martes, 26 de septiembre de 2017

CUANDO ALCALÁ LA REAL AYUDABA A MONSERRAT con dinero



Hay un documento en el archivo alcalaíno, sobre la demanda de Nuestra Señora de Monserrate, en el que los alcalaínos cooperaban con los hospitales y monasterio de Monserrat. Data del año 1568, y hace referencia a una declaración de los responsables de las cofradías, hermandades y fundaciones, en este caso, demandas ante el corregidor con motivo de la unificación de los hospitales alcalaínos, por cierto eran tres de la Veracruz, Monteses, y Dulce Nombre de Jesús, y las cofradías y hermandades. Por otro lado, el responsable de dicha demanda era el zapatero Bernabé Romero. Se basaba en una provisión real y poderes que se había traído del hospital y monasterio de Nuestra Señora de Monserrat para recoger limosna en la abadía. Se facultaba a pedir para los pobres  que se acogían en los hospitales de Nuestra Señora de Monserat desde la Pascua  Navidad de 1567 hasta el mes de marzo de 1568 en la puerta  y fuera de la iglesia durante los días de fiestas. El zapatero recaudador declara que había recogido 12 reales para la causa en estos sitios. Y añadía que el dicho monasterio no tenía otra cosa ante el escribano y los testigos Miguel de  Plasencia y Alonso de Jaén.

Monserrat era parte de los catalanes que se insertaban en la  Corona de Aragón y formaba parte de los reinos de España., y así los entendían los vasallos de Felipe II, que desde una abadía del sur acudían a cooperar por esta digna causa hospitalaria.    SIN COMENTARIOS.

     

Los precedentes de esta iglesia y hospital de peregrinos se encuentran y documentan en Roma donde con la ayuda del rey aragonés se funda un hospital bajo la advocación de San Nicolás que se unirá posteriormente con la fundación coetánea de Santa Margarita y en el año de 1425 se reorganiza con la participación de las personas mas relevantes de la Corona de Aragón, contando con el apoyo de Calixto III y Alejandro VI en este hospital de peregrinos,  y tres años después de la muerte del papa Borgia  se crea la Cofradía de Ntra Sra de Monserrat y el 23 de junio de 1506 se reúnen algunas personas notables de la nación aragonesa, catalana y valenciana para decidir la fundación de una cofradía bajo el patrocinio de la Virgen de Monserrat, con sede en la capilla de San Nicolás situada en el hospital vulgarmente llamada de los catalanes. Los fundadores pretenden, además de organizar la devoción a la Virgen de Monserrat como elemento aglutinante de los naturales de la Corona de Aragón, revitalizar el viejo hospital y parece que lo consiguen, pues el número de cofrades va aumentando paulatinamente y la institución hospitalaria crece y se amplía, se hacen colectas, y el envío de donaciones desde Aragón logra el que se puedan comprar los solares y casas que se encontraban en el entorno primitivo del hospital de San Nicolás e iniciar la construcción de una nueva iglesia. Se pone la última piedra en la fachada del nuevo hospital en 1593, en 1594 se consagra el altar, en 1598 se termina de cerrar la bóveda.
            Los estatutos reformados por los que debía de regirse este Hospital de Ntra Sra de Monserrat de Roma de la Corona de Aragón, se aprueban en 1589 y en ellos se describe de forma minuciosa la forma de erección de los cargos de gobierno (gobernador, priores, consejeros, clavario, contadores, archivero, secretario, procurador, limosnero, hospitaleros, etc, pero siempre su forma de elección será sobre los naturales de la Corona de Aragón, que compondrán la congregación de gobierno, con cuarenta  personas (diez aragoneses, diez catalanes, diez valencianos, cinco mallorquines, y cinco sardos). Unos años más tarde y debido al número de peregrinos que camina entre Compostela y Roma, se creará una Convento-Hospital de Ntra Sra de Monserrat en la ciudad de Huesca, cuyo fin será dar atención a los peregrinos y mostrar el camino entre los dos lugares más importantes de peregrinación en aquello siglos, estableciéndose de esta forma una línea o trayecto que enlazaba la tumba del Apóstol Santiago en Compostela, Monserrate de Huesca, Monasterio de Moserrat, y Monserrat de Roma con la tumba del Apóstol Pedro.

lunes, 25 de septiembre de 2017

FIESTAS Y TOROS

FIESTA DE TOROS EN ALCALÁ LA REAL



























La fiesta taurina estuvo ligada a la celebración de muchas festividades, especialmente de San Juan, Santiago y de Nuestra Señora de Agosto, así como a la feria. Se tiene noticia escrita de la primera fiesta de toros en 23 de junio de 1525 con motivo del día de San Juan, advirtiendo que se aserraran los cuernos de los toros previniendo “ porque la jente aya placer; e podría ser que el placer a muchos se tornase n llanto sy matasen e yriesen algunas personas , como muchas veces acaece”, lo que indica que se remonta su celebración a años anteriores. Son fiestas de carácter popular, en la que intervienen muchas personas que lo deseaban. Incluso se llevó a cabo varias ordenanzas sobre estos asuntos: una referente a los toros bravos e indómitos, con el fin de aserrarlos antes de la corrida; otra prohibiendo que entraran en los sembrados  o viñas , de modo que causaban daños en las heredades y se facultaba para matarlos; y, en tercer lugar, para que no empleara la piel del toro en las suelas de los zapatos sino en los aperos de la caballería.
El toro no se reservaba para una finalidad lúdica, sino que se destinaba a la alimentación y a la labor artesanal de los curtidos de piel.
Pero, aquí vamos a tratar sobre los aspectos lúdicos, ligados a la funcionalidad de la preparación para la guerra junto con las fiesta  de cañas, en las que caballeros se preparaba para la guerra divirtiéndose en la plaza pública de la ciudad.
Con motivos de fiestas extraordinarias, proliferaban las fiestas taurinas y de cañas, a las que se añadieron las de la mojigangas y máscaras. Vamos a hacer un recorrrido histórico. En 1529, se corrieron dos toros con motivo de la fiesta  de  Paz de las Damas ( cinco de agosto de 1529).  
En el trece de abril del año 1556, se recibieron vairas  cédulas en las que se comunicaba la abdicación del emperador en su hijo Felipe II,  y por las que se permitían alzar los pendones al rey Felipe II. Sin embargo, éstas no tuvieron lugar  hasta el día de Santiago que se hicieron fiestas de toros, invenciones  y  alegría. .En cuanto la relación con la Corte, los letrados de la ciudad seguían pleiteando en la Corte para alcanzar la prórroga de la libertad de impuestos y de cualquier tipo de alcabala, lo que se celebró con grandes fiestas de toros al conseguirla en el año 1557.
LA FIESTA DE SANTIAGO


Se llevó a cabo a finales del siglo XVI y competía con la de San Juan, exponiendo los actos organizados a la oportunidad climatológica  del momento y participando de las mismas actividades caballerescas para el fomento de la milicia local y la ganadería de caballos, yeguas  y potros.
Como actividad religiosa, vísperas, misa y procesión que salía por la puerta de la Iglesia se dirigía a la Plaza y volvía por la otra con acompañamiento de toda la clerecía, beneficiados y capellanes de Santa María y Santo Domingo, recorría todas las calles limpias en derredor de la calle de los Méndez de Sotomayor, Palacio Abacial y Calancha.
  -Como actividad  fundamental era el juego de cañas y toros. En 1572, el gasto de 25.030 maravedíes nos da muestra de la importante cantidad con la que se afrontaron los regocijos de la fiesta.
Solía alzarse el pendón de la ciudad  en este día.
-Los toros eran la otra actividad  en la que competían las cuadrillas de cuatro en cuatro de caballeros-alcalaínos y forasteros- en la Plaza Alta de la Mota, algo así como la corrida de los Rejones de nuestros tiempos. Tan sólo se solía contratar a un joven del pueblo que toreaba los novillos a capeo, lo que daba lugar a accidentes de corneo. El protocolo de las ventanas de la Plaza Alta y de las ventanas de los Corredores  jugaba un gran papel a la hora de repartirse el sitio para asistir a la fiesta  entre autoridades y oficiales. Chirimías y atabales alegraban el acontecimiento y a veces debían contratarse a ciudades importantes como Granada. Pagaban los menuderos y carniceros de la ciudad la mitad de los toros, unos cuatro, y el resto lo hacía el ayuntamiento. Los toros procedían de ganaderías de la zona y tenían nombres curiosos como Gamboa en referencia a un regidor del cabildo municipal.

En situaciones difíciles, tras largos periodos que dejaban a la población sumisa en la tristeza. De los primeros casos, podríamos exponer las actuaciones con respecto a las pestes que se extendieron en el reinado de Felipe II, el terremoto del 1580 y las consecuencias derivadas, pero, es significativa este acuerdo de 1582: “ En este cabildo el señor corregidor atento a que esta ciudad y sus vecinos de ella  han tenido y estado este año presente y los demás de antes de muchas aflicciones( peste, guerra de Portugal, esterilidades) y trabajos y otras necesidades  que llevan mucha aflicción, y para el reparo della  y que la gente se alegre y regocije y se exercite la caballería en el servicio militar conforme al orden de Su Majestad, lo tiene, mandado por sus reales provisiones  lo prescribía y se hagan fiestas de Toros y Cañas para el día de Santa Ana primero venidero  de este año, día antes y después del que pareciere a esta ciudad, a quien el dicho cometido se encarga las dichas fiestas  con las solemnidades que acostumbra”. Como es lógico el cabildo municipal asumió dicha propuesta del corregidor, pues en boca de los regidores servían para alentar y alegrar a los vecinos de esta ciudad aflictos y afligidos acerca de las calamidades que han corrido y corren ([1]). Muy relacionado con lo anterior venía el ejercicio de la caballería para estar preparados por la milicia, que se escenificaba en las fiestas mencionadas, tal como se refleja en muchas, pero concretamente en ésta. : “En este cabildo mandó que se cumplan las Pragmáticas Reales  de Su Majestad , en que en ella manda se exercite la caballería , y usando la costumbre que esta ciudad tiene de hacer fiestas de toros y de cañas, y en cada un año, se mandó que para el seis de agosto de este año se hagan fiestas en esta ciudad de toros e cañas” ([2]). Tras muchos años de ausencia de fiestas por agosto, en 1592, volvieron a programarse una serie de festejos , que se componía de corridas de toros, carrera de caballos y juegos de cañas, con la participación de cuatro cuadrillas, al mando de las cuales estaba el corregidor, el alcaide y dos regidores.

sIGLO XVII

En 30 de agosto 1601 hubo fiestas de toros y cañas para celebrar el obispado de Maximiliano de Austria en Cadiz. Y en 23 de octubre del mismo año, con motivo del alumbramiento de la reina. Se llevaron a cabo máscaras , luminarias en torres y calles  y toros.
l cabildo alcalaíno siguió la línea devocional de las provisiones reales.
EL QUINCE DE AGOSTO

 Cono muestra de la clave del cambio de Fiesta de la Asunción, varios cabildos de los años comprendidos entre 1614 y 1618, dentro de  la interpretación de que aquel día de e la Virgen de las Mercedes, hacen referencia a los toros.


1º.- Cabildo de15 de julio de 1614:
“Don  Juan de Figueroa Aranda  dixo que esta ciudad tuvo muchos años costumbre de celebrar la Asunción de Nuestra Señora, ansi por la grandeza de la festividad de aquel día averse ganado en él.. Suplica a la ciudad que , en continuación de la dicha fiesta y servicio de  Nuestra Señora,  acuerde se hagan fiestas.
            La ciudad acuerda  que los toros que tienen obligación de dar los cortadores y menuderos de esta ciudad y su villa del Castillo se corran el día siguiente a la dicha fiesta , que es a 16 de agosto primero,  y para esto se  le notifique  a los contadores y a los menuderos  tengan encerrados los dichos toros, como tienen obligación,   y que el mayordomo de los propios dé lo necesario para el gasto de encerrar  las calles y toril, por cédula de los comisarios que don Juan de Figueroa y don Pedro de Sotomayor regidores a quien esta ciudad tiene nombrados para ello  ya ansimismo se nombró a Martín Cantarero jurado. Para ello
            “La ciudad acuerda que las de los corredores de esta ciudad y de este cabildo se repartan en la forma que se acostumbra repartiéndolas por los caballeros regidores y jurados, y,  los que sobraren, se den a los caballeros de esta ciudad que pareciere a los comisarios y en este punto se levantó la ciudad.
2. Hubo problemas , por contradicción  del regidor don Francisco de Góngora , y,  ante el empeño y adeudamiento de la ciudad con sus acreedores,  en el cabildo   18 de julio de 1614, la ciudad le contradice

“de conformidad que propuso se hiciesen las fiestas y corriesen los dichos toros lo acordó con  particular gusto así por la grandeza de la festividad como conservar la costumbre de hazer la fiesta por ser el día en que esta ciudad se ganó  y que aunque se hiciera una gran demostración de gasto le parecía a la ciudad le era poco particularmente que los toros que ha mandado se corran ,  no sean renta de propios , sino en caso de que la ciudad acuerde que no se corran  por  que los cortadores y menuderos de esta ciudad y su villa del castillo  sí lo han dado y danlos para el efecto de correrse y que la ciudad cada año  alegre su vecinos en haciendo fiesta como siempre l o ha hecho  y si alguna han dejado de hazerlo l a sido  por parecer no aver lo ocasión  de más e que es costumbre en todas las ciudades principales del reino a quien esta siempre ha imitado  y es justo que lo haga demás de que el gasto no  es considerable respeto de que los muchos menuderos  y porque solo han de barrar las calles y hazer el toril  por quenta de la ciudad  y así aquerda que se cumpla  en el cabildo del quinde julio  y se cite a la ciudad por si pareciere hacer mayor fiesta.
3. se Hizo pero se dilató por motivos ajenos de que no daban el mayordomo el dinero.

Cabildo del cuatro de agosto de 1614

Don Juan de Aranda Figueroa y don Pedro de Sotomayor regidores dixeron que esta ciudad nombró por comisario para las fiestas que acordó que se hiciesen en 17 de este presente mes  de agosto que hasta  hoy tiene fechas todas las diligencias e necesarias como aber hecho  notificar a los cortadores y menuderos  de esta ciudad y su villa  de l Castillo tengan encerrados los toros  que tienen obligación de dar  para el dicho día de las fiestas y con pablos fernández albañil de esta ciudad tiene concertado  a destajo errar las calles de la plaza y hacer  el toril de mampuesto chaparrada con yeso por lambas partes para otras ocasiones en 190 reales , acuerdo que ella ciudad hico para el mayordomo de lo necesario  para el gasto de dichas fiestas  y dice que tiene un quarto en su poder ni donde para dar a tiempo d empezar el toril y otras casas que son necesarias que de no dar l el dinero no se podrán hacer. Que le mayordomo lo de y si no se venda trigo

Cabildo de ocho de agosto de 1614.

Don Juan de aranda Figueroa regidor dixo que  ha hecho ver los corredores de esta ciudad que se a han de repartir el día de la fiesta de que tiene acordado  ya a declarado  por los alarifes  para que estén con seguridad la gente que a ellos a de venir y es menester apuntalar los  y también es necesario  garrochas para los toros que la ciudad acuerde lo que fuere servido
La ciudad acuerda que se reparen los dichos corredores y se traygan las garrochas que fueren menester  y en quanto repartir las ventanas se comete a los caballeros comisarios para que la repartan en la forma que les pareciere y que la fiesta de toros se APRA el lunes el diez y ocho del presente mes.


-En 1615, figura al margen
Sobre la fiesta que se ha de hazer a Nuestra Señora de las Mercedes, libran 100 reales que se escriba en la tabla que la ciudad  baya ene ella.

La ciudad, que por que está en loable  costumbre   de celebrar la Asunción de Nuestra Señora, que es el quince de agosto  por ser el día que se ganó la mota y fortaleza de esta y aunque la manifestación  de la solemnidad de esta día y  fiesta  la ciudad quiera gastar una gran suma  y por estar empeñada porque no se pierda tan buena obra  que se de  para ella cien reales los que  los dé el ,mayordomo al licenciado alonso Méndez  beneficiado de la iglesia mayor a cuyo cargo esta  la dicha fiesta   y se acuerda que esta se escriba en la tabla de las fiestas de esta ciudad a la que baya por ciudad  y anis  se cite y se lleben los banco. ciudad ansi por la grandeça de la festividad de aquel día averse ganado en el. Suplica a la ciudad que en continuación de la dicha fiesta y servicio de  Nuestra Señora acuerde se agan fiestas.


Entre otras advocaciones de María y de santos, con Felipe III comenzó el culto oficial de la Inmaculada. En concreto, las fiestas a la Inmaculada Concepción tuvieron lugar el año 1615. Fue una fiesta que vino propagada y fomentada desde la Corte, desde donde se sugería que se organizara a la manera que en Madrid con tres noches de luminarias y colocación de hachas en las Casas de Cabildo y otras partes de la ciudad, así como repique de campanas de todas las iglesias y conventos en la víspera de la festividad. A partir del acuerdo municipal dichas fiestas nunca se interrumpieron, formaban parte de las tablas de fiestas ordinarias del cabildo y delegadas en el cabildo de suerte. Este fue el acuerdo de la ciudad:
La ciudad habiendo píamente considerado y conferido la gran devoción que hay en esta ciudad a la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora, y confesando, como confiesa esta ciudad por sí y en nombre de todos los caballeros, los regidores y jurados y los de esta ciudad,, ser concebida sin mancha ni mácula de pecado original, que a ello perderían vidas si es menester, acuerda que se haga fiesta a la Limpia y Pura Concepción de la Virgen Nuestra Señora en su día perpetuamente para siempre jamás, cada año en su día, vísperas, y misa y se convide un predicador para este día, y que, en las suertes que esta ciudad eche suerte particular para esta fiesta, echándolo como se echa para la Fiesta del Santísimo Sacramento, y lo que se gastare en ella, ha de ser de los propios, y, faltando de los propios de esta ciudad.los regidores, jurados y caballeros”.
En este año, las fiestas consistieron en una corrida de toros de día, y, por la noche, luminarias y una máscara o desfile de caballeros uniformados con armas, compuesta de varias cuadrillas ( la del corregidor, al del regidor Juan Méndez Zamorano, la de Pedro de Sotomayor y otras que procedían de fuera). Los actos religiosos, concertados con el abad, consistían en la misa de la Iglesia Mayor, la obligatoria comunión de todos los caballeros en la función mayor. También, se repitieron misas en el resto de los conventos de la ciudad2.

En las Cortes Reales del mes de mayo de 1617, se declaró a la Virgen María sin Pecado Original, acuerdo que fue recogido por los ayuntamientos a la hora de jurar los cargos municipales. Una fiesta extraordinaria se acordó con motivo del buleto de la Inmaculada Concepción para el ocho de diciembre y consistía en su día con juego de cañas, a la que acudieron los caballeros a caballo, se hizo procesión general con miembros de convento y cofradías e luminarias. Y hubo también corrida de toros. Al siguiente día que era sábado, un desfile de comparsas y gremios con acompañamiento de músicos, atabales y chirimías. Los cuadrilleros formaban sus equipos de ocho, dirigidos por estas cabezas: corregidor, alcaide, el caballero más antiguo Rodrigo Cabrera y Juan Vázquez y Juan Méndez. Como fiesta ordinaria, a partir de marzo, comenzaron a preparar las fiestas del Corpus con el nombramiento de los comisarios y buscando recursos para los gastos del impuesto del arbitrio de las tierras otorgadas por el rey Felipe III.
En 1628, se celebró en el convento de San Francisco la beatificación de los veinte mártires muertos en Japón. Las tradicionales fiestas del Corpus contaron con la presencia del maestro de danzas Juan de Padilla, cuyos gastos hubo que pagarlos con el adelanto del cortijo de propios de la Cabeza el Carnero y del Pósito( importaron 1.010 reales).

Como curiosidad un espectáculo importante de las fiestas, las corridas de toros, comenzaba a extenderse en las clases populares, lo que no era bien visto por los grupos privilegiados que se hacían esta reflexión con motivo de unas fiestas de septiembre:
"se quieren hacer fiestas de toros por algunos moços del campo y sacar compañía y que tratan de pedir licencia a la Real Audiencia de Granada y porque de darla es la cosa más perjudicial que se puede dar en esta ciudad por las muchas desgracias que en esta fiesta suceden como gente desbastada y sin gobierno y que la ciudad debe mirar por su república y no dar lugar a semejante cosa"
Por ello, reclamaba que se impidiera el espectáculo por ser fiestas de poca estima y sin autoridad y aber começado la bendimia.

En 19 de agosto de 1653,  se hicieron toros en la plaza en honor de San Bartolomé. Fueron los cuadrilleros   Miguel de Cabrera Aranda, don Antonio  Mazuelos  y Baltasar Serrano.


domingo, 24 de septiembre de 2017

HOY, EN JAÉN SEMANA. LA FUENTE DE SACEDILLA.

LA FUENTE DE LA SACEDILLA, un símbolo de convivencia.







Siempre ha llamado la atención los puntos limítrofes de la provincia de Jaén. Sobre todo, han sido lugar de visita de reporteros, periodistas, viajeros y muchos curiosos que se intrigaron por el punto neurálgico que dio lugar al deslinde entre varias demarcaciones geográficas, administrativas o políticas. Este es el caso de la Fuente de la Sacedilla, que actualmente se le denomina la Fuente de las Pilas. Y en verdad que no se pudo elegir un recurso geográfico más oportuno para deslindar terrenos de varios poseedores. Esta fuente es encuentro singular de una antigua línea de frontera, que pasó a deslindar, en tiempos de la conquista cristiana, dos  reinos convertidos en  provincias (Córdoba y Jaén) y tres partidos municipales (Alcalá la Real, Priego de Córdoba y Alcaudete). Como era frecuente, este sitio  fue apto para el abrevadero de los ganados que pastaban en su entorno, sin olvidar su monte cercano que ofrecía  leña para las viviendas y para los aperos del campo,  solar para actividades lúdicas  de caza y rincón de paso entre pueblos y personas. Fue lugar centenario  de perennes  litigios entre ganaderos, entrada de impostores de antaño, plataforma de dirimir pleitos y conflicto de intereses entre pueblos... Muchas disputas, entre vecinos de Alcaudete y Alcalá, entre los vasallos de los señores Fernández de Córdoba y los vecinos del corregimiento alcalaíno....Pero hoy  día, en tiempos superados y hechos con la paz y buena convivencia, todavía resisten la frontera entre las calles pertenecientes a estos dos municipios jiennenses  y un cortijo cordobés, el Nuevo, que hace el tercero,  para asuntos administrativos,  pero comparten la salud, la vecindad, la escuela, la iglesia, el agua, la luz, el teléfono ...La Rábita es un modelo, desde hace tiempo, de  su apertura a crear una bienestar  deseado por muchos entre la naturaleza y la ciudad, disfruta de  muchos establecimientos públicos y municipales que la convierten en ejemplo de dinamización de las poblaciones rurales. En esa raya fronteriza, perviven y se han transformado en torno a la fuente la ermita antigua de la Cruz, (hoy del Carmen), el Cortijo Nuevo,  y el Lavadero de la Baronesa...
Si misterioso  es el lugar donde se ubica esta fuente de cal blanca, los elementos de su entorno realzan su secreto. En primer lugar, una higuera reparte sus tres troncos y sus sabores entre los tres municipios, de modo que, según el paladar del vecino del municipio correspondiente, es más sabroso y dulce el higo o la breva. Disputas dulces entre convecinos. En segundo lugar, muy cercano a ella, el Cortijo Nuevo recuerda probablemente su pasado centenario remontándose a la época paleocristiana. En esta mansión rural transformada en almazara, un joven rabiteño  encontró una lápida que figuraba de esterillo para limpieza de los pies.  Y fue una gran sorpresa desvelar la inscripción inserta en este mármol, correspondiente al  primer cristiano alcalaíno (Pontentivs famvlvs Christi, vicsit ano LVI,  Potencio, siervo de Cristo, vivió 56 años) .En el  tercer lugar, unos pasos más abajo la Baronesa levantó por los años de la subsistencia   un lavadero con seis pilas, que correspondían cada una a dos por cada una de los partidos municipales. Era el lugar de encuentro para las mujeres durante la colada de un agua que manaba de aquella fuente, hoy día seca y engrandecida con más de una treintena de lavaderos y cubierta de un tejado. También se accede  por la carretera a través de la calle compartida de ambos municipios al camino de otra fuente misteriosa de La Malagüilla. La leyenda enreda a este manantial con la gallina de picos de oro, que asustaba y mataba a todo el que se le  acercaba de noche entre higueras, chumberas y olivos centenarios.
Hace más de cuatro siglos, el corregidor realizaba  la visita de términos acompañado de varios regidores, guardias y medidores de campo. Y describía el lugar señalando  tres mojones linderos a estos tres municipios, que han pervivido hasta hoy. Describían el primero que visitaron: Llegaron a la Rábita, término de la ciudad de Alcalá la real. Allí visitaron el primer mojón y lo renovaron. Se localizaba donde está antiguamente el puntal de la Sierra de San Pedro junto a una peña, Años más tarde le llamaron mojón de la Covezuela, que sirvió de refugio de la Guerra Civil.
Al segundo mojón llegaron, sierra abajo, los miembros de la comisión  y lo visitaron señalando que está derecho del de arriba del puntal el cual se renovó con piedras y tierra. El sitio exacto era junto a la Sacedilla y se dice mojón de las Madrigueras. Su nombre sorprende, porque aumenta el vocabulario de topónimos castellanos procedente de salex, salicis, que ya se reconocía como  "salce"  en un documento de  949 y actualmente está recogido en el diccionario académico como esta forma primitiva y evolucionada en "sauce''. Salce se ubican en León y Zamora. En diminutivo, se encuentran los apellidos Salcillo  y Salzillo, los derivados colectivos Salcedo, Salcido, Salcedillo, Salceda, o La Salzosa, y las variantes de Salceda como  Sarceda de Tudanca y "salcera" que en Campoo significa sauce o el Salceral  de  orillas del Híjar. De Salce, se pasó a sauce y a sauz y saz  como de cal(i)ce a cauce y a cauz y caz. Existen topónimos  Los Sauces en Ávila y La Palma, El Saucejo, El Saucillo y derivados colectivos como Sauceda, Saucedilla, Sauzal. Y en la forma abreviada de Saz Fuente -el-saz, Val-de-saz, Saceda, Sacido, Sacedillas, Sacedón, y diminutivos como Sacedoncillo, y esta Fuente Sacedilla. Y esta palabra latina hace referencia a la planta de la misma familia botánica, las salicáceas,  y significa mimbre Antiguamente vimbre, en latín vimen/víminis. Y, con esta palabra,   viene a la mente la esencia  genuina de estos vecinos  fronterizos y de tres municipios, compartiendo servicios, conviviendo en concordia y superando los avatares de su historia y geografía. Con estas mimbres, de seguro que podían entenderse no la Rábita y sus pueblos limítrofes, sino todos los pueblos de España superando barreras y ansiando una convivencia que mire al progreso.   












 


SI SE PUEDE EN DOS RECUADROS


EL MOJÓN FRONTERIZO 105

También en la Rábita, se encuentra el mojón 105, a donde no podían subir las autoridades y se lo encomendaban a los guardas que referían que  la mojonera  que parte los términos  de Alcalá y Alcaudete, es la sierra de San Pedro,  que no hay más mojones que vigilar porque es el agua vertiente  de la una parte, y,  a la otra,  hasta el primer mojón, de esta visita que está en la Rábita.

VISTAS DESDE LA CUERDA LINBDERA
Y, desde este sitio, se divisan  tierras del Castillo y  de Alcaudete, entre olivos y pinos ante la vista, los Chopos y la Canteras, las trincheras de la guerra civil, los espartos, hasta llegar al punto catastral local que sirvió de mirador de la Rábita, sierras subbéticas, aldeas nororientales de Alcalá (Fuente Álamo, Pilas, Hortichuela, Caserías, Canales, La Rabita y San José) y las occidentales de Córdoba hasta la Sierra de la Virgen de Cabra con la Tiñosa por encima de todas , y se asomaba la Parapanda por el Sur.

CURIOSIDADES  DE ESTE PUNTO

En la Rábita, estuvo durante la Guerra Civil el ayuntamiento republicano de Alcalá la Real, el Estado Mayor de las tropas republicanas, el antiguo cuartel de la Guardia Civil, el hombre topo,  Y las trincheras
.





sábado, 23 de septiembre de 2017

LA FERIA DE GANADO Y OTROS DIVERTIMENTOS










Cada año, se acrecientan todos los espectáculos con tres veladas o cuatro musicales nocturnas, donde suele intervenir la Banda de Música. Se conceden premios a los niños de las Escuelas. Las luminarias anuncian la feria con la  iluminación de las casas de los vecinos. Comienza la  construcción de casetas por la Sociedad del gremio de carpinteros y s los toros se conformana con  dos novilladas en la Plaza de toros[1].   
La feria de ganado jugaba un papel fundamental, acudían de lugares comarcanos y en el año 1911, se reglamentó su entrada por la calle Real, Rosario y San Blas, prohibiéndose por la calle Utrilla. [2]
Un acontecimiento especial fue el cinematógrafo público, que por primera vez se exhibe en la feria del año 1912 durante tres noches.  Curiosamente, este año amenizó la feria la Banda de los Villares [3]
La iluminación del ferial se llevó a cabo desde que se inició la instalación eléctrica de la ciudad. Ya en el año 1918, se componía de doscientas treinta dos bombillas. Solía contratarse a alguna compañía granadina.




[1] AMAR. Acta del cabildo del dieciocho de agosto de 1897.
[2] AMAR. Acta del cabildo del veinte de septiembre de 1911.
[3] AMAR. Acta del cabildo del veintiuno de agosto de 1912.

viernes, 22 de septiembre de 2017

en alcalá la real. ideal. LA RÁBITA, SAN JOSÉ, LOS CANALES Y SUS CORTIJOS (III)



LA RÁBITA

Pasear el núcleo urbano de La Rabita es disfrutar el mundo fronterizo, a unos 17 Kilómetros a los pies de la Sierra de San Pedro, y a lo largo de una larga depresión, situada al occidente de Alcalá la Real, perteneciente a tres partidos judiciales: Alcalá la Real, Priego y Alcaudete. Pasear entre sus casas blanquecinas y sus limpias calles distribuidas entre los dos municipios jienenses de la Sierra Sur, donde, gracias a su expansión urbana, se ordenó recientemente. Es una de las pocas aldeas que posee suelo urbanizable ajustado por el borde del límite de Alcaudete, ampliado en muchas zonas de nuevas edificaciones que disponen de servicios urbanos y   extendido a las nuevas dotaciones escolares y deportivas a su entrada por la carretera provincial de Alcaudete a  Alcalá.
Pero también resulta muy agradable palpar su hábitat rural diseminado en suelo no urbanizable entre sus cortijos cercanos de la Fuente Blanquilla (o Juan Blanquilla), Los Cortijillos, San José, Negro, Solana, Valenzuela, Casa del Salado, y Canalejas. Incluyendo los asentamientos tradicionales de La Laguna y Los Canales.
Por eso, La Rábita es una de las zonas de mayor protección del partido municipal de Alcalá la Real. Como bosque autóctono en la zona occidental, junto a la Fuente Blanquilla y del Mármol; sitio de protección hidrológica y de acuíferos en las faldas de la Sierra San Pedro; entorno de protección geológica en su zona sur; paraje de protección de medio ambiente de la provincia de Jaén la Sierra de San Pedro; y el punto de reserva pecuaria del abrevadero de la Laguna. Sin olvidar su suelo de protección arqueológica entre los Canales, Canalejas y la Rábita, donde se incluyen Cerro Negro y las casas de la Laguna junto con San José y  dos asentamientos importantes: una villa romana en torno a la Fuente del Mármol y un oppidum el Molino de Núñez.








SAN JOSÉ DE LA RÁBITA

            Es rememorar el pasado del núcleo más antiguo de San José. situado a 15 Km., al oeste del municipio de Alcalá la Real. Lugar que sugiere su origen basado en una venta de propios del siglo XVI, que algunos le llamaban de Bermejas. Y, en su entorno se levantó la ermita de San José, cuya fundación provino de una capellanía forjada en 1599 con un contrato entre varios labradores y el capellán de la ermita. Con estas cláusulas; “entre los vecinos que labran la Rábita, término de Alcalá la Real, han hecho una ermita del Señor San José, en la que se les ha de decir misa todos Los domingo e fiestas del año. Para que esto más bien tenga efecto en el nombre de todos, se quiere recibir y dar en nombre de todos al capellán, que por Su Señoría fuere nombrado para el dicho efecto y pagar por un año dieciséis fanegas de trigo y una de cebada. Por tanto, como mejor puedo, yo el labrador Pedro Gutiérrez Santisteban, otorgo e me obligo al dicho capellán, que se nombrare las dichas dieciséis fanegas el día de Nuestra Señora de Agosto primero sopena de ejecución e costa de cobranza que deben dar en el día que se diere licencia por Su Señoría, para que se diga misa en la dicha iglesia y para que lo cumpla en la dicha persona”. Y desde aquella fecha hasta hoy, sería recordar las donaciones de ornamentos y objetos sagrados, las ampliaciones, la torre y su plaza con  la última restauración.
San José y su entorno es claro ejemplo del cambio de sistema productivo que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, porque se abandona la trilogía de la zona- olivar, viñedo y cereal-, y tras la dualidad de olivar y cereales, prácticamente triunfará el olivar solamente en los últimos decenios, dando lugar a la aparición de nuevos molinos aceiteros. Testigos de los restos de molinos harineros el del Molino del Salado, y, junto a ellos, se abrieron los hornos de pan y las panaderías. Y todavía pervive la Fábrica de Pan de Nuestra Señora de las Mercedes,
San José, cada vez más deshabitada, mantuvo su capitalidad de este partido por muchos motivos. El cementerio, procedente de los años ochenta del siglo XIX, ya estaba construido con panteones en 1881 y fue siempre utilizado por los vecinos de las Grajeras, la Rábita y San José. Su tradición emprendedora en iniciar la implantación de primeras almazaras  y, recientemente,  hasta una industria derivada del plástico. Fue, a partir del incremento poblacional de mediados del siglo XIX, y de las nuevas plantaciones, sobre todo, de olivo, cuando en la aldea comienzan a surgir industrias agropecuarias: molinos de pan y de aceite.  Desde que, en 1800, se solicitó   la construcción de un molino harinero por Antonio de Arjona, labrador del cortijo del Altar de San Pedro en el partido de la Rábita hasta cuando un poco avanzado el siglo XIX se construyó el primer molino de aceite de María Mercedes Castillo, esposa de Francisco de Asís Romero. Los vecinos de San José fueron testigos de los adelantos de la industria molinera. Pasaron del primer molino de uno y de dos rulos, prensa con su torre, y espacios para caldera y para pesebre para animal de tiro, a la prensa hidráulica para acabar con los modernos mecanismos actuales avanzados en tecnología y en nuevas formas societarias como se encuentran en la Cooperativa de San Pedro.  Actual testigo de las almazaras antaño pioneras de los Núñez de Prado que perviven en Baena, Prado Padillo, Casanova, Funes Cano, López García, y Felipe Martínez Sierra con su prensa y su termo batidora.          
         
Estos lugares se han visto renacidos en los últimos cuarenta años con nuevas comunicaciones a través de Fuente Álamo, a través del Barranco del Postigo. Nuevos centros públicos acercaron los servicios sociales, la sanidad y la enseñanza con el Centro Social, Consultorio Médico y el Colegio Público del Valle de San Juan. Sin olvidar las zonas de esparcimiento del parque de El Almendro, la Guardería, el telecentro y la oferta de casas de turismo rural una gran gama de servicios terciarios.
Siempre que uno se adentra por el partido de la Rábita se siente rejuvenecido por sus gentes, su entorno, su microclima y las inquietudes que nunca abandonaron.


jueves, 21 de septiembre de 2017

NOTAS SOBRE LA FERIA DE ANTAÑO



La celebración de la feria de 1732 coincidió con La fiestas extraordinarias de la Toma de Orán. Además de la fiesta religiosa (rogativa, novenario, orador que mueva el corazón, misa y procesión general con asistencia de los dos cabildos),  se encendieron las luminarias tres noches, se repicaron las campanas y se anunciaron las fiestas con cohetes.
La mojiganga, precedente de Los Gigantes y Cabezudos

Coincidiendo con el día de Santiago, se representó una mojiganga:
por todos los gremios una mojiganga pública, en que se ejecute dicho día por la tarde a competencia unos de otros con varios disfraces e ideas manifestando en ello la suma alegría y complacencia, que tenían de favorable noticia, finalizándose con juegos de mano, castillo, luminarias públicas y repique general de campanas, concurriendo con esto estar todas las calles con teones y luminarias.

Toros

Se hicieron dos tardes de corridas en la feria de septiembre con doce toros en la calle Real, donde se levantaba un andamio para colocar las autoridades y la casa de don Fausto de Moya se alquilaba para las fiestas. Se va instaurar la costumbre de celebrar toros en la fiesta a lo largo del siglo XIX, y con un número de hasta cuatro corridas en años como 1820 [1]
              



FECHAS

La feria se sigue celebrando por los día siete al catorce de Septiembre. El control comercial llevaba a cabo una dedicación especial de los oficiales dela justicia y, en 1708 no es extraño que en aquellos días tuviera una ocupación especial el corregidor y la Justicia junto con un registro especial de trigo  que se llevaba a cabo entre los labradores[2]. No obstante, va a ser una constante del siglo la reclamación del pago de los impuestos por parte de la Corona, que se le reclaman continuamente juntamente con el del dosel, señoría y otros privilegios de concesión real[3].
En 1834, por coincidencia con la de Noalejo se traslada del quince al veintidós de Septiembre [4]
En el 1943, el calendario comarcal de fiestas, con frecuencia, suele consensuarse para que no se interfieran. Torredonjimeno anuncia a la de Alcalá que trasladó su feria los días ocho, nueve y diez de septiembre.

UBICACIÓN

Los problemas no eran solo los referidos al calendario, sino que la ubicación cambió en varias ocasiones. Desde antiguo, se extendía desde los Arcos hacia la Magdalena. Pero, a finales del siglo XIX, se halla a veces ubicada a lo largo del Llanillo hasta que en el año 1879 se traslada al Paseo[5].
Esto no impide que cada vez tenga más celebridad por su buen nombre, llegada de forasteros y por razones económicas.

SUSPENSIÓN
La suspensión de la feria tan solo ocurría en circunstancias extraordinarias, porque era de gran interés económico para la sociedad  en sus intereses comerciales y ganaderos. De ahí que en el año 1884, con motivo de la cólera, que se extendía por Andalucía, el cabildo trate de realizarla a pesar de las advertencias del gobierno civil. Casi siempre, se toman las correspondientes medidas sanitarias por la Junta del ramo, y, a lo más, suele suspenderse el trasiego del ganado.

LOS PUESTOS DE FERIA
Los puestos de comercio solían instalarse en el Llanillo, Juego Pelota y los primeros tramos de la Calle Real[6]. En los primeros años del presente siglo, se instalan los puestos en el Paseo y se mantuvieron hasta 1983, que se trasladó el nuevo ferial a la ubicación actual. El motivo era el impedimento que suponía para el tráfico de la carretera entre Alcaudete y Granada, al mismo tiempo el peligro que ocurría a los vecinos[7]. En el año 1885, fue uno de los años en los que hubo necesidad de suspenderla por la cólera del morbo  asiático en los pueblos limítrofes.
En estas mismas circunstancias se plantea la del año 1890, que al principio, el gobernador civil no permite más que las veladas, teatros y fuegos artificiales. Sin embargo días después permite la feria de ganado ante la ausencia de peligro y por el peligro que podía ocasionar su suspensión en la agricultura, industria y población[8]. No obstante, fue necesaria la presencia de la Guardia Civil en la feria de ganado para la vigilancia sanitaria.  En el presente siglo, se suspendió los festejos de la feria con motivo de la Guerra de África, en Melilla, trasladando la partida en beneficio de los enfermos y muertos de la guerra[9]. Sin embargo, durante la República se mantiene esta actividad festiva, a pesar de que otras actividades se suspendieron.
Curiosamente, este año se gravan los distintos espectáculos públicos como teatros, circos, cines y demás divertimentos.




[1] AMAR. Acta del cabildo del dos de septiembre de 1820.
[2] AMAR. Cabildo del cuatro de septiembre de 1708.
[3] AMAR. Acta de Cabildo del tres de  abril de 1761.
[4] AMAR. Acta del cabildo del 1834
[5] AMAR. Acta  del cabildo dl once de agosto del 1879.
[6] AMAR. Acta del cabildo del ocho de septiembre de 1884.
[7] AMAR. Acta del cabildo del trece de septiembre de 1899.
[8]AMAR. Acta del cabildo del 14,15 y 21 de septiembre del 1890.
[9] AMAR. Acta del cabildo del diecisiete de agosto de 1920.