domingo, 24 de mayo de 2015

LAS CASAS DE CABILDO EN EL RENACIMIENTO

         Descripción








1540-1550. Se llevaron  a cabo las obras  de las actuales Casas de Cabildo, siendo corregidor Francisco de Chirinos, y regidores encargados los hermanos Gaspar y Sebastián de Aranda, bajo las trazas y maestría de Martín de Bolívar. Fueron sus obreros ( carpinteros, cerrajero y canteros). Alonso de Martos, Miguel de Bolívar, Domingo de Santiago...
         Constaba la Casa de dos plantas. Una inferior, formada por un pórtico de entrada, al que se accedía por la escaleruela, y. Desde allí se pasaba a la Sala de Audiencia, donde el mobiliario era muy simple, una silla de taracea para el juez, y tres pequeños bancos para resto de regidores y escribano y acusados; en su mayor parte, permanecía  desocupado hasta el verano, en el que se bajaban los bancos de cabildo. La parte superior comprendía la Sala de Cabildo, que daba a la plaza mediante un balcón, y otra sala con varios compartimentos divididos por tabiques, para armería, archivo y capilla. A finales de siglo se le unió un `pasadizo hasta la capilla del Deán. El mobiliario principal se fue engrandeciendo con el paso de los años. Desde los escudos de Armas Reales y el de la Ciudad hasta un dosel, con lámparas, espejos y cornucopias, el esterado, bufetes  y los bancos . La capilla sencilla, con retablo y mesa de altar y mesita. El Archivo, con sus estantes y arca. La  sala de armería con su armero.

Estas son las partidas en sus documentos:
 
16.4.1543. A partir del mil quinientas cuarenta y tres son frecuentes las libranzas concedidas a diversos maestros, canteros y oficiales que hacen referencia a materiales, mano de obra y gastos de las nuevas Casas de Cabildo. Son conscientes los miembros del Cabildo de la trascendencia de la nueva obra, cuando en una libranza, concedida a Martín de Córdoba para materiales manifiestan "para la obra que se a de hacer en las Casas de Cabildo e agora se comienza".Este es el dato del principio de la obra”Discarguénsele más de diez ducados que pagó a Martín Córdoba, mercader, para la gente e materiales  que son menester para la obra que se a de fazer en las Casas de Cabildo de esta ciudad e agora se comiença, como lo mostró  por libranza de esta ciudad su fecha a dieciséis de abril de quinientos e quarenta e tres se según  mostró carta de pago”


FECHA
CANTIDAD
MAESTRO / OBRERO
DIPUTADO REGIDOR
PARTE DE LA OBRA
2.4.1543
Diez ducados
Martín de Córdoba mercader

Comienzo de la obra
23.10.1545
13.138 mrs


Sin especificar
17.2.1546
30.288 mrs


Sin especificar
21.8.1546
22.817 mrs
6.619 mrs.



Sin especificar

26.8.1546
3.922 mrs


Siete tablas de nogal para las puertas de las Casas de Cabildo
7.1.1547
73.711 mrs.



Alonso de Martos, obrero
Gaspar de Aranda, y Baltasar de Aranda, regidores
68  hojas de partes de obra
19.3.1547
26.000 mrs
Martín de Bolívar, maestro de cantería

-12 ducados de obligación de la obra
-12 de la traza y trabajo de los corredores de la plaza
- 17.000 de la Fuente Tejuela
1547
1.600
El herrero Diego Cornejo


25.5.1547
2.690 mrs
Domingo de Santiago, cerrajero

Tercera parte de la clavazón para las obras
12-agosto de 1547
21.123
Alonso de Martos, obrero
Gaspar de Aranda
Pagó el mayordomo
3.9.1547
18 ducados
Alonso de Martos
Mismo
Madera para la obra
24.1.1548
61.698 mrs
Alonso de Martos
Mismo
73 copias de facturas
3.3.1548
8.588 mrs
Alonso de Martos
Mismo
Madera que se gastó en  el suelo del cuarto, puertas y ventanas del cabildo
28.3.1548
8.583 mrs.
Martín Péréz, entallador

Puertas e bastidores del Cabildo
5.-6-1548
7.000 mrs.
9.812 mrs
Martín Pérez entallador y Pedro Sardo pintor

Hechura y pintura de una imagen
14-8-1548
18.890 mrs


25 hojas de gastos para el cuarto del Cabildo
15.5.1548
1,492
Domingo de Santiago, cerrajero

Para  hacer el herraje, aldabas y clavazón para los bastidores de las ventanas de Cabildo
5.1.1549
50.200 mrs


Oficiales de las Casas de Cabildo
12.10.1549
1.235
Alonso de Martos

Retejo
18.1.1550
12 reales
Cerrajero Juan de Béjar

En cuenta de los cerrojos que se pusieron en el archivo del Cabildo
30.87.1550
80 mrs


Tejas para retejar
20.9.1551
4.875 mrs
Entallador Martín Pérez

Puertas de las ventanas de las Casas de Cabildo


24.1.1548. El obrero Alonso de Martos cobró 61.698 maravedíes que se gastaron en la obra de las Casas de Cabildo, firmadas por el diputado de las obras mediante setenta y tres copias.

12-10-1549. Alonso de Martos llevó a cabo el retejo de las Casas de Cabildo, según libranza de 1.235. mrs.

27.1.1551. se le pagaron a Martín Pérez, entallador, quince ducados para las puertas y ventanas de las Casas de Cabildo. 

11.3.1553. Aparecen los pintores Pedro Sardo, Rodrigo Figueroa y Melchor Sardo que tenían un encargo del cuarto de l Ayuntamiento en un conflicto sobre la venta de la ciudad, dando testimonio
30.5.1553. Se pagaron a Martín Pérez, entallador, 7.812 maravedíes y medio de “una arca que fizo para hacer los escritorios de esta ciudad en las Casas de Cabildo de ella”.
16.9.1553. Se pagaron a Hernán Cano” para el gasto que se fizo en la obra de la Sala del Ayuntamiento, según paressció por las copias firmadas de Diego y Juan de Aranda Figueroa, diputados que fueron de la dicha obra”.
14.11. 1553. Se le pagó a Pedro Sardo veinte ducados por razón del retablo para el ayuntamiento.
6.6..1554. Se votó  por los regidores que el juez llevara partes las penas de ordenanza. 
19.7.1554. Se acuerda la ordenanza de vecindad, por la que no se permita que
30.4.1555 Se le pagaron 25.241 mrs al mayordomo de los gastos en el enladrillado del cabildo.


14.1.1556.  Se pagaron quince reales  en pasar el ladrillo que estaba en las Casas de Cabildo al Alhorí de esta ciudad e dos reales que gastó en traer al cabildo el retablo que está”.
21.1.1556. Se le pagaron 931 maravedíes “ e ellos trescientos treinta y uno maravedíes a Andrés del Moral cerrajero de dos nudos de bisagras e candado e cabezas e  clavos que fizo para el retablo del Cabildo e de dos aldabas para las ventanas del Cabildo”.
24.1.1556. Se le pagaron al entallador Martín Pérez 37.842 las obras que fueron tasadas las Casas de Justicia.
26.1.1556. Se le pagaron 3.842  maravedíes, divididos en 60 reales a “Martín Pérez, entallador, en que fueron tasadas las puertas que fizo y puso en el retablo del Cabildo de esta ciudad, e otros dos ducados que se tasó el cajón de madera que sea puesto e fizo para el retablo y otros veinte reales a el dicho Martín Pérez y un oficial suyo  porque se ocuparon  cuatro días  en asentar  las dichas puertas”. 
31.1.1556. Se pagaron 2.142 maravedíes al cerrajero Francisco de Ribera “ de la cerradura que fizo para el cajón del retablo del cabildo e ocho nudos para las puertas e de  trece al trazador”.
-329 maravedíes que se “gastaron en asentar las puertas del retablo con dos reales que se dieron al tasador de ellas que son las que están en el cabildo”.

8.9.1556. Se pagaron 3.485 mrs en el brocal del aljibe del cabildo  de la  piedra que para é se sacó y de todo lo demás que  en el artificio ay libranza .
13.11.1556. Se le pagaron al mayordomo 887 reales / 2889 maravedíes/ en reparar y retejar las Casas del Ayuntamiento e limpiar las dichas casas.
4.12.1557 Se pagaron a Martín Pérez 9.528 maravedíes de un escaño y un cajón  de nogal e pino para la Audiencia y seis bancos para el Cabildo. 

8. 3. 1558. Por los gastos ordinarios del Cabildo se pagaron 3.750  “ se dieron a Sancho Meléndez para las obras de los arcos del  patio  para piedras y losas”...
8.3.1558 Se pagaron diez ducados a Sancho Meléndez, cantero, “porque sacó de la cantera la piedra para la obra de enlosar el patio del cabildo
13.2.1560. Se pagaron doce ducados a l carpintero Pedro Matías “ para en quenta e parte de pago de la obra e madera que tiene a su cargo a hacer para la audiencia que esta ciudad tiene acordado que se haga de que ha de dar quenta de los dichos mrs. que ha hecho”.
14.2.1560. Se le pagaron al cantero Sancho Meléndez  tres mil setecientos e cincuenta maravedíes al mayordomo “ para ayuda e paga de las losas que hizo par el cabildo de esta ciudad y patio, que se acometió al  señor Gaspar de Aranda regidor con los cuales tiene recesvidos veinte ducados, de que ha de dar a quenta”.

8.1.1566. Se le pagaron 23.396 maravedíes  a Lope Sánchez de la Guardia, jurado de la ciudad, “ el qual había gastado en la ciudad de Granada por comisión de la ciudad entre alfombras que compró para los escaños de las Casas del Ayuntamiento y del tafetán que se compró para la madera que se mandó fazer para el ejercicio de la milicia y de la costa de fazerla  y de lo que costó un libro para escribir lo que se hiciere acerca de la dicha milicia y del costo de una caja de tambor para ello y de la traída de todo” 

10.5.1566. Se pagó a Osorio Cano 7.018 maravedíes para una ventana e otros adobíos que hizo para las Casas de Justicia y dos puertas para el repeso y romana del Cañuto y de dos banquillos y un encerado para las Casas de Cabildo.

2-7.1566 Se le pagaron a Juan de Aranda Figueroa de “cierta obra a quien e se le cometió en cierta obra que hizo en el las Casas de Cabildo y esteras que se compraron ara ellas e carbón que compró para el invierno”.


24.10. 1567. se le pagaron al carpintero Martín Pérez 9.528 maravedíes  “ porque hizo un escaño, un cajón de nogal e pino para la Carnicería e seis banquillos de nogal y el adobio de las puertas de la Carnicería, según se taso para ello”.

10.2.1568 Se invirtieron la suma 11.788 maravedíes para el reparo y retejo de las Casas de Cabildo.

17.2.1568. Se pagaron varias facturas al cerrajero Andrés del Moral, una de 2.808 maravedíes de  tres cerrojos, dos fresadas  y ocho hojas que dio para el arquibio que está en las Casas de Cabildo”.

24.2.1568. Se pagaron 1.914 maravedíes a “ Juan de Aranda Figueroa, a quien se acometió las obras del Arquivio que se hizo en las Casas de Cabildo y dos cajas de cristal”.
10.3.1568, Se le pagaron 15.000 maravedíes a los pintores y hermanos Pedro y Nicolás Sardo “ de las pinturas del retablo que se hicieron en la Capilla de las Casas de Cabildo” Fue el comisario Pedro serrano de Alférez.


15.6.1568. Se pagaron dos partidas” Se pagaron “ cincuenta ducados que están descargados e a cuenta tomados de este año de paga para el ornamento e plata que se hizo para la capilla y altar de las Casas del Ayuntamiento, y 978 maravedíes de una cruz de plata que se hizo para el  altar”. Sumaban 25.978 maravedíes.

8.4.1570. Se llevaron a cabo las rejas en la Sala Baja del Cabildo y la pintura de las Armas y escudo, que costaron quince ducados, así como el cordón y borlas para el estandarte de la ciudad.

18.4.1570 Se pagaron 36.375, que se gastaron en las “rejas de madera, e puertas e cerraduras que se hicieron e pusieron  en la Audiencia de esta ciudad y en una silla que se hizo para el Juez,  en que entran una silla que se hizo para el Juez en que entran quince ducados en pintar las Armas Reales y escudos de la ciudad, porque la cantidad se concertó todo lo dicho como consta por las memorias firmadas  por mandato del alcalde mayor y Pedro Serrano de Alférez”
También se compraron cordón y borlas para estandarte.

5.1.1571. Se pagaron quince reales al carpintero Juan de Oliva” de una mesica de un pie redonda que se hizo para poner las ampollas, cuando se dice la misa en el Cabildo”.. 
27.10.1571. Se pagaron 2.710 maravedíes “ en aderezar e hazer tres encerados grandes y uno pequeño que hizieron  para las ventanas de las Casas de cabildo y de una estera así en lienzo como en madera e tachuelas e herramientas para las cerraduras “. Se hizo con botones y seda el vestido del portero.

12.9.1572. Se pagó al mayordomo veintiocho reales de “ “una silla de espaldas taraceada que se compró para asiento de la Justicia en los cabildos que se hacen en verano en lo baxo de las Casas de Cabildo”.


7.4.1573. Se pagaron al mayordomo diecinueve ducados 8 7.125 mrs en que se “vendieron tres alfombras que la ciudad tenía, que se ponían en los inviernos en los escaños de las Casas del Ayuntamiento, cuando se hazían Cabildos e, porque los  dichos escaños eran muy viejos e antiguos e pequeños. La Ciudad mandó hazer asientos mayores de nogal e para el costo de ello se vendieron en almoneda las dichas tres alfombras, se le dieron los diecinueve ducados”.

sábado, 23 de mayo de 2015

LAS CASAS DE CABILDO. DE LA TORRE A UNAS CASAS DE LA PLAZA.


EL CABILDO SE CELEBRA EN UNAS CASAS JUNTO A LA IGLESIA MAYOR

          Descripción

          Similar a las casonas castellanas. En la parte inferior, una sala de audiencia, que se abría con un pórtico a la plaza y lindaba con dos tiendas del cabildo, las caballerizas, y el claustro  de la Iglesia Mayor. Se accedía por una escalinata. En la parte superior, con un corredor y un balcón se albergaba la Sala de Cabildo. Su mobiliario muy simple, aunque aumentaron los bancos, el arca de tres llaves y algunas insignias de la ciudad. 


2.6.1523. En viernes, se reunió el cabildo y es el primero que aparece conservado en el libro de actas, con este inicio “ este día estando juntos en las Casas de Cabildo e Ayuntamiento de esta ciudad, haciendo cabildo según que an de uso e de costumbre”. Eran regidores Antón y Pedro Gadea, Alonso de Aranda y jurado Sancho de Aranda,  alcalde mayor Juan Álvarez de Toledo.

2.8.1527. Acordó el cabildo municipal  que, con motivo del juzgado de las penas de ordenanza, “la ciudad en su cabildo  nombrase dos regidores y un jurado, para que cada mes o de dos meses , asistiesen con sus jueces en el Juzgado de Penas de Ordenanza”.
28.1529. Se aludió en el cabildo al arca de tres llaves, en las que se encerraban cajas con los privilegios, envoltorios de legajos, talegones con escritos , etc.
24.9.1538. Se le pagaron a Pedro Ramos “ 17.998 maravedíes que pagó a Pedro Ramos  obrero  porque los gastó en  cubrir las casas de Cabildo de esta ciudad así de gente como de materiales que se compraron para la dicha obra”.
30.10.1538. Al mismo, otros tres mil maravedíes, porque” fizo la obra de la armadura de las Casas de Cabildo e puso la madera de la cuadra más alta del dicho cabildo”.
25.10.1538. Se le pagaron al carpintero  Sebastián Ruiz 2.250 maravedíes “por razón del enmaderamiento que fizo para la Sala del Cabildo”.
25.1.1538. Se le pagaron  585 maravedíes a pedro Ramos “por la compra de ciertos tirantes que se pusieron en las Casas de cabildo”.

29.10.1538. Se le pagaron al regidor Juan de Aranda 8.093, porque “fue a Granada a entender la obra en el pleito que trujo sobre la obra de la Audiencia en los Portales”.
8.12.1538. El carpintero Bartolomé Páez recibió doce reales “ por razón que de derrocó el pilar que estaba en la Sal de Cabildo y en su lugar puso unos tirantes y dos vigas”.

31.1.1539. Se le pagaron al pintor Francisco Hernández 543  maravedíes, porque hizo “181 cintas de saltín(¿) para la obra de las Casas de cabildo”. 
5.7.1539. Se pagaron a pedro Ramos 728 maravedíes en “enlucir las Casas de Cabildo, así mismo los otros 358 mrs que pago del resto de las rejas de madera  que se fizieron para dicha obra que todo montó 1086 mrs”.
24.9.1539.Se pagaron 17.998 maravedíes  al obrero Pedro Ramas “ por los gastos en cubrir las Casas de cabildo de esta ciudad, así de gente y materiales, que se compraron para dicha obra”.







viernes, 22 de mayo de 2015

EL AYUNTAMIENTO ACTUAL (i)

LAS NUEVAS CASAS DE CABILDO
 
Desde mediados del siglo diecisiete ,la fortaleza  y ciudad medieval se va abandonando por la población hasta el punto que son innumerables los intentos del Cabildo para resistir las dependencias oficiales en este lugar ,importante desde el punto estratégico, pero inhóspito y difícil para soportar los cambios climáticos de su altura. A finales del denominado siglo, se observa cómo ya los miembros del Cabildo se reunían en la Casa que se le alquilaba al Corregidor y el interés por bajar las dependencias de los servicios municipales a la parte llana de la nueva ciudad.


Resistir casi un lustro en unas dependencias alquiladas para un Cabildo que regentaba  unos privilegios emanados del tiempo de Alfonso XI debió ser difícil de soportar y presentar ante la sociedad alcalaína. De ahí que el año 1733 se inicien los trámites cortesanos para emprender la nueva tarea de levantar las actuales Casas del Ayuntamiento. Además ,como  manifiesta el profesor Galera Andréu ,"La arquitectura civil referida a edificios públicos sigue en buena parte durante el siglo XVIII bajo la tutela eclesiástica en lo tocante a los campos de la Beneficencia (hospitales)y la enseñanza (Colegios, seminarios).Sin embargo, se aprecia una iniciativa  al amparo de una mejor coyuntura económica de la Administración Pública, tendente a la construcción o reforma de Casas de Cabildo, Pósitos, Carnicerías,  etc. Junto a ello existe también un mayor impulso de de la arquitectura doméstica, significada en palacios o casas de palaciegas urbanas".(21 )En esta línea hay que comprender el desarrollo urbanístico alcalaíno  de diseño de una reestructuración de la trama  urbana  en torno a la Casas de Cabildo y demás oficinas públicas, carnicería y Pescadería, al mismo tiempo que ,conforme las circunstancias económicas lo permitían ,la construcción del Pósito, Nueva Cárcel Real y Matadero, dejando para la autoridad abacial el traslado de su Palacio y la erección de nuevas iglesias como la de San Antón y de las Angustias, así como la fundación de la Escuela de Cristo o la Cátedra de Moral.
Lejos ya de la sangría que significaban las continuas levas de soldados para la Guerra de los Treinta Años, el Cabildo alcalaíno se decide a emprender esta renovación urbana y edilicia. El dos de abril del mencionado año se inician los autos de la fábrica de las Casas Capitulares y demás oficinas, solicitando al Rey y a su Real Consejo el permiso y la financiación, al mismo tiempo que se aprueba una libranza para traer a los maestros mayores de Granada y de la ciudad de Loja, para que emprendan todas las actuaciones relacionadas con la obra. Dichos maestros ,que no aparecen en las actas  Capitulares, fueron Manuel Pérez de Alda, maestro mayor de obras de la ciudad de Granada, Melchor José Sánchez ,arquitecto y maestro mayor de obras de la ciudad de Loxa, a los que se les agregará el maestro mayor de obras alcalaíno Felipe García Peinado.(22)El veinticuatro  del mismo mes se ejecuta el pago de la libranza, que alcanza la cifra de mil ciento noventa y ocho reales, aludiendo  la cifra a los gastos "que han tenido los maestros que se han traído de Granada y papel oficial del Ayuntamiento".(23)


Está claro la participación de dichos arquitectos y maestros, porque en la ejecución de las obras va a jugar un papel muy importante el corregidor Manuel de Oruña Calderón de la Barca, que ejerce su jurisdicción en las poblaciones alcalaína y lojeña, amén de la de Alhama y, por lo tanto, requeriría los servicios de las personas más prestigiosas de su corregimiento en el campo de la arquitectura; por otro lado, la presencia de Manuel Pérez de Alda Pérez es significativa por el prestigio  e influencia que siempre han tenido sobre la ciudad de Alcalá la Real  los artistas granadinos. Para ello debió importar el prestigio que tenía en las obras de Granada, muchas de ellas, en proceso de restauración o renovación, controladas por este maestro mayor y que ejercía su patronazgo en otros maestros mayores de Granada. Este arquitecto había tenido una experiencia reciente antes del año 173O en la construcción de las nuevas Casas de Cabildo de Granada, que se levantaron en el antigua Universidad nazarí o Palacio de Madraza, donde marcó la impronta de  un estilo sobrio, con una portada de frontón partida, apoyada sobre pedestales y pilastras, que viene marcada por el juego de los adinteladas ventanas ,que posteriormente reflejaría y dejará huella en los dos cuerpos del Ayuntamiento alcalaíno. Al mismo tiempo ,renovó todas las dependencias interiores como escalera, oratorio, salas capitulares, juntamente con el famoso arquitecto José Bada, que participó en muchas obras de nuestra provincia y en las de Andalucía.
Son numerosas las razones que aporta el corregidor y los miembros capitulares  para la necesidad de esta gran renovación urbana y edilicia mediante una carta con fecha del seis de mayo, dirigida al Monarca:el abandono de la ciudad fronteriza de la Mota donde estaban ubicadas y destruidas todas las dependencias de servicios municipales y Casas de  la Justicia, el traslado de la población al Llano de la ciudad, la ausencia de Casas Capitulares" careziendo de ellas esa ziudad, por lo qual se juntava a celebrarlos en una Casa  particular que tenía arrendada el corregidor" lo que era contra su autoridad, la carencia de una Plaza Pública para las funciones regulares que se ofrecían, la necesidad de edificios de Pescadería, Alhóndiga y demás Oficinas públicas, Esta última llevaba consigo "un nottorio perjuicio y agravio a los vecinos desta ziudad y comerciantes que llevaban géneros a vender  para el Abasto público",que se veían obligados a exponerlos en la calle a la intemperie y sin custodia por la ausencia de los anteriores edificios.
El motivo de no haberlas emprendido anteriormente había sido el empréstito de la ciudad y la cortedad de sus fondos municipales. El primero alcanzaba la cifra de trece mil cuatrocientos maravedíes y el segundo apenas permitía soportar las cargas básicas municipales.
El siguiente paso consistió en la elección del lugar donde se habían de ubicar las nuevas obras,t ras nombrar una comisión constituida por el corregidor mencionado y los regidores diputados  don Cosme Gerónimo Serrano de Contreras, don Juan de Ortega Vallejo y Pineda y don Pedro José de Góngora.
Estos ,juntamente con los anteriores maestros ,tras haber reconocido diversos sitios "eligiose el quartel y el sitio que estava desde la calle que llamaban el Bordador hasta la que dezían de Brazeros".Para su elección, llevaron a cabo una inspección, casi  con perspectiva aérea,pues subieron a la fortaleza y cerro de la Mota, contemplando toda la extensión y trama urbana.El motivo de la subida se nos expresa de la siguiente manera:"para proceder con más integro acierto se convino y dispuso el suvir a la Mota que es el Zerro donde antiguamente estaba la fortaleza y polblación desta ciudad  y desde donde se domina y ve toda la polblacion moderna y situación  que tiene esta ciudad y,habiendo hecho desde el dicho sitio cotejo visual ,se reconoció el sitio electo ,que he referido, el único y  a propósito ".Desde allí eligieron el sitio que se correspondía con el centro urbano y el lugar más llano y apto desde el punto comercial de todo lo edificado hasta aquella fecha.


Tasaron la obra  en ciento sesenta ocho mil reales de vellón y manifestaron la necesidad de demoler doce casas de las calles anteriomente mencionadas, valorándolas  en cuarenta mil setecientas setenta y seis reales. Así lo recoge el escribano Fernando Pérez "reconocieron diferentes y distintos sitios de la población de ella y de todos dixeron los referidos maestros ,que ningún sitio es más conveniente y a propósito para que labrando las casas capitulares en la parte superior    hagan frente y testera y en la parte inferior que mira algo al Poniente se edifique Pescadería, Alhóndiga  y otras oficinas públicas y quede en medio Plaza adornada".La medidas de dicho cuartel eran de "ancho cuarenta y tres varas y de largo noventa que es lo que se necesita para que ocupen dichas fábricas y Plaza, como sitio el más cómodo y a propósito para el efecto referido así por estar en el comercio de la ciudad y cómodo a todo el pueblo para el comercio público y ,vender las casas, que se han de mover, son de menos valor por componerse su habitación de gente pobre ,por ser habitación moderada y la mayor parte del solar que ocupan son corrales que con este nombre común se llaman los sitios despoblados y cercados,  lo que no acaece en otro sitio  ni lugar desta ciudad".
Comunicada esta información al resto de los capitulares, la aprueban  ratificando los pareceres de los diputados y maestros. Pero antes, el veintiuno de abril de dicho año ,reciben varios informes en los que se detalla la localización y la distribución de las obras "en cuyo sitio formándose las Casas Capitulares en la parte superior que mira algo a Oriente ,las que han de hacer frente a dicha Plaza, de toda longitud que dicha testera tiene, son de treinta varas, por quedar calle  por los dos lados";describen además el alzado y distribución de plantas   de" cuyas casas han de ser de tres cuerpos de alto haziendo sala de verano en bajo, y en alto de invierno con su valcón volado a la plaza de  diez y ocho varas de largo, y una de ancho para que la ciudad vea sus funciones, llevando antesala   y aviendo Audiencia, Oratorio,dos Oficios de Cabildo, Quarto de Archivo y demás oficios precisos y necesarios en dicha casa, siendo las referidas salas de doce varas de largo y de seis de ancho y el último cuerpo ha de ser una Galería de Arcos para que sirvan de miradores a la Plaza";y así mismo en la parte inferior y opuesta que mira algo a Poniente se "han de edificar de la misma longitud Portales Públicos de tres cuerpos de alto y en ellas Pescadería, Alhóndiga,y otras Oficinas que dicha ciudad necesita".
Y eran conscientes del racionalismo urbanístico y del planeamiento que realizaban ,cuando decían"con cuyas dos fachadas queda dicha Plaza, en medio, perfecta y con bastante ámbito para qualesquiera funziones así de regozijos de Toros, como otras que a dicha ziudad se le ofrezcan".Todo lo realizan desde este punto de vista racional en "elegir el sitio  más proporzionado, cómodo y de menos costa ".
Este lo tasaron ,incluyendo "materiales, manufactura de cantería, albañilería, y carpintería, todo de género de herrages, valconera y rexería hasta en cantidad de ciento y sesenta y ocho mil reales de vellón"


Dicho informe se encabeza y acaba con datos más explícitos de los maestros de obras ,a los que se obligan con los rituales del juramento ante la Cruz. Así se nombra a Pérez de Alda, por cierto en algunos apuntes aparece como Dulda, maestro mayor de obras de la ciudad de Granada y arquitecto, con título de don y de cincuenta años; también a Melchor José Sánchez de Castilla, de cuarenta y dos años , arquitecto y maestro mayor de Loja, de cuarenta y dos años, y por último al alcalaíno Felipe García Peinado ,también de cuarenta y dos años, tan sólo aparece como maestro de obras. Y en la parte  final del informe aportan la autoría del diseño y trazas de la obra mediante este último párrafo "y de las referidas obras tasadas entregarán Plantas y Alzados lo  que no ejecutan de pronto por ser necesario sacarlas en limpio del Borrador en que las tienen Oruña, Manuel Dalda Pérez,Dom Melchor Joseph Sánchez de Castilla y Felipe García Peinado ante mí Fernando de Peru"
Para afrontar los gastos, solicitan las creces de uno por ciento del arrendamiento del  pósito y las sobras de los arbitrios. Alegan que con esta medida no se gravaría a los ciudadanos y ni se impondría una nueva tasa ,ya que el número de vecinos es muy corto; para ello presentan un censo de población, compuesto de mil setecientos cincuenta vecinos y manifiestan que las entradas de trigo eran treinta y una mil ochocientas fanegas, con el fin de hacer solvente la empresa.
Pronto acometen la tarea de la demolición ,recabando la tasación de las casas que se debían de demoler mediante un informe  de los mismo maestros. Estos las tasan y aprecian  en cuarenta mil setecientas setenta y seis reales, restándoles la valoración de los materiales que se nivelaba con el transporte de los escombros.
Inician los diputados y el corregidor la subasta de las obras mediante pregones que publican durante quince días "en ciento sesenta y ocho mil reales y conforme a la traza, planta y  condiciones que a este fín se ha formado".Se cuida de que, pasado dicho tiempo ,se reciban y cumplan los plazos de  las distintas posturas y rebajas y de que no se admitan ningún maestro ni oficial ligados con los anteriores maestros que la han tasado y reconocido ,ni tampoco ninguna persona que los represente.
Al mismo tiempo se mantienen reuniones con los propietarios de las distintas casas, que era necesario demoler, para la formación de la plaza. También, se le informa al Consejo de Castilla del sobrante de los quince mil reales de los arbitrios ,con el fin de  que pueda adoptar una medida adecuada para la financiación de las obras. Todo ello se lleva a cabo hasta el día veintitrés de junio del 1733.
La última postura de Cristóbal Ruiz Aguilar ,maestro de obras y alarife vecino de Granada, realizó una baja  hasta ciento cincuenta y nueve mil reales de vellón. Se obligaba el maestro a cumplir las condiciones de la traza y planta  y en conformidad de la ciudad, que se comprometía a pagarle en seis plazos(el primero de treinta mil reales "para prevención de materiales ,abrir y llenar cimientos y enrasados ",el segundo de treinta mil doscientos cincuenta   sin especificar, un tercero de de la misma cantidad "luego que las obras estubiesen a la altura del primero suelo,"la misma cantidad "y estando en la altura del segundo suelo quadrado "en el cuarto plazo; seiscientos y veinticinco reales en el quinto plazo; y "estando rematadas y finalizadas en el todo, la restante cantidad de el último plazo).
Mientras tanto, hasta el día treinta de Junio, el corregidor Don Diego Manuel de Oruña Calderón de la Barca, caballero de la Orden de Calatrava ,capitán de Guerra ,superintendente general de todas Rentas Reales de esta ciudad y su partido  hace comparecer a todos los vecinos afectados.


En la calle Braceros se ajustan con Bernabela Pareja en tres mil reales de vellón, Juana de la Vega en tres mil ochocientas cincuenta, Pedro de Carvajal en mil quinientas setenta y cinco, con Ana Mateo de Cáceres en tres mil reales (esta casa nos ilustra de la existencia de una callejuela que atravesaba interiormente a la calle Braceros),con Cristóbal Cedillo  en tres mil novecientos ,con María y Manuel Caracuel en cinco mil reales y María de Guzmán en otros cinco mil reales. En la calle Bordador hace los siguientes comparecencias y ajustes con  Ignacio Navarro Atelo en tres mil ciento cincuenta reales, con don Florencio de Valenzuela en novecientos reales que se le apreciaron dos casas, y con María Guerrero en mil doscientos reales .
Habiendo recibido el Consejo una carta de todas las actuaciones, y, valorando positivamente las bajas de los nueve mil maravedíes en las obras de las Casas Capitulares y los novecientos ducados de los ajustes de las casas a demoler, al mismo tiempo que informándose de lo sobrante de los arbitrios que había sido destinado al pago de censos, acreedores, arreglos de calzadas y otros servicios que contentaron a la Corte, proveyeron al Cabildo que de nuevo se llevara a pregón  el remate de las Casas de Cabildo.
Ante la insistencia y la urgencia de las obras, como manifestaba una nueva carta al Consejo de  parte de nuestro Cabildo "no cesando las instancias y clamores públicos de los moradores de esa ciudad y forasteros traginantes y que conducían las cosas de abasto sobre que se ejecutasen las referidas obras",conceden finalmente la licencia de ejecutar las obras con el sobrante de los arbitrios  del fruto de la bellota y el gravamen del celemín pagado por fanega prestada en el  Pósito solicitados ,al mismo  tiempo que admiten el ajuste realizado por el corregidor con los propietarios en las Casas demolibles. (24)   
La aplicación de las medidas ,propuestas por el Consejo Real, provocó algunas modificaciones en el proyecto inicial. Dejando aparte el pago de las viviendas demolidas y la aplicación de las medidas tributarias, que conllevaron una agilización de la obra, lo importante y significativo fue la nueva postura que se produjo durante el verano por parte de Juan de Villar ,maestro cantero de Granada y vecino de la colación de Nuestra Señora de las Angustias en la calle de San Isidro, y de Pedro de Ribas, también maestro cantero como el anterior. A parte de una mejora económica, ilustrada en una baja de cinco mil reales, se comprometía "a adornar la fachada además de los que contiene la postura y condiciones, con una columna a cada lado del mismo jaspe esenta con el adorno de pedestales, el arquitrabe, friso y cornisa correspondiente al alzado de la planta baja; y capitel de dichas columnas de piedra sepia del Valle de Luque y el capitel tallado del horden corintio y el friso de la portada ,tallado de piedra ,para que concuerde con los capiteles y las columnas referidas estriadas"


Ante esta nueva postura ,los anteriores maestros se vieron obligados a hacer una nueva y última el día ocho de septiembre, que nos ilustra de las innovaciones que presenta actualmente el edificio. Cristóbal Ruiz de Aguilar , maestro mayor de cantero en su representación, presentó una nueva mejora con las siguientes y renovadas obligaciones:"ha hazer las expresadas obras en los dichos ciento y cincuenta y quatro mil  reales y a poner por adorno de la dicha portada las dichas columnas con la misma circunstancia que contiene la mejora de los dichos Pedro de Ribas y Juan de Billar. Y más por mejora ,aumento y luzimiento de la obra hazemos otra torrecilla en el extremo opuesto a la donde se a de poner el relox que manifiesta el alzado de dicha obra de la mesma materia, fábrica y tamaño que su correspondencia; y es condición de esta mejora que si por VS. y esta ciudad, después de que se aya hecho el remate, tubieren por más conbeniente  que el adorno de las expresadas dos columnas de jaspe, que se an de poner en la portada de dchas casas capitulares ,se reduzcan , a que la bentana que esta sobre la dicha puerta con el follaje y adorno del escudo de Armas Reales, se haga correspondiente de piedra de jaspe como la dicha portada ,quedando esta con la perfección que se demuestra en dicha alzado ,nos obligamos hacer lo que por esta ciudad nos ordenare".Se disponen a dar la fianza y ,junto con el anterior ,pujó ,el dicho día, José de Otero, consiguiendo el remate en la puerta del  Don Diego Díaz  ,escribano del Cabildo, que vivía en el Llanillo de la ciudad.(25)
Con estas modificaciones ,las Casas de Cabildo se
incorporan al movimiento renovador que ,por estos años se inicia en la Andalucía oriental, al mismo tiempo que marcan su carácter racional y simplista  frente al barroquismo que más tarde se extenderá en muchos edificios públicos. La influencia  de la reforma del Cabildo granadino, instalado en el Palacio de Madraza, será evidente:el geometrismo de la fachada ,la distribución de los vanos, la similitud  de la portada ,y la reforma de  habitaciones con idénticas características: Antesala, sala baja y alta, y escalera del patio. Pero tampoco se puede olvidar la influencia  de los Ayuntamientos ,construidos en el siglo dieciséis ,cual fue el tercer piso de galerías de arcos para miradores, adaptadas al carácter sumamente racional de la fachada. 
Para ello  los diputados municipales y el señor corregidor emprenden, en primer lugar, las obras de demolición de las casas mediante una nueva subasta que se le conceden a los mismos maestros que habían pujado en las obras del Ayuntamiento el dieciséis de septiembre. Se comprometen en costear el desescombro, aportar los materiales útiles  de los inútiles, transporte y vaciado de escombro fuera de la ciudad, allanamiento de la plaza, y  dejar libre de piedra la cimentación. Todo ello sin ninguna contrapartida económica a cambio.(26)


El dieciocho de septiembre de mil setecientos treinta y tres, los maestros granadinos ya han ejecutado las zanjas de las obras y solicitan la inspección reglamentaria para confrontarlas con la traza ,medida y condiciones entregadas por el Cabildo según los planos  de los maestros mayores. Se solicita la presencia del maestro mayor de obras de Granada, Manuel Pérez de Alda, pero se encuentra enfermo y  envía  a Gaspar de Morales, hombre de su confianza y maestro alarife de la ciudad de Granada. Aceptado el nombramiento, acude a la ciudad de Alcalá el veintiuno de octubre y hace el siguiente informe:"abierto y reconocido las zanjas donde  se an de fabricar los cimientos para la formación de las casas Capitulares en la parte de ella del sitio que ha de servir de plaza pública, enterado y teniendo presente la planta, alzado y condiciones, ha hecho medidas y  de las referidas zanjas y he reconocido sobre niveles  y  estar reglada así en profundidad por haber llegado a terreno firme  y seguro para la fábrica de dichas Casas Capitulares, y tener de anchura que se parece a la planta, y sólo he encontrado  que tiene dos baras mas de lo que se previene en la demostración de dicha planta y alzado, cuyo costo cede en beneficio  de la otra ,estando todo ejecutado como está arreglado, según geometría así en altitud, longitud, y profundidad. Y así mismo he visto y reconocido las zanjas que están abiertas en la parte baja del sitio que a de servir de Plaza domde se a de fabricar Alhóndiga, Pescadería, y demás Oficinas Públicas, teniendo presente su planta, alzado y condiciones  y e medido dichas zanjas hallé estar reglada por lo tocante a la profundidad y terreno firme donde se a de fabricar dichos cimientos y a la altitud arreglada  a la planta y sólo en ésta falta la una tercia que completa ,lo que se demuestra en dicha planta ,y el motivo  que se encuentra y dio dicho maestro, Cristobal de Aguilar, que está ejecutando las obras,es que de darle a dicha fábrica de longitud la tercia  que le falta para  el complemento que demuestra el alzado y planta, saldrían los ángulos de dichas Casas ,Oficinas a ocupar parte de las calles y les dejarían imperfectos y para recomposición de dicha tercia de la otra, dio las dos de aumento en lo que se refiere a las Casas Capitulares por haberlo permitido el sitio sin que padeciera imperfección las calles y con estas circunstancias está reglada y ejecutadas dichas zanjas  en longitud, latitud y profundidad y todo reglado a lo que demuestran los alzados ,planta y condiciones y también están medidos según arte y en seguro terreno las zanjas, y no encuentro reparo alguno para ejecutar los cimientos".
Al mismo tiempo,acerca de las columnas  exentas de la portada ,considera que  se haga en beneficio de la ventana que está encima de la portada y ha de tener escudo con las armas reales ,siendo de piedra de jaspe. Pero asegura que "las columnas no sirven de adorno ni hermosura, por quedar sin cuerpo y no caber capitel, friso, arquitrabe  y cornisa para emparejarlo con el balcón"..
Esto obligaba a bajar la portada, produciendo "lo que era una gran fealdad  e imperfección en la obra",de ahí que se considerara más conveniente llevar a cabo la obra" arreglada en el arte ,es más útil y conveniente que se execute portada con ventana de dicho balcón,."(27)
 Con la corrección de estas deficiencias de cimentación en beneficio de la simetría urbanística, el veinticinco de febrero las obras se encuentran ,según informe enviado a la Corona que obligaba informar de cualquier modificación,"habéis pasado a practicar la dicha Plaza y Obras desde el último de agosto del año próximo que recibisteis nuestra Facultad ,habéis perfeccionado la compra y pago de las casas que ocupaban todo el terreno destinado a la nueva Plaza y Oficinas y al descubrirlo y limpiarlo de los despojos del hundimiento de dichas casas , zanjas y sacar los cimientos a todas las dichas oficinas que se había de erigir  y adelantar de todo el primer cuerpo, en cuya altura se hallaba por todo el circuito, y estando próxima la ocasión de proceder en lo interior de dichas casas capitulares, a la separación de su vivienda y servicio, había mostrado la experiencia las grandes e innumerables humedades que llenaría el suelo destinado para oficios del Cabildo y Oratorio por confinar con terreno que excedía de cuatro varas su mayor altura y en que havía corrales y pozos sin que esta incidencia pudiera ser prevista quedando se hizo la planta de la dicha Casa Capitular".Ante la situación planteada, los maestros de obras proponen "innovar la planta que se ha empezado".


Lo justifican por diversas razones, además de la dificultad encontrada en un terraplén ,situado en la parte alta, lindero con el suelo que se ha dado a las Casas Capitulares y de donde han de coger huertas, corrales y pozos: en cuanto al sitio  de la escalera por ubicarla en el interior de la Casa ,pero en particular por adelantar las dos Salas que han de caer frente a las Salas Capitulares, además de que aportaba más anchura y luces; por lo que se refiere al sitio del oratorio y Salas Capitulares ,por estar situados en una zona húmeda; finalmente ,por lo que respecta a los pedestales de jaspe para la portada, recomiendan que se ejecuten de acuerdo con las mismas circunstancias y trazas que hicieron los maestros mayores ,porque se adelantan a la fachadas, su precio es muy costoso y, por razones técnicas de no dejar ningún hueco(para ello dicen que serán de gran hermosura aumentar la planta de los pedestales del mismo jaspe, y sobre ellos poner pilastras, destinadas para dicha portada).
Con estos reparos, se conseguía que se cambiara el lugar de la escalera aumentando una vara más de ancho que la planteada, por quedar más anchura en la parte adentro, y las Salas del Cabildo y Oratorio ocuparían el sitio de la escalera planteada. El modo de conseguir estas mejoras nos lo describen los dichos maestros con este informe:"se deben tomar dos varas más de fondo de las Oficinas y del Cabildo y del Oratorio, hasta tomarla medianería de la pared del huerto y casa de Francisco Bázquez y con ella en toda su latitud se le a de dar a la escalera seis varas de fondo ,sin el grueso de la pared de las Casas Capitulares, y el largo de la escalera sea de siete varas y  tercia de ancho y el hueco de la escalera de más de tres varas de ancho ,destinado por la planta para dichas oficinas y se pudiera formar en él un quarto y oficina correspondiente juntamente  con el que se hará devajo de la meseta de la escalera principal que  sea de dos varas y media de ancho y seis varas y tercia de largo; y para esto y fortificar las dos escaleras ,separando la una de la otra , se deverá hacer una pared de piedra de tercia de grueso desde los cimientos hasta sentar la media naranja de la escalera principal ,cargando también en ella la escalera alta, que iba a dar a los miradores ,y ,en esta forma, la medianera  del destino de los Oficios y Oratorio habría dejado en las dos piezas principales,la Sala alta y baja, que corresponde a las Salas Capitulares, haciéndose las divisiones para con las oficinas de Audiencia y la del Archivo, que estaban destinadas por la planta ".
Añaden su compromiso de realizarlos con el mismo costo por los declarantes y razones de ornato ,racionalidad constructiva y prestigio del propio edificio, porque la escalera en el sitio donde está planteada le quita el sitio y luces a las salas alta y baja y, con la nueva mutación "se grangea el que tenga más señorío cual  se requiere para casa con tanto rumbo y de tan principal destino".
Con el fin de disipar las dudas ,animan a los regidores, exponiendo "que tendrá mayor aumento de luces, y así mismo haciéndola de esta forma, llenan dicha escalera  tres arcos, el uno abajo al ingreso de ella, y los dos al desembarque de arriba con su columna de piedra ,todo ello bien acabado de pasamanos y los demás suplementos correspondientes al lucimiento  de la obra con sus ventanas y rejas"


La ciudad se reúne y acuerda   invitar a maestros de obras que lo comprueben y den informes ,ratificando las propuestas de los maestros de ejecución porque  querían comprobar ciertamente su valoración y debían dar cuenta a la Corona,aunque significasen importantes mejoras   el traslado de la escalera de su trazado original ,al que hoy día se encuentra, y el nuevo  sitio de las Salas Capitulares ,archivo y oratorio.
El día veintiséis de febrero ,el señor Corregidor nombra al  padre Fray Juan Nieto,de la Orden Tercera de Penitencia de Nuestro Padre Francisco, maestro provincial de obras tras los obligados permisos de su prior y su aceptación, ya que estaba comprobada su maestría con la ejecución de obras en nuestra ciudad como la Capilla  Mayor y Sacristía de la Iglesia del Convento de Consolación y no había otro más competente en toda la provincia. El día veintisiete se hace presente con el corregidor y maestro de obras, a las nueve de la mañana sin saberlo de antemano los maestros de obras. Realiza el informe y ratifica las propuestas siguientes:
l. Confirma las circunstancia de la parte poniente ,lindera con casas, huertos y linderos de Francisco Vazquez, porque era insanable la umedad y se inutilizaban las dichas oficinas o ,a lo menos, las dichas oficinas serían siempre muy penosas en su asistencia y arriesgados los papeles, después que a causa de los ayres habían de vivir en el quarto alto y bajo vichos como cucarachas y arañas y lo que era muy arriesgado para los demás papeles y también muy indecente para el oratorio".
2.Le parece más conveniente la nueva ubicación de la escalera, porque "lo otro dejando para escalera estos sitios que en la planta sirven de oficios y de Oratorio, es cierto que la escalera saldrá con las medidas  que dicen los maestros  y será conveniente para la correspondencia que dice el todo de la obra ,el darle toda esa anchura a los lados ,y porque sacará más luces y más conforme al Arte, que donde está planteada".
3.La distribución del resto de las salas también recibe su beneplácito, porque las demás oficinas del Cabildo y Oratorio ,trasladados al sitio que se desocupa donde ,según la planta, se hiba a colocar la escalera ,quedarán ambos oficios  también más conformes a Arte, respectivo al todo de la dicha fábrica, y de mayor hermosura que se pudieron proveer sin la experiencia que aora se ha tenido del terreno".
4.Manifiesta su independencia técnica y obliga a que exijan "dejándolo todo acabado con pulimento y lo que pide el resto de la obra".
5.En cuanto a los pedestales, añadidos a la portada,"se hacen precisos ,porque augmentan mucho la vista y, siendo el fin sólo este para toda la portada".
6.Concluye con la tasación de la reforma de la siguiente manera "Considerando todo lo que se conmuta y muda de la primera planta que van siguiendo y, fuera de la obligación, en que estos dichos maestros conforme a las condiciones, haciéndolo nuevo  que han aconsejado en la forma que han declarado y con las mismas circunstancias y perfección y quadrado la división, puertas, ventanas y rejas, en donde se han de trasladar los oficios y oratorio y poner los pedestales de jaspe que regula el declarante en lo justo y legítimo valen cinco mil reales a cuatro mil quinientos ,de ellos por el coste  y recomponer del todo la primera dicha escalera   y a tomar a justa comodidad y por el nuevo sitio y quinientos  reales en razón del aumento de los dichos pedestales de jaspe de la portada"


El día veintisiete, por parte del corregidor, se le comunica a los maestros de la obra y se conforman con las condiciones ,pero suplican que no se retrase la ejecución de las obras "por la mucha gente de oficiales y todos,forasteros , por donde se hace preciso pagarle, aunque no trabajen y estarles aguardando otras obras"
El Consejo Real aprueba posteriormente el diez de mayo todas las modificaciones ,propuestas para las Casas Capitulares, que son tal  como nos han llegado hasta la actualidad; así como el aumento de su presupuesto, justificado en las mejoras de las subastas anteriores y compra de las casas demolidas.(28)
Surge una polémica en la ciudad acerca del asentamiento de los sillares por encontrarse la obra en mitad del invierno y los maestros se ven obligados a defenderse ante las críticas de los vecinos. Estos no veían conveniente que en invierno se llevaran a cabo las obras ,porque las junturas de las hiladas de sillares se verían perjudicadas para el futuro.
El corregidor recaba informes de maestros de obras  y arquitectos de aquella época, y no le convencen las alegaciones de los constructores ,al comparar su experiencia en la obra del Sagrario de Granada. Se reciben informes positivos de la actuación de los maestros, a instancias de estos mismos, por parte de Isidro de Albo, maestro mayor, arquitecto y aparejador de la ciudad de Granada, Marcos de Caldas, maestro con treinta años de experiencia en levantar iglesias y edificios, sobre todo ,en el Sagrario de Granada, Juan de Ortega, que lo había experimentado en el Sagrario, iglesia de San Felipe Neri y la Santa Iglesia de Jaén ,y  el maestro cantero Pedro Tato, que también lo había comprobado en la Santa Iglesia de Granada.
Por fin ante el corregidor de Alcalá el maestro mayor Manuel Pérez de Alda acude el veinte de febrero y dictamina "que así en dicha obra como en otras obras qualesquiera ,siendo de cantería, como la referida, se puede asentar y continuar la obra, aunque haya yelos como se está ejecutando y se ha ejecutado la obra del Sagrario de la Santa Iglesia deesta ciudad".Aunque surgieran problemas de desmoronamiento de la piedra, sugiere el maestro que se  escafe y revoque, poniendo como ejemplo de obras que se debían paralizar las de ladrillo y mezcla y mampuesto por razón de mucha mezcla y agua, cosa que no sucedía en ésta.
Ante este informe ,los diputados de la obra consideran que se debe proseguir la obra el día veintitrés de febrero.(29)

El día trece de marzo se tiene noticia de que el maestro Cristobal Ruiz de Aguilar ha muerto en Granada y se produce un pleito con la familia. En la comparecencia acuden su viuda Paula de Ogaya, y sus hijos Manuel y Francisca de Aguilar.(30)Continúan la obra Juan de Villar y los otros compañeros.
El veinticinco de octubre acude a nuestra ciudad Manuel Bada Pérez ,maestro mayor de obras de Granada, para reconocer las obras  y demás oficinas, pagándoseles trescientos sesenta y y un maravedíes.(31)
El mes de noviembre , los maestros manifiestan que ,finalizada la obra de las Casas Capitulares, ha  quedado en el terreno de detrás de ellas dos solares los cuales tienen imperfectas dos casas que salen de dicha plaza y como no tiene desagüe a parte alguna de forma que las aguas llovidizas y que caen de los tejados de las dichas Casas Capitulares se atoran, provocan humedad en la escalera y Sala de Audiencia y perjucios de cimentación. Para evitar esto, se hace preciso fabricar una casa pequeña y en la calle Bordador levantar una pared, adornar la calle ,desaguarla y empedrarla.
De nuevo se solicita la ayuda de Fray Juan Nieto


,que la acepta, e informa que "reconocidos los huecos que quedan detrás de las casas de las dichas Casas Capitulares, el uno al lado de la calle Braceros y el otro a la calle Bordador,y que por lo que toca al primero es preciso tapar dicho hueco con una pared maestra y así mismo cubrir con texa todo el dicho sitio hechando las aguas a la calle para quitar toda la humedad qu hay y está percibiendo los cimientos de las dichas casas Capitulares en la Sala de Audiencia y en la escalera por no poder desaguar de otrasuerte según situación del terreno".
Con ello se conseguiría una casa para una familia con su portal, cocina ,salas y cámaras con un presupuesto de nueve mil reales."Por lo que respecta a la calle Bordador ,se puede hacer otra pared  que iguale con las de dicha calle, para que la humedad no perjudique",nivelando el hueco, de cantería labrada y un costo de doscientos reales de vellón.
El corregidor admite las condiciones de dicho informe, ordena los pregones y se hacen posturas el día treinta de octubre de 1734,concediéndose a Juan Mellado ,maestro de albañilería ,en mil ochocientos reales de vellón, cien menos de la postura inicial que se rematan el siete de noviembre.
En once de Noviembre del año 1734 se pagan los "peltrechos  de adorno para las referidas Casas Capitulares para entregarlos a Vicente Arenas, maestro de tallador, Don Luis de Melgar ,maestro de pintor, Joseph Andres de Barrera ,maestro de latonero, Antonio de la Fuente, maestro de Carpintero, Juan Perálbarez, esterero y a Diego Ignacio Martínez ,quien condujo de la ciudad de Granada a esta la felpa carmesí y otros materiales para los escaños y adorno del altar del oratorio",cuyo alcance era 10.150 reales.(32)
            Una Real Facultad había permitido la subasta de las anteriores obras, que detallaron  Toro y Pérez Arjona en cuatro apartados de Oratorio, Archivo, Sala Capitular y Sala de Audiencia ,destacando  el lienzo de la Virgen de las Mercedes y un retrato del Rey ,que fue adjudicado a Luis de Melgar en cuatrocientos reales, y  los marcos grandes ,tallados y dorados ,del oratorio y frontaleras del altar ,adjudicado a Vicente Arenas .Tampoco se puede olvidar ,las seis vidrieras ,los tres faroles(dos para las fachada y uno para la escalera ), el material del archivo con sus estantes, mesa y bancos y los armarios y mesas del oratorio adjudicados a Antonio de la Fuente.(33)
El día veinticuatro se pagaban las obras de la parte de Doña María de Santo Domingo ,religiosa del Convento dela Encarnación, por unas casas que se arruinaron con motivo del arrimo de la Pescadería ,inmediata a dichas casas y que fue rematada al maestro de albañilería, Andrés de Rojas.(34)
El veintitrés de diciembre del mismo año, se ha finalizado la obra y se le pagan a Juan de Rivas y demás maestros cuatro mil quinientas sesenta siete reales como remate de las obras por las mejoras que se consideraron útiles y apreció Fray Juan Nieto.(35) 
El día catorce de junio de mil setecientos treinta y cinco presenta cuentas ante el cabildo  Juan y Nicolas Cejalbo, contadores nombrados por el propio ayuntamiento, manifestando haber recibido doscientos once mil seiscientos veinte y dos reales y veinte maravedíes y haber gastado  doscientos once mil seiscientos ochenta y siete reales y veinte maravedíes; por lo que resultaba un saldo a favor del depositario de sesenta y cinco reales y cinco maravedíes.(36)