puertas, atriles, la cruz de enterramiento- en una cara la insignia de Cristo, y  en la otra, la Señora de la Concepción- el pendón de la cofradía, un arca pequeña con el Libro de la Regla, escrituras, entre ellas la Bula traída de Toledo para ganar indulgencias, ocho ciriales, pintados de verde, tacillas de madera con la cruz de insignia de la Hermandad y hostiario) litúrgicos ( frontales de altar, el pendón de lienzo teñido juegos de vestidos sagrados-) y además se aprecia la introducción penitencial de la Cofradía con el contrato de un trompeta de Granada, la confección de una  treintena de túnicas negras, las insignias que pintó Pedro Sardo, los tronos, las andas, los ciriales ( que costaron dos mil ochocientos cincuenta maravedís que pagó a Rodrigo de Figueroa, amén de la labor de carpintería de Martín Pérez , entallador que alcanzó la suma de tres mil setecientos ochenta y dos maravedís para las andas del Crucifijo e imágenes ), las imágenes  (un crucifijo grande de estatura de un hombre con  una corona de espinas con las púas doradas  e está puesta en una cruz de madera teñida de verde e está nuevo y sano y una imagen de la Señora, con sus ropas, tocados y cofias). En el año 1578 aparecen nuevas imágenes pasionales como "un retablo portátil con una imagen del Cristo de la  Resurrección, un crucifijo o cruz , dorado a la redonda y el campo verde y en el pie cuatro escudos con cuatro penitentes, Nuestra Señora de La Quinta Angustia, el nuevo pendón de la  Cofradía con una Cruz y las insignias de Pasión, también se enriquece la iglesia con la Virgen de las Angustias en dos tallas,  cuadros y capillas como la de la Cruz o Jesús Nazareno, Nuestra Señora y San Idelfonso y la De Santa Quiteria.[2]
De los primeros años de la vida de la hermandad nacen dos aspectos muy importantes de su participación  de Semana Santa: el monumento del Jueves Santo y la procesión del Jueves Santo por la tarde. Del primero hay que destacar que le dedicaban todo tipo de  gastos en carpinteros, pintores, y luminarias. 
Era una cofradía cerrada de una treintena o cuarentena de hermanos que se rotaban cada año en los distintos cargos y oficios:  hermano mayor, alcaldes, capellán   y patronos de almas. Solían pertenecer a ella los regidores, jurados y oficiales destacados de la ciudad, así como algunos clérigos. Dependía totalmente de la Abadía, que asistía a las reuniones con la supervisión del gobernador o provisor, y se nombraba siempre capellán. Su festividad inicial era la celebración del día de la Invención de la Cruz.


En el siglo XVII, Fue importante la unión  que mantuvo con la Cofradía de la Santa Caridad, formando  el Hospital de la Veracruz  Santa Caridad, manteniendo su cementerio y , lo más interesante, creando el Corral de Comedias que sirvió de fuente de ingresos para la cofradía, aunque parece que ya se regentaba en muy malas condiciones sobre el 1587, siendo abad Andrés de Bobadilla. Las obras de restauración se llevaron a cabo en los años 1626 hasta el 1628, interviniendo los mejores canteros y arquitectos alcalaínos, el veintinueve de Junio de 1628, siendo hermano mayor Martín Hernández Cantarero, tasó las obras el maestro de la Iglesia del Rosario Pedro de Arévalo Portillo, que fue a apreciar" lo que se hizo a  tasación con el cuarto de frente  del teatro, que es donde está el aposento de la ciudad, que son cuatro pilares y sentar las columnas y enlucido y todo lo demás tocante al dicho cuarto desde el suelo alto en cuanto a la manifactura son los materiales, yeso y maderas y así como  las demás columnas, corredores y gastos en yeso y aposentos y ventanas y la escalera". La tasación de las obras alcanzó dos mil cincuenta reales. [3]   Solía arrendarlo a una persona, que le proporcionaba una parte estipulada y la reserva de asientos y determinados días de fiestas. Como datos de lo que venimos exponiendo, en el año 1623, siendo hermano mayor Francisco Ramírez Valenzuela, se le arrendó a Juan Alonso de Bustamante por ciento cuarenta ducados anuales,  en la misma cantidad el año 1626  a Juan Martín Hernández de Alcántara o Rafael Ventura Martínez en 1629. La hermandad se dedicaba durante este siglo a la fiesta de la invención de la Cruz, la Candelaria, al monumento del Jueves Santo, a la procesión del mismo día, sin muchos gastos en ella, salvo la trompeta contratada y los músicos y ministriles que acompañaban a la procesión.
A pesar de que el principio de siglo significó un paso en la reorganización financiera de la cofradía, el final de siglo supone una gran participación en la vida cofrade de la Semana Santa. Por estos años, el hermano mayor Juan Manuel Ureña inicia un libro de Cabildos, se reorganiza la hermandad y se obtiene licencia por el abad don Pedro de Toledo la facultad de decir misa todos los domingos y fiestas de guardar en la Iglesia de la Veracruz por el capellán de la cofradía. Tanto el Cristo de las Penas como el de la Columna adquieren una devoción especial por estos años, además del apóstol San Juan. Con la reorganización de la Compañía de soldados se muestran de nuevo los pasos en la calle. Al principio se obliga el capitán Alonso de Ramos, pero dimite por no poder afrontar los gastos. Los primeros pasos de esta cofradía  que se mantendrán en todo el siglo diecisiete serán los Azotes, Profetas, Arcángeles, Planetas y Doce Apóstoles. El paso del gallardete y el del Cristo de la Columna adquirirán una gran importancia y en el año 1768, se le concede el  privilegio de guardar los cordones de plata de la imagen, algo parecido a lo que sucedió con el Ecce- Homo en las prendas de Jesús Nazareno.  


En los últimos años de vida de la cofradía, se transforma con el nombre del Santísimo Crucificado de las Penas, manteniéndose todavía la placa del pendón del siglo XIX. Algunos pasos, el tambor y la trompeta eran sus elementos básicos en estos años finales  ( la imagen de San Juan, La Cruz[4], el Crucificado de las Penas, la Soledad y el Cristo de la Columna). El año 1783  se le hizo una lámpara a la capilla del Cristo de las Penas y se celebraron Fiestas de Moros y Cristianos para recaudar fondos.  Como cofradía penitencial se mantiene hasta el decreto del Abad Alonso y Gatica, desapareciendo por completo con la insistencia en la prohibición de las procesiones, promulgadas por el Abad Palomino en los años 1791 y siguientes hasta tal punto que no consigue una  renovación posterior como le sucedió al Dulce Nombre de Jesús. No obstante la imagen del  cristo Crucificado de las Penas, de la Columnas y de Nuestra Señora  de la  Soledad siguieron saliendo la tarde del jueves Santo, salvo el año 1795, que en un nuevo litigio con el abad Palomino transformó esta iglesia al servicio de la Parroquia de Santo Domingo de Silos. En el siglo XIX, todos sus derechos y bienes pasaron a beneficencia municipal y la propia cofradía, ya simple esclavitud, no tuvo apenas vida, como se comprueba en la declaración de gastos ante el Alcalde Constitucional de 1840.   Tan sólo el paso del Cristo de la Columna pervivió hasta  principios del siglo XIX y en el siglo XVIII volvió a reconstruir sus estatutos.

Se cambió por  la procesión del Señor de la Humildad en el siglo xx.

 

 

LOS MONUMENTOS AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

 

 

 

 

La visita de los monumentos proviene de una norma de las constituciones abaciales que obligaba a visitarlos  por parte de la  curia eclesiástica tras la misa de la Coena Domini, en la que se solía lavar los pies  a los pobres desde el tiempo de l abad Juan de Ávila,. Hay constancia de que se levantaban:

 

-          En Iglesia Mayor

-          -Santo Domingo de Silos

-          Iglesia de la Veracruz

-          -iglesia del Rosario

-          -Iglesia de San Juan

-          Convento de San Francisco

-          Convento de San José de Capuchinos

-          _Convento de Consolación

-          Convento de las RRMM Dominicas y Trinitarias.

-          Nuestra Señor de la Caridad.

-          Posteriormente en iglesia de las Anguustias.

 

Es sabiddo que cofradías y conventos se afanaban en montar el monumento  con sus ministriles  y aportaban los gastos de cera, carpintería, adornos, cornucopias….

 

 




[1] AMAR. Caja 23. Pieza 14. Declaración de cofradías y hermandades con motivo de una cédula real de 1568.
[2]Martín Rosales, Francisco. La fiesta de la Santa Cruz. Año 1996.
[3] AMAR. Legajo suelto sobre las obras del Corral de Comedias. Al transcribirlo en el año 1985, estaba sin catalogar. Es muy interesante, porque los distintos gastos aparecen pormenorizados. Así, una cruz que hizo Andrés Gutiérrez en la media naranja que cubría el teatro, el tejado procedente del barro de la Fuente la Encina, la intervención del cantero Marcos Ruiz en las mil cincuenta medidas de tapias, los pilares de las ventanas donde se aposentaba el Cabildo, el vestuario y tablado, la participación de canteros como Miguel de Bolívar, que hizo la portada, Juan Roldán , Miguel Calvo ( columnas y pedestales) y Juan Pérez, y la importante manufactura de carpintería de Eugenio de Carrera en bancos, escenarios y puertas. El suelo era enlosado, las paredes cubiertas y adornadas con lienzos e insignias de la hermandad y existía unos corredores, que se protegían con unos balaustres. Un cancel, el antepecho del teatro y el patio constituían las partes más importantes.  
[4] Amar. Caja 243. Recibo de Juan Gutierrez de 122 reales por dorar las andas de la Santa Cruz y otro de Cristóbal de Rosales, maestro dorador,  y Pedro Pariente, carpintero de 138 reales por tres libras de oro, asiento, composición, de las andas del Cristo de la Columna, una tabla de Segura y trabajo en el trono para asegurar la pierna del señor de la Columna. A principios de siglo, esta imagen se restauró en e Priego.

 

´MIÉRCOLES SANTO. ENTRE EL AYER Y EL HOY.




MIÉRCOLES SANTO


 

            El Miércoles Santo, se celebraba en Alcalá la Real desde el tercer decenio del siglo XVII la procesión de la Oración de Jesús en el Huerto.

 

La Cofradía de la Oración en el Huerto y del Señor de la Humildad.

 

No se han encontrado las bulas ni los libros fundacionales de la Hermandad de la Oración en el Huerto y el Cristo de la Humildad. Se tienen noticias de su existencia a principios del siglo XVII. En concreto, Cristóbal Ruiz de Moya testa y en una de sus mandas se manifiesta hermano de la dicha cofradía de la Oración en el Huerto[1].

Más concreto y pormenorizado es el testamento de Diego de Pareja Barrionuevo, fechado en 1626, en  el que ordena" sea sepultado en la Capilla del Santo Cristo y en la sepultura de  entierro que tengo en el Convento de San Francisco de esta ciudad en la capilla que está arrimada al arco del coro junto a la puerta del Claustro, al lado del Evangelio", donde actualmente está Jesús Nazareno de la Oración en el Huerto. Dona además para la capilla una gran suma de dinero para hacer la lámpara, la verja y el altar y solicita que le acompañen las cofradías de las que es miembro: la de la Oración en el Huerto, de las Ánimas, Santísimo Cristo, Dulce nombre de Jesús , Rosario y la esclavitud de las Mercedes. También dona un manto de damasco verde, guarnecido con caracolillos y torcales, para Nuestra Señora de la Soledad.[2]

Por el inventario de bienes y objetos de la hermandad, tenía por estas fechas una gran cantidad de pasos de imágenes  que se posesionaban el Miércoles Santo. En el año 1629, se contrató la lámpara de plata con el platero Francisco González "vecino que soy de Alcalá la Real se obligaba a hacer para la Cofradía de la Oración en el Huerto, sita en el Convento de Nuestra Señora de Consolación una lámpara de plata labrada con sus cadenas y lamparil que ha de tener de peso de catorce marcos de plata " El costo era de 1421 reales y el hermano mayor que la encargaba era Alonso de Tapia.[3] Este mismo hermano mayor debió suponer un engrandecimiento para la Cofradía. Pues, en el año 1630, se encuentra solicitando a fray Marcos Franco Muñoz una parte del mesón de Pedro Fernández de Alcaraz para guardar las insignias.

Por estos años la hermandad se denomina "Cofradía de la Humildad de Cristo". No obstante , siendo hermano mayor Juan Gil de Ayllón en 1630, la capilla así era descrita por escribano Francisco Ramírez : "por quanto en este convento está fundada e instituida la Cofradía de la Oración del Guerto Humildad de Nuestro Señor Jesucristo y tiene por suyo propio un arco con su retablo de el Santo Domingo de Guzmán, que está junto a la Capilla Mayor al lado del Evangelio, linda con la Capilla del Cristo de la Columna y la puerta que sale al Claustro; y la dicha Cofradía acude con todo lo que puede y servicio de dicho Convento,  así con la limosna y la cera, y acompañamiento de hermanos que el dicho hermano recibe, y de presente la dicha cofradía necesita hacer capilla y gueco correspondiente a las demás capillas que en el dicho Convento como la del Señor San Pedro y Santo Cristo de la Columna"[4]. Por el año 1637, fue hermano mayor Esteban Garrido que firmó un concierto con Pedro de Sotomayor para sacar el Pendón de la Cofradía los miércoles, jueves, viernes y días de Pascua[5]. 

La Cofradía debió pasar distintas vicisitudes a lo largo de su historia cofrade. En el año 1693, se volvieron a renovar sus constituciones, y se observa un renacimiento cofrade, compartido con la Cofradía de la Veracruz. Por estos años eran los hermanos un número limitado de setenta y dos y sacaban todas las insignias, la Santa Cruz, el Cristo de la Humildad, el Cristo Crucificado y Nuestra Señora de las Angustias. Prácticamente estaba desaparecida cincuenta años después, cuando renace con gran fuerza por medio de la constitución de muchas hermandades y gallardetes, como la del Crucificado y de la Soledad, e, incluso, el de  Consolación. Debió ser el momento de mayor esplendor estos años de siglo XVIII, cuando abundan estos pasos, y se funda la Congregación de los Siervos de María Santísima de los Dolores. En el año 1784, se unieron la Cofradía del Cristo de la Humildad y la nueva congregación, dando lugar a la actual Esclavitud del Señor de la Humildad y María Santísima de los Dolores. Hasta nuestro presente siglo,  ha mantenido algunos cultos como la Oración de las Siete Palabras del Viernes Santo y resurgió tras la reorganización del año 1948. En la procesión actual del Jueves Santo por la noche se representan los Pasos del Falso Concilio y Prendimiento de Jesús.

            ….

 

            PASOS DE ESTA HERMANAD . Eran La Cruz, El Lavatorio de los Pies, la Oración de Jeús en el Huerto,  El Señor de la Humildad, El Crucificado, Nuestra señora de las Angustias

Paso de los ángeles con las Insignias de Pasión y Llagas de San Francisco.

           

ACTUALMENTE EL VIA CRUCIS DE LA MOTA

 

 

El  Vía Crucis de la Mota se realizó con motivo del cambio de itinerario para la noche del Miércoles Santo  motivado por las obras arqueológicas del Arrabal Viejo. Ello no ha sido óbice para que se haya enriquecido y se haya  conseguido un mayor recogimiento  donde  se esperaba  confundir  el rezo con la piedra perenne que simulaba la tradición de una oración universal. El paraje es singular, pero también es un  homenaje a nuestros antepasados que dieron la vida por Cristo y le siguieron  en los difíciles momentos del mundo de la frontera y de la pobreza. Se basa en unos textos elaborados, en la cabecera,  con destino a propósito  para cada una de las estaciones y,  las narraciones se basan en los textos narrativos del Evangelio, los salmos y  algunos libros bíblicos del Antiguo Testamento;  las meditaciones  se basan principalmente   en el poeta y pensador cristiano Michel Qoist, del que somos deudores en su mayoría de los textos. Tres coordenadas nos rigen en su elaboración: el texto evangélico o bíblico; el encuadre artístico de cada una de las estaciones;  y la meditación sobre el camino de la cruz.

            Las fotografías son, en su mayor parte, de Manuel Aguilera Peña y Francisco Martín Rosales, con el diseño de la composición de la portada de  María José de Art Grafic.

            La hermandad quiso agradecer  el esfuerzo  y la colaboración del Ayuntamiento de Alcalá la Real, primordialmente al Concejal de Patrimonio por todo el desvelo para que este libro fuera realidad y se celebrara en dicho lugar el Vía Crucis.

            Desgraciadamente, no se pudo celebrar el acto en la Mota, a causa de las inclemencias del tiempo, y se  hizo dentro de la iglesia, donde se estrenó un nuevo Vía crucis de madera, obra de Daniel Ruiz y Rafael Pérez Gálvez con la colaboración del pintor Sebastián Rosales Rosales. Una gran cruz de madera iniciaba el  recorrido que no se pudo realizar y pudo resultar extraordinario. Un ejemplo de lo que se intentaba lo podemos observar en esta estación:

 

VI Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús.

 

Lugar: En las Caballerizas de los abades.

 

Aquí, en las  recién descubiertas  casas de las caballerizas de los abades, se descansaba  tras el camino, o se  renovaban  las fuerzas para  emprender nuevos caminos hacia nuevos lugares de evangelización, probablemente el rostro se  desfiguraba tras el cansancio, como  el tuyo convertido en  esa imagen de Varón de Dolores, que quedó fijado para la posteridad, como una imagen  que tan sólo se acercaba en parte  a tu sufrimiento, como decía Isaías:

 

Isaías 53:3-4
3    Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no le tuvimos en cuenta.
4    ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado.

 

 

            El Vía Crucis se llevo a cabo por los años cincuenta del siglo XX con la imagen del cristo de la Salud, que recorría todos los puntos de la ciudad en tiempos de .

 

            Con la decadencia de las estaciones de penitencia por los años setenta del siglo XX, el Vía Crucis regresó a la calle en 1979. Hasta ahora, se han realizado cuatro itinerarios:

-el del Barrio de San Juan con sus textos.

-el del arrabal de San Juan con sus textos.

-el del Arrabal con varios textos ( F.Martín,).

-Arrabal Viejo de Santo Domingo ( F. Martín, Cáritas, Juan Pablo II, Obispo  Santiago Aracil,  Francisco Pérez Pinel y Francisco Rosales)

-el de la Mota, antes comentado con texto de F.Martín.

            En los últimos  tiempos se adapta a los hombres, lugares y pueblo que tuvieron vivencias en Alcalá la real enraizado en las personas más sencillas o manifestando signos de religiosidad. Los lugares enlazan la actualización del contexto-patrimonio o leyenda con la vivencia de la estación pasionaria,.

 

 

VÍA CRUCIS EN LA MOTA

 

 

            Probablemente, en el siglo XVII, la imagen del Cristo de la Salud subió a  la Iglesia Mayor de Alcalá la Real. También, con motivo de algunas pandemias del siglo XIX hay constancia que compartió procesión  con otras imágenes de la ciudad y subió a la Mota. Pero, en 2009, por primera vez lo hizo sola en  la noche del Martes Santo. Fue impresionante, desde la salida los textos nos acercaron a este momento culminante de espiritualidad.

 

PRIMERA ESTACIÓN: JESÚS ES CONDENADO A MUERTE.

 

Lugar. Ermita de San Rafael

 

 

La  actual ermita de San Rafael fue el pórtico del antiguo convento de las RRMM Trinitarias. Construido a mediados del siglo XVI, este lugar ha sido un convento de oración, de personas dedicadas a la vida contemplativa y rezar a Dios por todos nosotros y por las necesidades del mundo a Dios. De seguro que de sus paredes colgaría la imagen del Ecce-Homo, de Jesús-Hombre, presentado ante el pueblo, y reviviría en las monjas esos duros momentos de que Jesús es  azotado y coronado de espinas, al mismo tiempo que es entregado al pueblo para ser crucificado. Lugar contemplativo, lugar de oración en medio de la piedra de la sinrazón y la bóveda de la espiritualidad, la que nos lleva al cielo trabajando por el Reino de Dios con la liberación de los condenados a la muerte en la tierra.

 

SEGUNDA ESTACIÓN:   Jesús es cargado con la cruz

 

Lugar . Cruz de la Placeta de Carmen Juan.


            Aquí, hasta que la población de la ciudad de la fortaleza de la Mota  bajó al Llano, tan sólo era un cruce de camino, marcado por una cruz , con la que se recibía al forastero y al arriero de mercancías que recorría los pagos de  Andalucía desde la Campiña hasta las costas de los playeros. Aquella cruz marcó este lugar, con sus brazos abiertos desprendía amor y fijaba en tierra su dolor. Tal vez, un hidalgo  Juan Vázquez Mesía la erigió y la costeó, llegó a dar nombre a este rincón y calle, pero la cruz se incardinó en el alma popular, Asidero ante las calamidades humanas mostraba a Jesús cargando con el pecado del hombre, y, en este lugar, se levantó la lápida de agradecimiento a la cruz salvífica.

 

 

 

 

TERCERA ESTACIÓN

 

Jesús cae por primera vez.

Lugar  Cruz del Cristo de Piedra.

 

Aquí se acababa la calle de la Cruz del Cristo de la  Piedra, testigo de un duelo de amor entre dos caballeros alcalaínos, que se vieron arrastrados por la pasión amorosa, y cayeron en la primera de cambio, no supieron resistir, porfiaron y sus espadas entablaron la pugna fratricida. Pero, ahí estabas tu, con tus brazos abiertos, que hiciste recapacitar en la lid medieval,  l,os transformaste, pasaron de fieros homicianos de frontera a portavoces de tu palabra y de tu cruzada de amor. Tu caída se hizo realidad en este rincón de tu primer amor que  es esta primera caída.

 

   IV Estación: Jesús encuentra a su Madre.

 

Lugar: En   el barrio de San Sebastián.

Desde estos parajes, se podía ver la ciudad que crecía a las afueras de la Mota, tras este lugar  se encontraba el antiguo Hospital del Dulce Nombre de Jesús, que acogía a los pobres, enfermos  y peregrinos  en la Sala de la Virgen   presidida por la  Madre Coronada, de la Caridad   o de los Desamparados;  ante  nuestra vista se extendía   el barrio y  la ermita de San Sebastián,  uno de los patrones de Alcalá y  el santo mártir, símbolo para  los cristianos en su militancia  contra  los que  niegan  a Cristo además de  protector contra las epidemias y  pestes, bello símbolo de nuestro tiempo,   en el que seguimiento a Jesús nos convierte en  la reencarnación del seguimiento de este santo.

 

V Estación: Simón ayuda a Jesús a llevar la cruz.

 

Lugar: Bajo la muralla y frente a la Puerta de Santiago.

 

Bajo esta muralla, cerca de la Puerta de Santiago, la entrada suave, la de las carrocerías,  para acceso  de la fortaleza de la Mota, se ofrecía un arco ojival, por donde entraban y salían  muchos vecinos de la ciudad, a trabajar la tierra, como aquel campesino Simón de Cirene,  o como Santiago, el aposto predilecto,  un camino que te seguía y te acompañó en el camino de la Cruz.

 

Del Evangelio según San Lucas 23, 26

 

 

VI Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús.

 

Lugar: En las Caballerizas de los abades.

 

Aquí, en las  recién descubiertas  casas de las caballerizas de los abades, se descansaba  tras el camino, o se  renovaban  las fuerzas para  emprender nuevos caminos hacia nuevos lugares de evangelización, probablemente el rostro se  desfiguraba tras el cansancio, como  el tuyo convertido en  esa imagen de Varón de Dolores, que quedó fijado para la posteridad, como una imagen  que tan sólo se acercaba en parte  a tu sufrimiento, como decía Isaías:

 

 

 

VII Estación: Jesús cae por segunda vez.

 

Lugar: Junto a las puertas de la Alcazaba de la Mota.

 

Es el lugar más alto de la ciudad de  Alcalá la Real, de fondo está  la  triple arcada de  pasos de culturas: primero musulmana y luego reconstruida por los cristianos, vigía de muchos que dieron su vida por  extender el cristianismo. Nos recuerda la segunda  caída de Jesús, por los sufrimientos que debieron pasar tantos  cristianos o muslmanes que regresaban de tierras nazaríes soportando  la dura caída en cárceles  y los tormentos más crueles.  

 

VIII Estación: Jesús consuela a las mujeres do Jerusalén.

 

Lugar: En el pórtico de la iglesia de Santa María Mayor de la fortaleza de la Mota

Dice  la lectura  de  su cornisa, que se encierra  en el interior del arco carpanel,

HIC NISI ALIUD  QUOD DOMUS DEI  ET PORTA COELI. Un templo dedicado a una mujer, a María, su  madre; y un texto de lectura, “aquí  no hay otra cosa que la casa de dios y la puerta del Cielo”, es decir    lo que debieron percibir aquellas mujeres, cuando en el camino de la Cruz, tu les  respondías con palabras de amor hacia ellas.

 

 

lX Estación: Jesús cae por tercera vez.

Lugar: En el  Claustro de la  Iglesia Mayor junto a la  capilla del Deán.

 

En este rincón, se reunía el cabildo eclesiástico, se enterraba a los fieles bajo su suelo y se hacía el recorrido de las procesiones clausúrales, este claustro resonó con canciones, salmodias y misereres  de amor de Cristo  por los demás; aquí, el reino de Dios  se presentaba a los fieles, y  Jesús Cristo  en su tercera caída soportó todo por nosotros, fue el agnus dei qui tollit pecata mundi:

 

.X Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.

 

Lugar: Puerta de la Imagen de Nuestra Señora

 

La imagen del Cristo de la Salud  ha llegado a uno de los puntos más emblemáticos de Alcalá, esta monumental puerta, en cuya pared interior  se adosaba una  imagen de Nuestra Señora, con la que marcaba en otros tiempos la identidad cristiana a la fortaleza y el nombre a este rincón,  puerta tan austera como el despojo que sufriste en los últimos momentos; la mayor injusticia en este lugar que también se denominó de la Justicia 

 

 

 




 

 XI: Estación: Jesús es clavado e izado en la cruz.

Lugar: Puerta de las Lanzas.

 

 

Esta puerta de las Lanzas,  reconstruida a  mediados del siglo XVI,  se levanta junto al barrio comercial de entrada a la fortaleza de la Mota, lugar  de tránsito, testigo de   tratos, e infidelidades;  su nombre  recuerda  justas anteriores. Pero , también la lanza como la caña se levantan erguidas y no la mueven ni el viento, el testimonio del camino de la Cruz se ha plasmado en realidad, tú , Señor, te has convertido en  símbolo para la historia de la humanidad.  

 

 

XII: Estación: Jesús muere en la Cruz.

Lugar: Espaldas del antiguo convento de las RRMM Trinitarias.,  "Existió en este lugar una cruz..Una antigua trinitaria debió prefigurarla; es la duodécima,”.

Y, aquí decíamos” La ciudad se nos extiende  a nuestro  alrededor. Desde lo alto , la humanidad de esta colmena humana se nos presenta a la vista. En el madero, sabes perfectamente lo que has hecho y por qué  has llegado al final. Siguen mofándote de ti como un crucificado más. No te comprenden. Tu lenguaje es distinto al de los demás. Los demás entienden  sólo con palabras. Para ti lo más importante es la cruz, desnuda, sencilla, sin que nadie se compadezca de ti. Tu muerte abandonado por todos, me pregunto ¿ no  te habremos abandonado también nosotros?

XIII: Estación: Jesús en brazos de su Madre.

Lugar:  Escalerillas de la calle La Zubia o  actual Romancero

Callejón del antiguo canal de agua, de agua  que mana perenne por debajo de tierra, lo que significa La Zubia. Junto al huerto del antiguo monasterio,  las tres Marías te acogen y son acogidas por  cristo. Tres mujeres y el discípulo amado en el trance final, en la agonía  de la expiración. Y la imagen, envuelta en una oración trinitaria, alienta el seguimiento de este Jesús.  

 

Del Evangelio según San Juan 19, 25-27.
 
Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después, dice al discípulo: He ahí a tu madre. Y desde aquel momento el discípulo la recibió en su casa. "
 
XIV: Estación: Jesús es sepultado.
Lugar : Fachada de los Pies de Iglesia de San Juan.
 
Cruz final , junto al sepulcro, el templo de San Juan. Y el Cristo se muestra distinto. Insisto tozudamente, Cristo de la Salud. Como una palanca, este apelativo de su advocación hace rodar la piedra que guardaba su sepultura…Días después, cristo del camino de la Salvación, el de la Salud en el arrabal del amor…el de los silencios anteriormente bordados de reflexión..Ahora comprendo por qué murió por nosotros, por amor.
 

 

 

 

 

 




[1]AHPJ. Legajo 4971.
[2] AHPJ. Legajo 5001. Folio 905.
[3] AHPJ. Legajo 5001.
[4] AHPJ. Legajo 5058.
[5] AHPJ. Legajo 5072.