miércoles, 1 de octubre de 2014

CHARILLA, EN LA RUTA DEL CALIFATO

CHARILLA, EN LA RUTA DEL CALIFATO
Ermita y la Virgen sin manto
 

Pero Charilla siempre miró hacia el horizonte. Ya, en siglos anteriores,  jugó un  papel fundamental en las rutas comerciales y  de comunicación viaria, porque  fue  lugar de paso en  tierra de fronteras, (primero en la época  romana, luego en el mundo visigodo, más tarde del mundo califal, principalmente, por donde se adentraban las huestes castellanas a las tierras nazaritas o, a la inversa, las tropas de  los musulmanes realizaban correrías a la capital del Santo Reino). Por su tierra., pasaron  los antiguos caminos viejos del Castillo y de Jaén, los  caminos frecuentados por cartagineses, los monfíes y los caballeros de la sierras, los caminos de los arrieros que acudían a los ventisqueros de la sierra de Valdepeñas.

Hoy es un hito fundamental de la ruta del Califato, ruta esencial que une esas dos bellas ciudades andaluzas: Granada y Córdoba. Ruta que  quiere marcar la senda de un progreso asentado en  la  historia, pero  fundamentado en el esfuerzo de  los pueblos.

Este es un nuevo reto  de Charilla: el campo ya lo tiene, en  recursos humanos son los mejores; y las administraciones están de vuestra parte. Ahora corresponde no ser conformistas, sino dar un paso hacia delante en emprender  nuevas iniciativas. Pues al viajero, se   le puede ofrecer este bello trozo de  tierra, este rincón blanco andaluz, lleno de luz y color,  este remanso de tranquilidad  para el turismo interior  apto para emprender las  rutas  más relajantes en el estresante  y agitado mundo actual. Ya se han sido pionero en la zona de la Joya  en  divulgar estos bellos rincones,  levantar  hospederías  y   promover  iniciativas novedosas para el concurso de gente, en esta línea, ahora debe seguirse manteniendo a Charilla como polo de atracción dentro de la ruta del Califato para que no quede  el  entorno convertido en un simple  hito puramente divulgativo,  sino que se haga realidad el compromiso de  la gente charilleras para acompañar  diversas fuentes de riqueza en  las haciendas familiares. Este  es el reto  y la tierra es rica en  posibilidades

Se  puede complementar con productos gastronómicos de la zona: por citar  ejemplos,  los ricos dulces de ese  horno único, esos dulces  caseros y esas tortas tan artesanos y , al mismo tiempo,  con sabor exquisito; los productos de charcuterías de las  matanzas, el vino tan  exquisito de vuestra tierra, la cereza de gran calibre y sabor paradisíaco de  vuestros pagos, la miel de  estos lares  y  el aceite  mezclado de picual y marteño de la Cooperativa  Nuestra Señora del rosario.  
 


 

 
Debéis ser creativos  para que en un futuro siempre se os recuerde cómo los emprendedores  y mantenedores  de este importante eslabón de esta ruta, y, a ser posible, como un jalón imprescindible para el viajero moderno, porque el hispanista  ansía la vida feliz del campo y el costumbrismo de las  gentes sanas de vuestro lugar, o el artista  os puede  admirar y se siente atraído  por  el solaz demuestra tierra y los  nuevos turistas de nuestras tierras de España  necesitan de  vuestros lugares para  huir del  mundanal ruido de las ciudades para apoderarse del tiempo eterno  de vuestras solanas..

LA CULTURA. LOS MAESTROS. EN CHARILLA.


LA CULTURA, LOS MAESTROS

 
Libro del charillero Alfonso López Martín

Pero, no sólo Charilla es  su historia, su tierra y su laboriosa gente, sino que también es su cultura que empapa  y se  absorbe a través de los poros del saber. Ya en 1851, “ Existía  una escuela de primera enseñanza, con cien ducados de dotación, a la que concurrían 30 niños”. (Hoy, es una escuela primaria, que cubre todo un ciclo muy importante en la formación del hombre antes de integrarse en  la Enseñanza Obligatoria.) Aquella escuela y este nuevo sistema escolar dejan entrever vuestro perenne amor por la educación.  Pues,  los charilleros son gente abierta al saber  y, por eso,  en  esta tierra  siempre recalaron aires de libertad, desde  finales del siglo XIX.

 


Aquí llegaron famosos maestros que dieron cultura a todos los vecinos, trajeron nuevas corrientes, y os hicieron pioneros de muchas iniciativas que  luego se extendieron en el resto de la comarca. Desde los anónimos zahoríes, personas que recalaban en estas tierras tras un periplo  por todo el mundo, donde  habían aprendido desde la curación de enfermedades, los cambios científicos de  los países y  la cordura  ante las situaciones difíciles hasta los recientes maestros del siglo XX. Maestros del siglo XX, como Pablo Contreras, o el señor Vicente Boronat Jiménez  o las más recientes como Rosalía Víboras  y las maestras de educación de adultos, muy queridas por las personas de mayor edad.
.



Y es que, en la  comarca alcalaína Charilla fue de las primeras en tener una escuela oficial  fuera de la ciudad de Alcalá la Real,   fue de las primera que supo distinguir y defender los principios  ciudadanos por los que, luego,  lucharon muchas aldeas y muchos pueblos. Fue esta tierra, donde acamparon  personas defensoras de la Ilustración, de los principios de la solidaridad, fraternidad e igualdad, los que no se sentían timoratos por manifestar sus creencias y sus ideología, los que convivían en paz, los que entablaban el bello diálogo en fe y razón con el sano diálogo de la convivencia pacífica. Muestra de ello fue que  aquí hubo hasta dos cementerios: uno  para las personas católicas y otro para el resto del pueblo,  un ejemplo de una convivencia entre los agnósticos y cristianos sin compartir momentos de estridencias ni siquiera  o, menos aún,  odios ni rencores, sino que siempre procuraron el diálogo y acuerdo entre vecinos.

.

De vuestra tierra, salió hacia tierras americanas ese sabio charillero Alfonso López Martín,  recientemente fallecido, que compartió con miembros de  su familia la generosidad y la entrega a favor de los pueblos subdesarrollados, al mismo tiempo que  transmitió la enseñanza del idioma español  regentando una cátedra de lengua española en tierras dominicanas. También, no encerró la cultura en un tarro de perfume de cristal sino que la divulgó con varios libros escritos sobre el español e intervino en muchos programas televisivos de la Universidad Abierta de aquel país.

De vuestra tierra, salieron muchos frutos de alumnos educados en  las Escuelas Profesionales de la  Sagrada Familia o del Instituto, que, luego, ayudaron al progreso de nuestras tierras andaluzas y españolas en los diversos campos del saber y el trabajo. Son personas que  se  significan por el trabajo bien hecho, la fidelidad y  el esfuerzo para conseguir objetivos.

 

  LOS HOMBRES  PÚBLICOS  Y SUS ALCALDES PEDÁNEOS.

 

“Con estas mimbres, se dice “se puede  hacer estos canastos”. Con hombres de cultura, pues,  se forjaron  hombres de bien. Y  Charilla ha sido tierra de personas entregadas al servicio de los demás. Si nos remontamos a los orígenes de la aldea, podemos recordar algunos ministros de justicia, los  que administraban  la justicia  y gestionaban todos los asuntos públicos que emanaban de la vida municipal, ellos fueron  los predecesores de lo actuales alcaldes pedáneos. Todo, a cambio de nada; en aquellos tiempos con su jaca  o sus pies para recorrer cortijos y comunicar a los vecinos lo que le pedían las autoridades, el llamamiento al ejército, las contribuciones a la hacienda…tan sólo, a algunos afortunados el reparto de alguna tierra comunal que el cabildo le concedía en forma de censo.

Estos, junto con los capellanes de las aldeas, fueron los primeros altruistas de Charilla. Pero, en estos tiempos, tan solo quedaron viviendo en ella y al frente de vuestras inquietudes los alcaldes pedáneos.

Por eso, quisiera hacer un canto especial a todos ellos y un reconocimiento oficial a cada uno de los que os representaron a lo largo de vuestra historia, porque ellos han sido los intermediaros de vuestras demandas ante las autoridades superiores, se convirtieron en los catalizadores de algunas empresas que son realidad en Charilla, se dejaron la piel en ser loss  defensores de  vuestras reivindicaciones:  en silencio, sin ser recompensados y sufriendo muchas veces el desdén y la ingratitud;  ellos fueron, en vuestra intrahistoria, los organizadores de miles de  actividades y actos de  iniciativas plasmadas y empresas concluidas; ejercieron  el buen oficio de ser  los hombres buenos en los difíciles conflictos vecinales, los enfermeros accidentales en momentos carentes de servicios médicos o sanitarios, los mancebos de boticas, los cosarios de  traeros productos y mercancías,  los fidetarios  y notarios de conciertos en los tratos e, incluso, en los testamentos verbales; los  jefes de obras sin recibir paga alguna…. Podía escribirse un libro de la biografía de cada uno de ellos. Podía recordarse  miles de anécdotas  de  su  entrega a la comunidad,  aquel que introdujo una novedad en la fiesta: la caseta, el certamen de juegos de mesa, la bandera…; mi recuerdo especial al trío de los  Pacos: Francisco Galán, Paco Barrios, Francisco Aranda García, el actual.

 

Y junto a los alcaldes pednaeos, Charilla siempre dio personas que sirvieron a la comunidad en el ayuntamiento alcalaíno, Hago mi reconocimiento por concejales como los Sánchez González de tiempos pasados, o más recientes como   José López, Julián Cortés Esteo,  o  Luís Gallego. Dieron  las horas de su vida en defensas de los intereses colectivos, y siempre aportaron la nota del saber charillero, prudencia y laboriosidad.

Y, como no, aldiputado por Barcelona. Francisco Parras Collado, que nunca se olvidó de sus orígenes, siempre viene a visitar Charilla todos los años, y, en Barcelona, es un claro testimonio del charillero que defendió a los hombres sencillos, creando cooperativas de trabajadores, o en el parlamento proponiendo leyes, o,  representado vuestras intereses a las autoridades catalanas  siempre que se refieren a los emigrantes  andaluces..

No me puedo o olvidar de otros hombres de bien que pasaron  por estas tierras, como, los servicios de orden público (aquí hubo hasta puesto de la Guardia Civil el siglo pasado), los guardias forestales,  los capellanes (Don Miguel Vallejo y don Serafín Molina Serrano) que a veces desarrollaban la pastoral junto con la dinamización cultural de la juventud.

Y. a todos aquellos, que forman asociaciones, cooperativas, sociedades, o cualquier tipo de agrupación, y entregan, horas y horas, para colaborar en el progreso de los demás, en la asistencia de los más desvalidos  o, simplemente,  en  cubrir el ocio de la vecindad. Como ese grupo de teatro que tanto impacto tuvo en los años anteriores y renació. con fuerza y dedicación en los presentes días. Las paredes del  Centro Social, la Biblioteca y la Escuela de Adultos son claro testimonio de una nueva etapa, que está dando resultados recientes.

La cultura, de seguro que avanza, en Charilla.

 

 

 

martes, 30 de septiembre de 2014

CHARILLA. EL CERRO DE LA TORRES. SU HISTORIA.


 

 

EL CERRO DE LA TORRE, LA HISTORIA

 
Se terminaba el verso con la palabra "castillo", junto a un castillo, porque vuestra torre-atalaya es un auténtico castillo que se se yergue en la cima del cerro de Flora. De la mano del anterior  historiador, recojo vuestros cimientos históricos

Torre de Charilla
“El cerro de la torre que domina la población debió ser algún antiguo pueblo fortificado, por los restos y vestigios que todavía se encuentran , ladrillos, pedazos de ánforas, cimientos de edificios, sepulcros con vasos lacrimatorios y monedas”. Si se  sube  allí, y se contempla, se siente que aquella torre parece como si quisiera  manifestar  que fue vigía de  tantos esfuerzos vuestros y  callados para convertir el monte  bajo mediterráneo  en una tierra rica en olivo, vid y  cerezos. Y, eso sin contar tantas iniciativas que, de seguro, los  hombres del campo han experimentado  a lo largo de la historia y lo siguen s haciendo hoy.

Porque, aquí,  se ha cultivado con sabiduría  la apicultura ,y  la miel  de la colmenas ha abastecido muchos hogares de la comarca; aquí el queso de cabra ha porfiado con el famoso manchego en mercados andaluces; aquí  la vid  ha producido los vinos más ricos e impregnados de nutrientes minerales y de los soles de los Arrañales de la Fuente del Gato, de la Vega o de las faldas del Camino de Charilla; aquí, la cereza ha dado los mejores calibres y los mejores sabores, siempre conseguidos por el sabio equilibrio que se produce en vuestra agricultura al  unir  la destreza humana y   la generosidad del humus de vuestras tierras.  

Según  mi punto de vista, esta tierra, recuerda aquellos versos, donde otro poeta de la zona cantaba:

Ea, trae el  vino. Su llegada es la alegría y no  
Y no hay más tristeza que en su continuo alejamiento.
Cuando se va, las gotas del porrón son lágrimas,
 y, cuando viene, la boca del vaso ríe como burbujas.

Esta es la  historia charillera, la historia colectiva por crear una comunidad de vecinos afables y laboriosos. Sus hitos o momentos históricos son sencillos, no son de caballeros ni hidalgos de batallas; su lucha fue por hacer fértil la tierra o  por  intentos en sacarle de sus entrañas sus frutos como “ los muchos pozos y minas que se abrieron a las faldas de Rompezapatos en busca de metales”; su  historia es la de su Sociedades Obreras y sus Centro o Casas del Pueblo, donde se apreciaba la enseñanza de adultos y se experimentaba la seguridad social con los más desfavorecidos; su historia es la de un pueblo nombre que siempre se defendió  democráticamente en los momentos más difíciles;  su historia es la de los colonos y la de los pujareros; la de los propietarios y campesinos, la de  los  ganaderos y  la de  los hortelanos….


 

lunes, 29 de septiembre de 2014

CHARILLA, LA TIERRA Y EL HOMBRE. Hacia sus fiestas.


CHARILLA, LA TIERRA Y EL HOMBRE

 
Algo oculto debe tener esta tierra;  o  algún espíritu especial  baja todos los días desde el portillo Cerrado de los Llanos hasta  la ermita de San Miguel. Ese arcángel que le dio nombre  a esta ermita a finales del siglo XVI cuando se fundó al amparo de algún noble hidalgo, tal como se conserva  en el escudo de una fuente cercana a la tahona  de Charilla. Este arcángel  que debió insuflar este espíritu superador entre sus gentes, para conseguir este entronque tan perfecto entre el personaje y el paisaje, el paisanaje y la naturaleza.  

 

 

 

 

 

Pues, parece como si, en estos lares, se entablara  un  bello diálogo de  amor entre sus aldeanos y la tierra, un diálogo de orgullo entre el ser   y el ensueño,  un bello vínculo que se parece a todos aquellos enamorados de la poesía,  el mismo que cantaba  Ben Jakán, poeta charillero,  cuando lo hacía con estas bellas palabras:

 

 

Me perdí, y dejé mi continencia en el desierto;

Y monté mi gozo a rienda suelta.

Me ofreció la rosa de sus mejillas,

Y la recogí  con la mirada sin pecado.

Quise abstenerme de su amor, pero no pude,

Mostrándole seriedad en medio de la broma.

Y dejé que mi corazón fuese, por el ardiente afecto,

Como un ave con la que vuelan, sin ala, los deseos.

 

Por eso, no es de extrañar que los charilleros siempre se ufanen de que  han nacido en esta tierra, y Charilla sea su escudo y honor, su tarjeta de presentación en muchos  lugares de España, porque esta tierra ha dado muchos frutos. Ya hace ciento cincuenta años, de esta manera nos la describía bellamente  el ministro  Madoz  en tiempos de Isabel II

aldea con dos alcaldes pedáneos en la provincia de Jaén. Es uno de  los doce partidos de campos de la ciudad de Alcalá la  Real, y, por tanto, corresponde a su partido judicial  y abadía, distando de ella media legua. Está al sur al pie del cerro de la Torre, sobre la cañada de la Boca de Charilla, en terreno bastante alegre y pintoresco, por las muchas aguas que fertilizan sus ruedos y la multitud de  cerros que la circundan, formando variados paisajes. Su figura es irregular, sus once calles tortuosas y la mayor parte sin empedrar, aunque casi todas llanas y  anchas; sus 184 casas, una de  un piso, dos de tres y las demás de dos pisos””

   Esta tierra tiene vida, y  el agua  oculta que llora, se esconde y y lagrimea de  sus manantiales para  convertir las tierras áridas en ricas huertas. Esta tierra, la del nacimiento del río Juncal, con el que se regaban los ricos frutales y hortalizas en otros tiempos, la de la Fuente Grade  y las de la Majadillas, Hoyo del Peñón y Joya. De ahí que, al marchar a otros lugares,  nunca se olviden  de ella  sino que, en el lugar de la diáspora donde se asentaron , siempre tengan  su alma puesta en volver al sitio donde les vio nacer, o lo añoren en sus escritos o sus estudios literarios, o, como decía vuestro famoso poeta

 

Mis alas se agitan cada vez que se te menciona

O pasa tu céfiro perfumado.

 

Y es que ese aire que baja de las Sierra del Marroquí, Rompezapatos, el Marroquín  o  la Acamuña les deja  una huella imperdurable, e imborrable de la victoria del hombre  ante la aridez de la tierra y  el disfrute de la huerta conquistada. El emigrante siempre añora estas tierras labradas  y roturadas por sus manos en los parajes agrestes de la Dehesa o  de los aledaños de los tajos cercanos al portillo de los Aspadores;   las tierras de olivos arrancadas de la madre tierra de la Celada o de  los parajes asilvestrados de las Entretorres;  soñará con los prados del pastor en  las majadas cercanas al Rompezapatos, La Lastra, Balazos, portillo de Alcalá o el Zurreadero; su  pensamiento se difuminar e n  los ensueños y encantaciones plasmados en las  leyendas  y cuentos de fantasmas  y bandoleros de sus sierras, en  María Solís, la bella durmiente charillera de uno de vuestros cortijos desimanados, donde se plasmaron tantas ansias de amor. Si hablaran las paredes de las tinas, los techos de las caballerizas, se podría formar una ruta turística de las leyendas imaginadas,  de relatos compartidos  y  de  vivencias bucólicas al  amparo de  viejas alquerías. ¡Cuánto podrían hablar  de ensueños y triángulos de amor  los cortijos del Hoyo del Peñón, la Nava, el Pozuelo, los Sordos,  Sotillo, la Charloca o los Barrios! …

 

En suma, esa lucha que hizo del charillero,  adalid del dominio de la naturaleza,  y  excelente labrador que porfía en  convertir en  paraíso  muchos lugares en torno a los riachuelos, a los pozos de las entrañas de la tierra y, sobre todo, en torno a la rica ribera del arroyo del Guadalcotón. Por eso, me viene, estos versos de un poeta jiennense que fue maestro en nuestra tierra Tomás Beviá, en forma de fandanguillo:

 

 

 

 

La debla,

Tristísmo canto….

El amargo sudor

De tus olivareros

Se hace óleo santo.

Al venirme de tu tierra

Fue mi adiós un fandanguillo

Que canté junto a un castillo..

 

 

domingo, 28 de septiembre de 2014

DIARIO DEL RUTERO. ÚLTIMO FIN DE SEMANA DE SEPTIEMBRE.


DIARIO DEL RUTERO. ÚLTIMO FIN DE SEMANA DE SEPTIEMBRE.

 

Huerta de Capuchinos inició las rutas el día catorce, y, tras el paréntesis de la feria alcalina, volvemos a nuestro caminar y vivencia de nuestro entorno.

                                               I

 

Primero , el sábado salimos de Alcalá la Real dos autobuses para la cuarta etapa de la ruta del Califato y ciento veinte amantes de la cultura de nuestra tierra. Fuimos recorriendo en la conversación: el camino de entrada de las tropas castellanas, el limes entre los reinos de Castilla y Granada, la posición del cerro de los Jinetes, el romance de caballeros de Alcalá/ peones de Colomera, la aventura del cortijo de la Matanza y la Fuente del Malalmuerzo, su venganza, las torres vigías hasta llegar a la Vega y explicar la antigua Elbira, la primera ciudad del Albaicín, la dinastía nazarí, la Granada Judía y la Medina hasta que llegamos al Paseo del Violón.
 Desde allí recorrimos la Acera del Darro, Puerto Real, la plaza de Mariana Pineda, calle San Matías, Pavaneras, Gran Vía ( ricas kasatas y tartetas en los Italianos) , vista al la Madraza, comparación con el ayuntamiento alcalaíno, la Capilla Real, el Sagrario, la Pasiegas, la Catedral, Corral del carbón, calle Navas, y Angustias.

A las nueve y treinta  nos dividimos en cuatro grupos. Nuestra guía  Eva nos ilustró de la Granada histórica, del palacio de Carlos V, del primer monasterio franciscano hasta entrar a los Pacios Nazaríes: Mexuar, Comares, Cuarto Dorado, Salón del Reino, Lindaraja y Patio de los Leones nos mostraban la belleza de la penumbra reflejada en sus aguas de noche nublada. Paso, por las leyendas  y mansiones de Irving y asomo a escondidas de los baños de la Alhambra y tránsito por habitaciones que habitó el IMPERATOR CAESAR KAROLUS PIUS, FORTIS,  ET…. De vuelta comentarios y elogios.

 

                                                           II

 

El domingo,  día 28, con un grupo de 40 ruteros  tuvo lugar una nueva ruta ecocostumbrista que se inició a las nueve de la mañana en la Plaza de Juan Carlos I, siguiendo por el Camino  Nuevo, dejando atrás Azacayas, residencia Sánchez Cuenca, estancia elevadora, cruz del Guadalcotón; recorrimos unos cuatro kilómetros  por , camino de la Corte hasta Puertollano, contemplando el puente romano (¿ o de Martín de Bolívar)  con su calzada, miliarios, alcantarillado  y alguna que otra cruz de camino. Tras la llegada a las primeras casas de Puertollano, por el camino  transversal de los Villares un mar de olivos nos cobijaba y nos protegía de las primeras gotas que amenazaba el cielo  de panza de burra y  los destellos convertidos en inconcluso anuncios de un chaparrón: el bastión del Villar Alto ( desgraciadamente desaparecido nos hizo recordar su estilo modernista  levantado hasta hace muy pocos años) , el Villar Bajo, buena adaptación a los nuevos tiempos mezclando la casona de los labradores alcalinos con las naves de cubierta metálica,  y los propios Villares abundantes en un olivar moteado de  alguna cepa, matorral y alcaparrones; tras pasar por varios puentes que han destruido  la antigua pasaílla de Baena, nos adentramos en el camino  de la Jurada, recientemente restaurada por su parte alta, y  viramos al camino viejo para contemplar y contar anécdotas de la ermita de la Merced, dejando atrás el Punto Limpio y alguna que otra casa rural o vivienda. Por el camino de l Fontanilla, comentamos anécdotas de encontronazos del Frentes hasta llegar a la carretera donde contemplamos la Peña de los Espiritistas, desde el camino del Barrero que nos adentró a la ciudad vieja por la calle del Campo, Ancha, Oteros, llana de Gutierre de Burgos y la Peste.

Un día excelente, y una sana convivencia por la que   brindamos en el bar.    

El próximo día 5 de octubre, se llevará a cabo una nueva ruta, en la que se cambiará la de la Raja de Marchal a petición de los senderistas y coincidir con la famosa ruta de Moclín, muy frecuentada con motivo de las fiestas del Cristo del Paño. A lo largo de la semana tras la inspección se informará de la ruta cercana de este día.